Eurocopa: las lágrimas de Álvaro Morata, el villano que se convirtió en héroe y falló el penal que queda en la historia

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
El protagonista: Alvaro Morata marcó un golazo, mantuvo viva a España durante el partido, pero al final falló un penal decisivo
Andy Rain

La carrera de futbolista de Alvaro Morata parece salida de un cuento de ciencia ficción. Ni los más atrevidos podrían imaginar que un delantero de 28 años haya jugado siempre en equipos de la elite mundial. Ni uno subterráneo, ni uno de mitad de tabla. Real Madrid, Chelsea, Atlético de Madrid, Juventus. Las mejores ligas, los mejores equipos. Títulos locales y copas internacionales de todos los colores. Y una trayectoria en el seleccionado que empieza desde muy abajo, de pequeño, con 18 años. Lo tiene todo.

Italia venció a España en la definición de penales y jugará la final de la Eurocopa

Mide 1,87m, pero se desenvuelve bien sobre el césped, más allá de que no es un dotado técnicamente. Convirtió en todos lados: lleva 169 gritos en 448 partidos. Aún con altibajos, es una referencia del área en el mundo. Y, sin embargo, vivió en la Eurocopa una pesadilla. Por unos días, se convirtió en un sueño: así de vertiginoso es el mundo del fútbol. Hasta que... volvió a fallar. Y se va de Wembley entre lágrimas, como un auténtico antihéroe...

Luis Enrique lo bancó siempre, mientras que los especialistas y los hinchas se sentaron en el otro extremo. No le perdonaron ni un fallo. Los números 9, muchas veces, precisan tiempo, confianza. Y Morata jugaba con la convicción de que podía fallar. Martin Dúbravka, arquero de Eslovaquia, le contuvo un penal que desató aún más el calvario personal y de un equipo que, además, le costaba convertir. Sin embargo, a ese seleccionado le convirtió cinco. Y otros tantos, a Croacia. A los subcampeones mundiales le marcó el cuarto, exquisito y decisivo. Luis Enrique parecía haber ganado la pulseada.

Desde arriba: Gianluigi Donnarumma detiene el disparo de Alvaro Morata durante los penales del partido que disputaron España e Italia por la Eurocopa 2020
JUSTIN TALLIS


Desde arriba: Gianluigi Donnarumma detiene el disparo de Alvaro Morata durante los penales del partido que disputaron España e Italia por la Eurocopa 2020 (JUSTIN TALLIS/)

Morata y diez más

Contaba el DT por esos días, que se parecen a un siglo. Lo comparaba con leyendas como Raúl González o Fernando Torres. “Los seleccionadores disponemos de muchísima información que el aficionado y el periodista no puede ver en entrenamientos. Es Morata y diez más. Es un estímulo para que encuentre la mayor de las confianzas. No sólo porque haya tenido ocasiones que no pudo materializar, sino porque hace muchísimas cosas buenas para el equipo en ataque y en defensa. No es de regalar nada”, defendió.

Y fue más allá: “Si me voy a los datos de Morata, con 40 partidos internacionalidades sólo hay un jugador que marcó más goles que él, y es Villa, máximo goleador en toda la historia de la selección. Jugadores emblemáticos como Raúl y Torres llevaban menos goles que él en esos partidos. Con jugadores en actividad con 40 partidos sólo hay uno con más goles que Morata, un tal Harry Kane. El resto de cracks mundiales como Lukaku, Bale, Benzema o Mbappé, todos, llevan menos goles. No es que regalemos titularidades y los datos están bien... pero no tienen importancia si las cosas que pido al 9 no las hiciera”, había advertido.

El resumen (con el golazo y el penal fallado)

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Se jugaba la primera etapa de la Eurocopa, España era una moneda al aire. Luis Enrique, siempre enérgico, insistía: “En el partido me centro más en los aplausos y los cánticos que recibió Morata.... estar en contra no tendría sentido”. Y solía ser criticado. Silbidos, reproches que videntemente le afectaron en el ánimo. Como a cualquier persona. “Está muy bien. Me fijé en el lenguaje no verbal en el partido, el comportamiento y la actitud en jugadas importantes. Lo vi muy motivado. Cada semana le enseñamos cosas que queremos siga mejorando, pero esta semana no he tenido que hacerlo... Me quedo con su sonrisa entrenando y la actitud. Le tengo confianza máxima”, había dicho.

Misteriosamente, fue al banco en el crucial choque contra Italia. No bajó los brazos: sabía que una iba a tener al ingresar por Ferrán Torres a 30 del final de los primeros 90 minutos. Y en una jugada de colección, selló el 1-1, con un toque sutil, de zurda. Seguía siendo el hombre que había acabado con la pesadilla de la eterna disputa. Hasta que...

La descarga emotiva, en vivo: Alvaro Morata festeja el gol del empate durante el partido ante Italia por la Eurocopa 2020
Andy Rain


La descarga emotiva, en vivo: Alvaro Morata festeja el gol del empate durante el partido ante Italia por la Eurocopa 2020 (Andy Rain/)

En al definición por penales, no todos convierten. Hasta Diego Maradona -o Leo Messi- fallaron penales decisivos, históricos. Le tocó otra vez a Morata: Gianluigi Donnarumma adivinó su disparo, que fue el principio del final para España. Perdió por 4 a 2 y quedó eliminado.

Wimbledon: el caso Radunacu y las críticas a McEnroe por un comentario inapropiado

En una publicación en Instagram, aseguró: “Este grupo se merecía más, mucho más. Como el de toda España, también era mi sueño, nuestro sueño. Estoy orgulloso de haber formado parte de este equipo. A quien ha creído en nosotros, GRACIAS. El fútbol puede ser muy duro”.

Morata es el máximo goleador español en la Eurocopa, con 6 goles, uno más que Fernando Torres, el Niño. Morata comenzó esta edición con tres goles, los que había logrado en el año 2016, en la etapa de grupos frente a Turquía (2) y Croacia. Y este año selló otros tres ante Polonia, Croacia y el conseguido esta noche contra los italianos. Pero hoy no hay estadísticas que alcancen. Volvió a caer en la pesadilla de las miradas desafiantes...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.