Una Eurocopa ajena a los pronósticos, donde los favoritismos se derriten y las sorpresas están a la orden del día

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Los jugadores de Suiza celebran el final del partido de octavos de final del campeonato de fútbol Euro 2020 entre Francia y Suiza en el estadio National Arena, en Bucarest, Rumania, el martes 29 de junio de 2021
Marko Djurica

La Eurocopa 2020 no solo pasará a la historia por haberse jugado un año más tarde de lo previsto. También, y sobre todo, porque parece decidida a quedar en la memoria por haber sido un torneo donde los favoritismos se derriten como un helado bajo el sol y las sorpresas están a la orden del día. Los escenarios cambian minuto a minuto, incluso dentro de un mismo encuentro; el horizonte de solidez de un equipo apenas alcanza la distancia de un partido, y cualquiera puede dar el golpe o desbarrancarse.

Los cuartos de final de la Eurocopa: cómo se jugarán, días, horarios y sedes de los partidos

Los apasionantes octavos de final –29 goles, 4 alargues, 1 tanda de penales, 2 choques definidos sobre la campana del minuto 90 y otro en el 121– prometen emoción también en los cuartos que arrancarán este viernes con dos duelos muy diferentes. A las 13, España-Suiza; y a las 16, Bélgica-Italia, a priori el partido estrella de la jornada.

Todos los goles de los octavos de final

“Es bonito ver jugar a Italia porque va al ataque, como el Nápoli de Sarri”, comentó el belga Dries Mertens, delantero del equipo napolitano y, en cierta medida, tiene razón, porque el conjunto dirigido por Roberto Mancini fue el que entregó las mejores sensaciones durante la etapa de grupos. Sin embargo, el encuentro de octavos de final frente a Austria, un rival más organizado y menos mezquino que los rivales de los tres primeros partidos, abrió algunas dudas. No tanto sobre la propuesta azzurra, pero sí sobre su eficacia. De hecho, Italia, en cierto modo, le debe al VAR la posibilidad de seguir en carrera. Fue la revisión televisiva la que detectó que la rodilla de Arnautovic estaba en fuera de juego cuando ponía de cabeza el 1-0, durante un segundo tiempo en el que Austria se hizo dueña del juego y puso en evidencia algunos puntos flojos en el andamiaje de los comandados por Jorginho.

Copa América. Cómo se jugarán los cruces de cuartos de final: días y horarios

Para el duelo que tendrá lugar en Munich, Mancini podría recuperar a Giorgio Chiellini, el veterano capitán ausente ante galeses y austríacos. El ya mítico defensor de Juventus se ha recuperado de la lesión muscular sufrida contra Suiza y aunque su reaparición no está confirmada a su entrenador no se le escapa que es dueño de una estadística muy favorable en sus cruces con Romelu Lukaku, la principal amenaza: se enfrentaron seis veces y el portentoso delantero del Inter solo marcó un gol de penal.

Bélgica, que arrancó el certamen con el cartel de favorito al título, llega al partido de esta tarde tan averiado físicamente como fortalecido en lo anímico. Kevin De Bruyne y Eden Hazard no participaron del último entrenamiento y, si bien el técnico Roberto Martínez aseguró que los esperará hasta el último minuto, la presencia de ambos parece difícil. Sus lesiones (nada nuevo en el caso de Hazard, que esta temporada pasó más tiempo en la enfermería que sobre el césped) le quitarían al equipo un altísimo porcentaje de creatividad en la mitad de cancha, elemento que marca su estilo ofensivo.

Kevin De Bruyne reacciona tras el gol anotado por Thorgan Hazard en la victoria 2-1 ante Dinamarca en la Euro 2020, el jueves 17 de junio de 2021, en Copenhague.  De Bruyne aún siente los efectos del choque que tuvo con Antonio Rudiger en la Liga de Campeones el mes pasado. (Wolfgang Rattay, Pool vía AP)
Kevin De Bruyne reacciona tras el gol anotado por Thorgan Hazard en la victoria 2-1 ante Dinamarca en la Euro 2020, el jueves 17 de junio de 2021, en Copenhague. De Bruyne aún siente los efectos del choque que tuvo con Antonio Rudiger en la Liga de Campeones el mes pasado. (Wolfgang Rattay, Pool vía AP)


Kevin De Bruyne reacciona tras el gol anotado por Thorgan Hazard en la victoria 2-1 ante Dinamarca en la Euro 2020, el jueves 17 de junio de 2021, en Copenhague. De Bruyne aún siente los efectos del choque que tuvo con Antonio Rudiger en la Liga de Campeones el mes pasado. (Wolfgang Rattay, Pool vía AP)

De Bruyne, tal vez el mejor volante del mundo en la actualidad, no pudo estar ni en el banco en el debut ante Rusia; su ingreso en el segundo tiempo fue clave para remontar la derrota parcial contra los daneses y volvió a ser la figura en el encuentro frente a Finlandia. El esguince de tobillo que lo sacó de la cancha ante Portugal desfiguró el funcionamiento de tal modo que el triunfo acabó sosteniéndose en la defensa, que hasta la demostración de firmeza realizada ante el ejército comandado por Cristiano Ronaldo había sido la línea menos fiable.

Que juegue, o no, el hombre del Manchester City sin dudas establecerá si la imagen de los “diablos rojos” se mantiene fiel a lo que viene mostrando desde el Mundial de Brasil o gira hacia un modelo más conservador. “Somos más realistas de lo que fuimos en Rusia 2018 y hemos aprendido a sufrir como equipo”, razonó a modo de anticipo Youri Tielemans, mediocampista de Leicester que tendrá que oficiar de conductor del ataque si finalmente De Bruyne debe ser un simple espectador.

Federico Chiesa, izquierda, festeja con sus compañeros después de anotar el primer gol de la seleeción de Italia en juego de los octavos de final del Campeonato Europeo ante Austria, en el Estadio Wembley de Londres, el sábado 26 de junio de 2021. (AP Foto/Frank Augstein, Pool)
Federico Chiesa, izquierda, festeja con sus compañeros después de anotar el primer gol de la seleeción de Italia en juego de los octavos de final del Campeonato Europeo ante Austria, en el Estadio Wembley de Londres, el sábado 26 de junio de 2021. (AP Foto/Frank Augstein, Pool)


Federico Chiesa, izquierda, festeja con sus compañeros después de anotar el primer gol de la seleeción de Italia en juego de los octavos de final del Campeonato Europeo ante Austria, en el Estadio Wembley de Londres, el sábado 26 de junio de 2021. (AP Foto/Frank Augstein, Pool)

Algunas horas antes, en San Petersburgo, España afrontará un nuevo examen para definir si está más cerca del equipo insulso de los primeros dos partidos y medio, o del contundente en ataque que apareció en la segunda mitad ante Eslovaquia y, fundamentalmente, contra Croacia (10 goles en total). Una eficacia que, por otra parte, contrasta con una indisimulable debilidad defensiva. Luis Enrique seguirá apostando por marcar las diferencias en el arco contrario, porque es su manera de entender el fútbol, y porque sus mejores armas están de mitad de campo en adelante.

Su rival será el menos esperado. Suiza dio la gran campanada de los octavos de final remontando un 1-3 y eliminando a Francia, el candidato de todos. Alcanzar esta instancia ya es un premio enorme para un conjunto que comenzó el torneo a los tumbos (1-1 con Gales y 0-3 con Italia), pero una vez en ella no quiere renunciar a hacer historia. No podrá contar con Granit Xhaka, líder indiscutible en el juego y en el espíritu, baja por dos tarjetas amarillas, pero intentará sustituirlo con ilusión y la ventaja que siempre brinda ir de punto y libre de obligaciones. Además, las estadísticas avalan su confianza: ya venció a la Roja en el Mundial de Sudáfrica (1-0) y desde entonces hubo dos empates y un corto 1-0 para España el año pasado.

Los cuartos de final arrancan esta tarde de viernes y solo están garantizadas la emoción y la incertidumbres. Ya todos aprendimos que en esta Eurocopa resulta inútil hacer pronósticos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.