Los españoles vuelven a mirar la hucha, ¿hay miedo?

Yahoo Finanzas

El Banco de España ha señalado en un informe que los españoles han aumentado en 2019 la cifra de ahorro en depósitos bancarios hasta los 853.000 millones de euros, lo que supone un incremento del 5,6% respecto al año anterior. Durante cada uno de los meses de 2019, el crecimiento fue más de un 5% superior al del mismo mes del año anterior.

Los datos de inversión en depósitos van en consonancia con el ahorro general de las familias españolas: gastaron en el segundo trimestre de 2019 menos de lo que ingresaron, lo que llevó a que su tasa de ahorro se situara en el 19,3%, su valor más alto en diez años, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

También de interés

Hombre con hucha tipo 'cerdito' Foto: Getty
Hombre con hucha tipo 'cerdito' Foto: Getty

Sin embargo, esto no quiere decir que el ahorro general de las familias en España sea especialmente alto. De hecho, los españoles son todavía los que menos ahorran de la zona euro con una tasa de ahorro del 4,9%, solo por delante de los portugueses y los griegos. En Portugal, alcanzó el 4,6% en 2018; en Grecia, es incluso negativo (-5,9%), porcentajes muy inferiores al 18,4% de Alemania o a la media de la Eurozona, situada en un 12,2%.

Esas cifras nos ofrecen datos medios, es decir, incluye a los que ahorran y a los que no. No todo el mundo puede hacerlo. Un 50,4% de los españoles declaraba tener capacidad para ahorrar en febrero de 2019, aunque ese porcentaje se redujo al 46,3% en junio, según indicaba el Observatorio del banco francés Cetelem. Por otro lado, los habitantes de las comunidades autónomas del norte (como País Vasco o Cantabria) consiguen mayores cuotas de ahorro que las del sur. Andalucía, Extremadura o Murcia tienen un saldo medio de 13.500 euros, una cifra bastante inferior a los casi 20.000 de los vascos.

¿Cómo afecta el ahorro familiar a la economía nacional?

Estos porcentajes pueden hacer plantearnos si los datos de ahorro crecen porque hay mejores sueldos y menos paro, lo que facilita la capacidad de ahorrar, o en cambio es debido a que los ciudadanos ven ‘vacas flacas’ en el horizonte. Tal y como argumenta el mediático economista Gonzalo Bernardos, el ahorro no depende solo de la renta familiar, sino también de la confianza de los hogares. Si la economía va mal, las familias reducirían su gasto, por lo que pudiera suceder. Si la economía va bien, las familias pueden ‘confiarse’ y permitirse consumir más y reducir su nivel de ahorro.

Al inicio de la crisis financiera mundial de hace una década, el ahorro de las familias españolas se disparó, llegando a superar a la media de los países de la zona euro. No significaba que tuvieran más renta, sino que tenían una visión pesimista de futuro ante el panorama económico nacional.

Hoy la renta de los hogares ha aumentado en comparación al 2008, pero el consumo también avanza rápido, lo que teóricamente perjudica a la capacidad de ahorrar dinero. Parece que estamos en un momento de transición en el que, pese a estar en cifras positivas de crecimiento económico, se vuelve a ‘guardar’ dinero por lo que pueda ocurrir.

La tasa de ahorro recién publicada nos anticipa una señal de prudencia, quizá no de alerta, en los ciudadanos de este país. Si se extiende la preocupación, el consumo no fluirá y la economía se atascará. Si la incertidumbre se disipa, la economía volverá a reanimarse. Para bien o para mal, así de fuerte y débil es el capitalismo, un sistema basado en la confianza de la gente en que las cosas van a ir bien.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias

Qué leer a continuación