Estudiantes - Platense, por la Copa de la Liga: el equipo de Zielinski hizo dos goles en cinco minutos y se clasificó para los cuartos de final

Máximo Randrup
·3  min de lectura
Fabián Noguera festeja su gol, el 2-0 de Estudiantes ante Platense por la Copa de la Liga Profesional
FOTOBAIRES

En diciembre de 2020 Estudiantes sufría dos rachas que lo atormentaban: peor seguidilla histórica de partidos sin ganar y mayor cantidad de minutos de su historia sin hacer un gol. Hoy, menos de cinco meses después, es uno de los cuatro equipos que más sumaron en el semestre y ya está clasificado a los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional. El Pincha superó 2-0 a Platense con goles de Lucas Rodríguez y Fabián Noguera, y gracias a este nuevo triunfo se aseguró un lugar en la definición del actual torneo.

Izquierdoz y Lisandro López, la base fundacional para un nuevo comienzo de Boca

Si se analiza la resurrección del conjunto de La Plata es necesario detenerse en la figura de su entrenador: Ricardo Zielinski. Cuando llegó el Ruso, Estudiantes no solo estaba en un derrumbe pronunciado; no encontraba el piso. Caía y no hallaba el fondo. El técnico, que enseguida contó con la aceptación de los simpatizantes, modificó el escenario. El cambio fue (casi) total. Aumentar la cantidad de entrenamientos, sumar experiencia a la defensa y trabajar el factor psicológico fueron sus primeras decisiones. Luego, construyó una columna vertebral y edificó una formación base, con el 4-4-2 como dispositivo predilecto. ¿Es hoy el Pincha un equipo acabado, sin fisuras? No, para nada. Pero es un equipo.

Lo mejor del partido

Y Estudiantes, además, es un equipo molesto. Los rivales, por lo general, disminuyen su rendimiento contra el León. Un ejemplo es Rosario Central, un equipo atado hace una semana y otro bien distinto en el clásico rosarino.

La victoria frente al Calamar, casi como una síntesis de su actual campaña, necesitó trabajo y sacrificio. Platense resultó un adversario duro, que puso al local en aprietos en varios pasajes del juego. El comienzo fue de Estudiantes, quizás el mejor tramo del Pincha en el encuentro. A la voracidad y la precisión para fabricar situaciones, sin embargo, les faltó justeza en el último toque. Federico González dispuso de tres ocasiones claras y chocó contra el arquero Jorge De Olivera, de gran actuación.

Déjà vu: el River de Marcelo Gallardo sufre y revive errores que se vuelven cíclicos

Otro de enorme desempeño y un jugador clave para explicar el resultado fue Mariano Andújar, quien -con atajadas notables- evitó el descuento en dos oportunidades. El portero albirrojo defendió lo que había conseguido su equipo en una ráfaga, antes de que finalizara el primer tiempo. El 1-0 lo convirtió Rodríguez, con una buena definición tras un centro de Leonardo Godoy desde la derecha; mientras que el 2-0 fue obra de Noguera, de cabeza, después de un córner desde la misma banda.

COPA DE LA LIGA PROFESIONAL.
ESTUDIANTES DE LA PLATA VS PLATENSE.
FOTOBAIRES


COPA DE LA LIGA PROFESIONAL. ESTUDIANTES DE LA PLATA VS PLATENSE. (FOTOBAIRES/)

El segundo gol debería haber sido anulado porque Martín Cauteruccio, en posición adelantada, tapó la visión del arquero visitante. El árbitro Leandro Rey Hilfer no completó una buena tarea, ya que tampoco vio un penal a favor de Estudiantes.

En la segunda etapa no pasó demasiado. El Pincha, conforme con la ventaja, se replegó. El Calamar -por su parte- exhibió ambición, pero careció de inventiva para vulnerar el bloque defensivo local. El tiempo transcurrió, el local celebró. Triunfo merecido y cuarta presentación consecutiva del León con la valla invicta.

COPA DE LA LIGA PROFESIONAL.
ESTUDIANTES DE LA PLATA VS PLATENSE.
FOTOBAIRES


COPA DE LA LIGA PROFESIONAL. ESTUDIANTES DE LA PLATA VS PLATENSE. (FOTOBAIRES/)

Luego de un 2020 paupérrimo, el conjunto albirrojo estará en la definición de la Copa de la Liga. Responsables hay varios, capitán de esta llamativa recuperación hay un solo: Zielinski. El Ruso conduce, el hincha se ilusiona. Estudiantes, pase lo que pase de acá en adelante, disfruta. Y está bien que así sea.