Estudiantes de La Plata y sus 13 años en el estadio Único: una historia de amor de principio a fin

Máximo Randrup
lanacion.com

LA PLATA.- El Pincha impidió que el Estadio Ciudad de La Plata se convirtiera en un elefante blanco; le dio vida y color. El Único le permitió a Estudiantes jugar de local en su ciudad más de 200 partidos; lo hizo sentir como en casa. Tuvieron química desde el principio al fin, que fuela victoria de la noche del viernes por 1-0 sobre Talleres de Córdoba. Fueron felices.

Más que un adiós definitivo, se trata de un punto y aparte. En el futuro, quizá, por qué no, el equipo platense podría necesitar un escenario de mayor capacidad. En un clásico, en una final, cuando vuelvan los visitantes y reciba a un grande. ¿Quién lo sabe? Sin embargo, la realidad marca que por un tiempo el León jugará en otra cancha. En la suya, ni más ni menos que su casa.

La historia de amor se extendió por 13 años: más de una década, con unas cuantas alegrías y de las grandes. Momentos malos, en cambio, vivió pocos.

El triunfo frente a Talleres

Qué leer a continuación