Estudiantes fermentan y beben peligrosamente su propio alcohol y muestran cómo hacerlo en TikTok

Yahoo Noticias

Un trago clandestino puede implicar un peligro mayor.

Hay quien por ignorancia, diversión o temeridad se somete a graves riesgos, incluso aunque son potencialmente destructivos para su salud e, incluso, para su vida.

Y hay quien no le basta la tensión por la presente pandemia de coronavirus y se coloca ante peligros adicionales y, en estos casos, totalmente evitables.

Videos en TikTok muestran cómo estudiantes fermentan e ingieren sus propias bebidas alcohólicos en sus dormitorios universitarios. Algo que es peligroso y, para quien no ha cumplido 21 años, contrario a la ley. (Captura de video / TikTok-godqueef)
Videos en TikTok muestran cómo estudiantes fermentan e ingieren sus propias bebidas alcohólicos en sus dormitorios universitarios. Algo que es peligroso y, para quien no ha cumplido 21 años, contrario a la ley. (Captura de video / TikTok-godqueef)

Recientemente, en la red social TikTok han circulado mensajes, videos y fotografías de jóvenes que, por su edad, no están legalmente autorizados para comprar y beber bebidas alcohólicas en Estados Unidos pero que, para evadir tal prohibición y en su afán de lograr la embriaguez, han decidido fermentar sus propios brebajes.

Muchos de esos jóvenes, como se comenta en Daily Dot, llaman a esos líquidos ‘vino de prisión’ (‘prison wall’) o ‘pruno’ y en sus mensajes en TikTok enseñan cómo prepararlos mediante mezclas de jugos, frutas y levaduras dentro de sus propios dormitorios universitarios. Y comentan que esas combinaciones, luego de unos días de fermentación, ofrecen ciertamente un poderoso trago alcohólico.

Tanto que, se cuenta, algunos de esos jóvenes aparecen también en sus videos en estado deplorable, cayéndose de borrachos. Y aunque eso pueda parecerles divertido a algunos, se ha señalado que es en realidad indeseable y peligroso.

Primero por lo que la calidad misma del brebaje, al que también se le denomina pruno, es dudosa y, segundo, porque el proceso mismo de fermentación puede causar explosiones, de acuerdo a Daily Dot, por acumulación de dióxido de carbono en las botellas donde el líquido es puesto a fermentar.

Y se señala que bebidas alcohólicas fermentadas de esa manera pueden contaminarse fácilmente y provocar enfermedades a quien las ingiere.

Por ejemplo, se han dado casos de botulismo –una intoxicación severa, causada por toxinas producidas por bacterias, que puede afectar el sistema nervioso y causar parálisis y muerte– que han afectado a personas que bebieron líquidos fermentados por ellos mismos. Ese ha sido el caso, de acuerdo al Centro de Control y Prevención de Enfermedades, de reos que fermentaron alcohol en cárceles en varios estados.

No es nuevo que personas produzcan en casa sus propias bebidas alcohólicas ni que los jóvenes sientan una urgencia por beberlo antes de alcanzar la edad legal. Pero eso no significa que tales conductas no impliquen riesgos, sobre todo por cuestiones sanitarias y contaminaciones, que se dan de modo inadvertido para los improvisados productores de alcohol.

Quienes beben ese ‘pruno’ enfrentan el riesgo de severas intoxicaciones.

Así, ingerir esos líquidos fermentados es, además de contrario a la ley en Estados Unidos para los jóvenes menores de 21 años, una fuente de severos peligros para la integridad física y la salud de quienes preparan e ingieren esos brebajes.

Qué leer a continuación