LO MÁS VISTO DE 2019 | Estafan casi 400.000 dólares a Amazon con paquetes llenos de tierra

Amazon no tiene un control muy estricto de las devoluciones que recibe, lo que aprovecharon dos españoles para "hacerse de oro". Foto: Getty Images.
Amazon no tiene un control muy estricto de las devoluciones que recibe, lo que aprovecharon dos españoles para "hacerse de oro". Foto: Getty Images.

James y Juan son dos jóvenes que pretendieron nadar a su gusto en las aguas de las finanzas más fáciles. Pero no tomaron el mejor camino: optaron por el fraude, por la trampa.

Durante mucho tiempo estos dos españoles realizaron una serie de compras en Amazon para sacar partido de ellas. El suceso ocurrió a finales de julio de 2019 y fue reseñado por medios españoles, donde ocurrió el suceso.

En la que se considera la segunda mayor estafa a la empresa por devoluciones en el mundo y la más importante registrada en Europa, los pillos adquirían un producto (un teléfono inteligente, por ejemplo), devolvían la caja llena de tierra, procurando conservar el peso exacto del producto, y seguidamente cobraban el reembolso, al tiempo que revendían el celular en el mercado callejero.

Así lo cuenta el Diario de Mallorca. Hace unos días la Policía Nacional española puso tras las rejas a los dos malhechores tras acusarlos de los presuntos delitos de estafa y organización criminal.

Ambos jóvenes se aprovecharon de que el gigante del comercio electrónico apenas tiene tiempo para verificar el estado de los productos que les son devueltos. Como política, Amazon suele devolver el importe sin muchos más miramientos.

De acuerdo con el diario El Español, el estimado del monto general de este fraude sería de unos 330.000 euros, unos 370.000 dólares estadounidenses.

Fueron tantos los productos electrónicos acaparados mediante su fraude, que James Gilbert Kwarteng, uno de los ejecutores, llegó a montar una pequeña empresa de venta online, “una sociedad limitada para poder colocar a bajo precio toda la mercancía que le afanó a Amazon”, precisa El Español.

Imagen de una furgoneta de Amazon Prime realizando entregas de pedidos. Foto: Getty Images.
Imagen de una furgoneta de Amazon Prime realizando entregas de pedidos. Foto: Getty Images.

Con mucha minuciosidad, James Gilbert Kwarteng se ocupaba de colocar dentro de la caja a devolver una cantidad de tierra cuyo peso coincidiera con el del producto timado. Solo así burlaba los controles automáticos de la multinacional del comercio electrónico, donde solo proceden a pesar el paquete antes de ordenar la devolución de lo que el comprador pagó por él.

A James entonces solo le quedaba dirigirse a la oficina de Correos para depositar su envío.

En adelante, el producto original sería suyo, así como el resultado monetario de su reventa.

Durante varios años

La estafa, comenta la prensa, duró varios años, siempre a partir del mismo procedimiento. Desde su empresa de venta online, llamada Kwartech, los ladrones ofertaban productos sin estrenar y a un precio mucho menor de lo habitual.

Hasta que en la sede de Amazon enclavada en Barcelona se dieron cuenta del truco y advirtieron a los investigadores policiales.

Desde hace cerca de un año, Amazon ha comenzado a ser más estricto en su política de devoluciones y a fijarse mucho más en las identidades de quienes reinciden en este procedimiento.

Poco después de haber sido descubiertos, James y Juan fueron arrestados por el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Jefatura Superior de Baleares y pasados a disposición judicial.

Y por supuesto, las cuentas de Amazon desde las que operaban han sido clausuradas.

Más de un millón de dólares

Sin embargo, siempre hay alguien que puede más. En los anales de la estafa electrónica aparecen en primer lugar Erin y Leah Finan, dos residentes en Indiana. Estados Unidos, que lograron apropiarse de 1.200.000 dólares gracias a un procedimiento muy parecido al de estos dos españoles.

Al final, tras ser detenidos, el esposo recibió una condena de 71 meses de cárcel, así como 68 para su esposa.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Qué leer a continuación