¿Qué le espera a James Rodríguez en un Real Madrid que luce más sólido con cada partido?

Las lesiones han mantenido al margen al colombiano, que ahora debe luchar por un lugar cuando regrese.
Las lesiones han mantenido al margen al colombiano, que ahora debe luchar por un lugar cuando regrese.

Con la primera parte de la temporada europea a punto de terminar, James Rodríguez ha pasado más tiempo fuera de las canchas que participando activamente de las jornadas del Real Madrid, por lo que es complicado analizar el panorama del crack colombiano, que espera poder regresar a las canchas en el próximo mes de enero.

Zidane parece encontrar la fórmula para hacer marchar la máquina Merengue con cada partido, especialmente en el medio campo, donde opciones como la de Federico Valverde parecen convencer tanto al entrenador, como a la exigente hinchada, que ve en el joven uruguayo a un elemento que puede convertirse en ídolo teniendo los minutos suficientes.

Así quedó demostrado en el Clásico ante el Barcelona, donde según informa OptaValverde completó el 100% de sus pases (18) en el primer tiempo ante Barcelona; también tuvo dos intercepciones y dos remates al arco.

Presentaciones como la de hoy hacen pensar en el futuro de James, quien desde su regreso sabía que no sería sencillo ganarse un lugar en el XI titular y que con las lesiones se ha ido quedando al margen y relegado a un lugar del que tendrá que trabajar con fuerza, entrega y mucho sacrificio para poder salir, especialmente porque sus compañeros no lo han hecho para nada mal a la hora de ocupar su lugar en el terreno de juego.

En este punto ya no se trata de tener, o no, el favor de Zidane, pues con Bale ha quedado demostrado que el técnico francés elige lo profesional por encima de lo personal, sin embargo, retomar el nivel y sobresalir por encima del buen momento y experiencia de sus competidores puede convertirse en una tarea que termine por agotarle y relegarle al banco de suplentes, situación en la que sería mejor pensar en volverse a despedir del Bernabéu.

Qué leer a continuación