Por qué esta especie de araña se arranca los órganos reproductivos cuando termina de copular

José de Toledo
·3  min de lectura
Fotografía de araña moneda (Herennia multipuncta), con la hembra, de mucho mayor tamaño, a la izquierda y el macho a la izquierda
Fotografía de araña moneda (Herennia multipuncta), con la hembra, de mucho mayor tamaño, a la izquierda y el macho a la izquierda

Las arañas no son animales que precisamente despierten mucha simpatía o cariño. Curiosidad sí, pero muchas veces por sus costumbres sexuales - algunas mitificadas, todo hay que decirlo - como puede ser el canibalismo sexual o que el macho se deshaga de su pene durante la cópula.

Pero hay más. Como la que muestra la araña moneda (Herennia multipuncta), donde el macho de auto-emascula tras la cópula: se come sus propios órganos reproductores, los palpos. Que son los apéndices con los que introduce el esperma en la hembra.

Lo que no se tenía muy claro era el por qué. Y eso es lo que han intentado explicar un equipo de investigadores en un artículo reciente.

Vamos con lo que ya sabían los investigadores antes de su estudio. En esta especie, el macho y la hembra tienen un tamaño muy distinto, siendo el macho más pequeño. Cuando se da la cópula, si el macho tiene suerte y no acaba siendo comido por la hembra - algo que ocurre cuando la hembra tiene hambre - el macho suele comerse su órgano copulador. O bien uno de los palpos, o incluso los dos.

Esto lo comprobaron los investigadores al comienzo de su estudio. Cogieron arañas moneda de su medio natural, escogieron a los que fuesen vírgenes, separaron machos y hembras, y los alimentaron adecuadamente. Así, cuando fuesen a copular habría menos probabilidad de canibalismo sexual.

Hicieron 60 parejas, y las dejaron juntas en un terrario. Más o menos la mitad de las parejas no funcionaron y no copularon, algo normal en arañas. Pero en las 32 parejas que sí copularon, la mayoría de los machos se auto-esmasculó. Los machos se comieron o uno o los dos palpos, o bien justo después o un poco más tarde.

Pero ¿por qué? En parte, el motivo es que los machos dejan parte de su palpo, residuos, dentro de la hembra para evitar que otros machos puedan copular con ella y sacar su esperma. Es una manera de asegurar su descendencia. Pero eso no es todo, como demuestra el siguiente experimento que hicieron para el artículo.

Después de la cópula y la auto-emasculación, los investigadores metieron un nuevo macho, este virgen y con los palpos intactos, con cada pareja. Y ahí se pudo comprobar que los machos de araña moneda, cuando se auto-emasculan, se vuelven más agresivos.

Los machos emasculados conseguían mantenerse más tiempo cerca de la hembra, y expulsar a su competidor. También eran más capaces de seguirle el ritmo a la hembra, que como es más grande se mueve más rápido, y esto les permitía proteger mejor a su pareja.

Parece que está claro, ¿no? Los machos se auto-emasculan para estar mejor preparados para defender su pareja de posibles competidores. El único problema con esta teoría es que, en ese caso, no necesitarían dejar restos de sus palpos dentro de la hembra, lo que puede generarle problemas a esta.

¿No hay otra explicación? Sí, que todo esto sea una habilidad obsoleta. Que, en algún momento de su evolución, estas arañas necesitasen proteger a las hembras porque no bloqueaban la cópula con otros machos. En algún momento habrían desarrollado esa capacidad, pero no han perdido la anterior... y ahora tienen las dos.

VÍDEO | Una araña convierte un divertido viaje de cinco amigas en una pesadilla

Más historias que te pueden interesar: