Por qué España ‘solo’ está en el puesto 24 de los países más felices

M. J. Arias
·5  min de lectura

Para quienes consideren máxima absoluta la frase hecha de que ‘como en España, en ningún sitio’ es posible que el puesto 24 de la lista de países más felices del mundo no sea un buen resultado. Pero cabe destacar que dicho ranking, elaborado por las universidades de Alberta y Columbia en base a los datos recogido por Gallup, incluye un total de 95 países y España ha mejorado su puntuación ascendiendo tres puestos con respecto al informe anterior y en plena pandemia del coronavirus.

Las perspectivas laborales son uno de los aspecto que se tienen en cuenta a la hora de elaborar la lista de países más felices del mundo. (Foto: Getty Images)
Las perspectivas laborales son uno de los aspectos que se tienen en cuenta a la hora de elaborar la lista de países más felices del mundo. (Foto: Getty Images)

En cuanto al país más feliz, como señala la CNN, no hay sorpresa. Por cuarto año consecutivo Finlandia encabeza el listado, en el que le siguen Islandia, Dinamarca, Suiza y Países Bajos. Estados Unidos sube del 18 al 14 y Reino Unido cae del 13 al 18. España, por su parte, mejora ligeramente. Este año, indican en el mencionado informe, los encuestadores se han tenido que adaptar a las circunstancias pandémicas y readaptar su método a las restricciones eliminando en la mayoría de los casos las entrevistas personales. 

Además, en la evaluación de las variables que influyen en el nivel de felicidad de los ciudadanos se han incluido apartados concretos relativos al COVID-19 como la respuesta de los gobiernos, el índice de mortalidad y las medidas tomadas, por ejemplo. En la presentación de los resultados, Jeffrey Sachs, director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia y editor del estudio, señalaba que “necesitamos aprender urgentemente de COVID-19 (…) La pandemia nos recuerda nuestras amenazas ambientales globales, la urgente necesidad de cooperar y las dificultades para lograr la cooperación en cada país y en todo el mundo”. 

Teniendo en cuenta la relación de la pandemia con el bienestar de la población, el informe, señalan en CNN, aborda aspectos como el Producto Interior Bruto (PIB), la esperanza de vida, la generosidad, el apoyo social, la libertad y los ingresos por corrupción. Temas que han sido incluidos desde la creación de la encuesta en 2012. Destacan desde el mencionado canal estadounidense de noticias que no ha habido demasiados cambios en la lista pese a los efectos de la pandemia.

“Sorprendentemente, no hubo, en promedio, una disminución en el bienestar cuando se midió por la propia evaluación de la gente de sus vidas. Una posible explicación es que la gente ve a COVID-19 como una amenaza externa común que afecta a todos y que esto ha generado un mayor sentido de solidaridad y compañerismo”, apuntó a CNN el profesor de la Universidad de Columbia Británica, John Helliwell.

En cuanto al resultado obtenido por España, este es uno de los países occidentales incluidos en la comparativa que aborda el estudio con grupo de países orientales seleccionados. En ese sentido, España se sitúa en el extremo de los países con un índice de muertes por COVID-19 superior a 100 por cada 100.000 habitantes junto con otras naciones como Estados Unidos, Reino Unido, Bélgica, Italia, República Checa, Perú y “cinco pequeños países europeos”.

Destacan en el texto el informe, que “la mejor estrategia fue reducir la transmisión comunitaria a cero y mantenerla allí, salvando así vidas y logrando sociedades y economías más abiertas para finales de 2020” y que esto “probablemente contribuirá a sociedades más felices en 2021 y más allá”. Comparan la política de Asia Oriental con la de un grupo de seis países occidentales (Francia, Alemania, Italia, España, el Reino Unido y los Estados Unidos) y concluyen que el “análisis muestra que el éxito de Asia Oriental, en comparación con las seis sociedades occidentales seleccionadas, puede atribuirse a respuestas gubernamentales más fuertes y rápidas, así como a una mejor cooperación cívica”.

España vuelve a estar en el extremo negativo al ser uno de los países “más lentos en responder” y los autores incluyen al Ejecutivo español en el grupo de los que ofrecieron “débiles respuestas” durante las primeras etapas de contagio que “impidieron prevenir la rápida propagación del virus”.

Otro de los aspectos en los que España se lleva un ‘tirón de orejas’ es en el rastreo y seguimiento de contagiados. Sobre todo si se compara con la política llevada a cabo en este sentido en países asiáticos. La imposición del uso de mascarillas también es un punto en contra.

Uno de los aspectos de influencia en los resultados de la encuesta tiene que ver con el trabajo y la perspectiva laboral. Así, España e Italia cuenta con un mayor riesgo de perder horas de trabajo al comienzo de la crisis en comparación con Dinamarca o Finlandia, mucho mejor situados en la clasificación, en sectores como el de la alimentación y la hostelería. En cuanto a las probabilidades de perder sus puestos o reducir jornadas entre jóvenes y trabajadores poco cualificados, España se sitúa junto a Finlandia con peores datos que Dinamarca y Francia, con mejor resultados de felicidad. 

Aún así, y pese a todo, España ha mejorado tres posiciones pasando del puesto 27 al 24 y de una puntuación de 6.401 a 6.502. Y de los seis territorios orientales con cuya política COVID ha sido comparada España, solo Canadá y Taiwán, en los puestos 15 y 19, están por encima de España en cuanto a felicidad. China, Hong Kong, Vietnam y Singapore son menos felices.

EN VÍDEO | Finlandia, el "país más feliz del mundo" por cuarto año consecutivo