Los escándalos de Grupo Pachuca

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 6 (EL UNIVERSAL).- En Grupo Pachuca ha surgido un nuevo escándalo. Emmanuel Gigliotti confesó en una entrevista que jugó la final del Guardianes 2020 contagiado de Covid-19.

El futbolista de León reveló que tras hacerse una prueba para ir a su país, Argentina, salió positivo, lo que significa que el duelo por el título ante Pumas lo jugó con coronavirus.

Pero esta no es la primera vez que la directiva de los Martínez se ve envuelta en el escándalo.

Cuando Jesús Martínez tomó las riendas del club Pachuca, las formas no fueron del todo correctas. En una investigación publicada por José Ángel Parra (Utilizan a Tuzos del Pachuca para especular tierras) en EL UNIVERSAL en octubre del 2007 (publicación ganadora de un Premio Nacional de Periodismo), se documentó que terrenos destinados a distintos espacios para Grupo Pachuca, como la Universidad del Futbol, Tuzo Hotel y Tuzo Fórum, llegaron a manos del dueño de los Tuzos gracias a movimientos lejanos a la legalidad realizados por exgobernantes de la entidad, como Jesús Murillo Karam, Manuel Ángel Núñez Soto y en la administración de Miguel Ángel Osorio Chong.

"De acuerdo con documentos de compra-venta de terrenos en la urbanización llamada Zona Plateada en el ejido Venta Prieta y una demanda judicial —todos en poder de este diario—, los sobrinos de Murillo, el padre de Núñez y su ex director del Instituto de Vivienda poseen terrenos en esa zona, cuyo precio aumentó hasta 3 mil 800% gracias al plan de desarrollo en que el gobierno del estado incluyó la donación de terrenos, la eliminación de impuestos y otros favores al club de futbol Pachuca, cuyas construcciones como la Universidad del Futbol, el Tuzo Hotel y el Tuzo Forum ayudaron al incremento del precio de la tierra".

Crear un equipo exitoso no sale barato; por eso el gobierno de Hidalgo dio recursos gratis al club. Así lo reconoce Jesús Martínez, presidente del Pachuca, quien además admite que Murillo le vendió la franquicia por ser su amigo: "El gobernador se acercó a mí y me dijo: ‘Jesús, he visto todas tus empresas en Pachuca y sé que eres un apasionado del futbol. El equipo se va a vender y hay dos compradores, (...) Yo he pensado en ti...’"

"Me dicen que me dieron 30 hectáreas (en el gobierno de Núñez Soto)... sí, nunca lo he negado (...) pero en dos años tenía que haberse hecho la Universidad del Futbol, si no, me quitaban los terrenos. Y la universidad estuvo en un año...", se lee en la investigación ya mencionada.

También cabe recordar los episodios en que los árbitros recibían canastas de frutas en sus vestidores previo a los partidos de los Tuzos, situación que generó molestia en los demás clubes de la Liga MX.

Otro de ellos, relacionado al arbitraje, fue cuando Jesús Martínez ingresó al vestidor de los árbitros tras la derrota del Pachuca ante América en 2017. El propietario de los Tuzos habría reclamado a los silbantes por su trabajo en el encuentro. Esto le provocó una sanción al club, aunque en un comunicado el cuadro hidalguense "desmintió" y "aclaró" que Martínez "bajó a saludar al cuerpo arbitral"

Una más fue en septiembre del 2020. Jesús Martínez, Enrique Bonilla (entonces Presidente de la Liga MX) y gente del futbol mexicano se reunieron en León para presentar el proyecto "La Esmeralda", nuevo centro deportivo del Club León.

Esa ocasión Bonilla comenzaba su discurso cuando Martínez lo interrumpió con una llamada de Andrés Manuel López Obrador, el presidente de la República entabló una conversación por teléfono con Jesús para felicitarlo por el anuncio de "La Esmeralda".

En medio de la pandemia por el Covid-19, un buen número de personas se reunieron en un mismo sitio para dicha presentación.

Pachuca ha generado cantera y una gran inversión en distintos proyectos, incluso el Salón de la Fama del futbol, pero la mayoría de su historia se ha visto involucrada en escándalos con la administración de los Martínez.