Escándalo en la Copa Libertadores: varias interrupciones por gases lacrimógenos en el partido entre América de Cali y Atlético Mineiro

·3  min de lectura
Un asistente ayuda a Duvan Vergara, delantero de América de Cali, afectado por los gases lacrimógenos que se lanzaron fuera del estadio Romelio Martinez de Barranquilla, pero cuyos efectos llegaron hasta el campo de juego
RICARDO MALDONADO ROZO

Fue un escándalo, con unas cinco interrupciones derivadas por la presencia de gas lacrimógeno en medio del campo de juego. Un partido que nunca debió jugarse, ni siquiera haber empezado. Pero el cotejo entre América de Cali y Atlético Mineiro, por la cuarta fecha del Grupo H de la Copa Libertadores, se disputó igual, a pesar de los graves incidentes ocurridos en las afueras del estadio Romelio Martínez de Barranquilla, el mismo escenario en el que se produjeron hechos similares el miércoles durante el encuentro entre River y Junior.

Los jugadores debieron ser asistidos varias veces por los efectos de los gases lanzados fuera del estadio Romelio Martinez en Barranquilla
RICARDO MALDONADO


Los jugadores debieron ser asistidos varias veces por los efectos de los gases lanzados fuera del estadio Romelio Martinez en Barranquilla (RICARDO MALDONADO/)

Afectados por los gases, los jugadores de Atlético Mineiro y América de Cali disputaron como pudieron y terminaron a duras penas un primer tiempo que duró 61 minutos a causa de las suspensiones parciales, necesarias para que los jugadores fueran atendidos por los efectos de los gases. En la última pausa, visiblemente afectado, el equipo visitante se retiró de la cancha por casi diez minutos. El árbitro Andrés Cunha no quiso determinar la suspensión definitiva de un duelo desnaturalizado.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

América de Cali mudó su localía a Barranquilla, en medio de las protestas antigubernamentales que desde hace dos semanas tienen paralizada a Colombia. No fue suficiente. El miércoles, también en Barranquilla, el choque entre Junior y River se había visto salpicado por la presencia de lacrimógenos en el ambiente, que obligaron a parar el partido brevemente en el primer tiempo. Lo mismo sucedió el jueves.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La semana pasada, cinco partidos de equipos colombianos tuvieron que ser trasladados fuera de ese país a causa de la situación de orden público que vive Colombia desde hace dos semanas. Los equipos volvieron a jugar como locales en esta jornada, pero los disturbios alteraron el desarrollo de los partidos disputados en Pereira y Barranquilla el miércoles y jueves.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La comunidad internacional ha denunciado los graves excesos cometidos por la fuerza pública en manifestaciones y disturbios que en más de dos semanas ha dejado al menos 42 muertos y más de 1.500 heridos, según cifras oficiales. El estallido social que vive Colombia, al menos por ahora, no altera la situación sobre la organización de la Copa América 2021, que se jugará en este país y en la Argentina dentro de 30 días.

Pese a todo, el partido se jugó. Ganó Atlético Mineiro por 3-1. Pero eso fue lo de menos, en otra noche de escándalo, en la que el fútbol pasó a un segundo plano.