El escándalo de Boca con los colombianos: una tormenta de dimensiones incalculables

Franco Tossi
·5  min de lectura
El buen momento xeneize se alteró abruptamente con el incidente de los jugadores cafeteros, denunciados ante la Justicia
El buen momento xeneize se alteró abruptamente con el incidente de los jugadores cafeteros, denunciados ante la Justicia
El buen momento xeneize se alteró abruptamente con el incidente de los jugadores cafeteros, denunciados ante la Justicia
El buen momento xeneize se alteró abruptamente con el incidente de los jugadores cafeteros, denunciados ante la Justicia


El buen momento xeneize se alteró abruptamente con el incidente de los jugadores cafeteros, denunciados ante la Justicia

El presente de Boca se dio vuelta considerablemente. La situación que involucra a Edwin Cardona y Wilmar Barrios parece haber arruinado, al menos, un verano azul y oro que hasta el momento era muy feliz, con la vuelta de Tevez y la contratación de varios nombres de jerarquía pensando en la Libertadores. El amistoso de anoche ante Aldosivi y el que vendrá ante River quedaron muy pequeños en comparación con el dilema sobre el futuro de los colombianos.

Durante el martes circuló el rumor de que unas mujeres harían una denuncia por violencia de género contra los dos futbolistas cafeteros, acusados de golpear y amenazar con cuchillos adentro de un hotel de Puerto Madero, cita concertada por el peluquero de ambos.

Inicialmente, desde el club lo tomaron con calma debido a la falta de pruebas, pero esa misma noche no solo la denuncia se hizo efectiva ante la Prefectura, sino que además apareció un audio en el que, supuestamente, el Nº 10 de Boca les ofrece dinero a cambio de callar lo ocurrido. Entonces, la bomba en Casa Amarilla explotó: además de que el plantel (Tevez especialmente), el cuerpo técnico y la dirigencia se fastidiaran, Guillermo Barros Schelotto y Daniel Angelici decidieron que ninguno de los dos se subiera al chárter que llevó al plantel a Mar del Plata, arrastrando también a Frank Fabra, que salió como testigo junto al juvenil arquero Manuel Roffo.

Aquella determinación no tiene que ver con el castigo definitivo, algo que el presidente evaluará con paciencia y esperando el dictamen de la Justicia. Si todo sigue avanzando en contra de los colombianos, se analizan sanciones económicas y hasta contractuales.

Si la historia termina de esa manera, sin dudas tanto los hinchas como los propios dirigentes se lamentarán en mayor medida por Barrios. El xeneize compró la totalidad de su pase en 3.000.000 de dólares y, ni bien entró a la Bombonera, se transformó en ídolo. Si bien el entrenador tardó en utilizarlo como titular, rápidamente se transformó en un intocable: muchos ya se imaginaban el valor de reventa que adquiriría una vez terminada la Copa Libertadores. En cambio, Cardona llegó a préstamo por un año (hasta mitad de 2018), con la posibilidad de extenderlo seis meses más si el equipo seguía en la competición continental o de comprar el pase por unos 15 millones de dólares.

Guillermo, durante estos casi dos años como entrenador de Boca, transitó entre los sueños y las pesadillas. Vivió lindos momentos, como las victorias inolvidables en los clásicos con River y el campeonato local obtenido. Sin embargo, también convivió con muchos problemas de indisciplina y extra futbolísticos.

Guillermo evitó la polémica: "Es un tema delicado"

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El primer inconveniente se dio con Daniel Osvaldo, en medio de los cuartos de final de la Libertadores 2016 ante Nacional de Uruguay. La relación entre ambos no era buena y las chispas saltaron cuando, enojado por ingresar desde el banco los últimos cinco minutos, Osvaldo se encerró en un baño del vestuario para fumar. El plantel se convulsionó y Angelici le rescindió el contrato.

Desde ahí, ninguno de los tantos inconvenientes evitables que le siguieron se trató con la misma vara. Especialmente si hay que recordar los capítulos de Ricardo Centurión que impidieron su vuelta al club tanto a mitad de año como en este mercado de pases: la dirigencia no se terminó de convencer de comprar el pase y por eso el jugador volvió, pero a Racing.

¿Qué hechos protagonizó mientras vistió la camiseta azul y oro? Primero, tras el regreso nocturno de un amistoso en Salta, Ricky fue directo a un boliche. A la salida generó un choque múltiple con su BMW, pero decidió darse a la fuga y reconocer sus errores un día después. Segundo, en octubre del 2016 se publicaron en las redes sociales fotografías suyas en las que estaba desnudo. Tercero, Melisa Tozzi (ex novia) lo denunció por violencia de género, acusándolo de ahorcarla y de astillarle tres dientes; Cuarto, se viralizó una imagen en la cual en sus manos había una escopeta, similar a la que había aparecido en su etapa en Racing posando con un revolver. Quinto, cuando ya casi estaba cerrada la compra de su pase, Centurión salió a bailar en Lanús y quedó envuelto en una pelea que lo sacó de Boca.

A Guillermo también le tocó enojarse en medio de un entrenamiento, cuando Jonathan Silva y Juan Insaurralde se trenzaron a golpes de puño que derivaron en una fuerte sanción económica, de la cual el Chaco se hizo cargo en su totalidad. Tampoco le agradó lo que ocurrió en una concentración previa a enfrentar a Vélez por el campeonato: el propio Silva y Cristian Pavón transmitieron en directo desde Instagram durante la madrugada, cuando tenían que estar descansando.

Por último, dos hechos más algo aislados y con poca trascendencia. Por un lado, el arquero Agustín Rossi recién llegaba a la institución y ya se topaba con una denuncia de Bárbara Segovia, una expareja, por violencia de género. Nahitan Nández, antes de iniciar la actual pretemporada, golpeó a un hombre que se propasó con su mujer y todo terminó en una denuncia penal que el uruguayo y su abogado se sacaron de encima con un arreglo económico.

"El futbolista de Boca debe ser profesional las 24 horas", supo decir Guillermo. Varios de sus jugadores siguen sin entenderlo.

MÁS NOTICIAS, EN 1 MINUTO