La encrucijada que supondría una "Champions" sin Madrid, Barça y Juventus

·3  min de lectura

Roma, 27 may (EFE).- El expediente disciplinario abierto por la UEFA contra el Real Madrid, el Barcelona y el Juventus por la creación de la Superliga, un procedimiento rechazado rotundamente por los clubes involucrados, pone al fútbol europeo ante una encrucijada, a nivel económico y legal.

Se abre un amplio abanico de posibles consecuencias, que van de unas sanciones más suaves, como una multa económica, a las más duras, como una exclusión de los tres clubes de la Copa de Europa que, en el papel, está en las posibilidades del organismo suizo, explica este jueves a EFE el abogado italiano Angelo Cascella, experto en derecho deportivo internacional.

"La UEFA es un organismo privado que tiene un Estatuto. Puede excluir a los clubes de una de sus competiciones. Técnicamente, la UEFA tiene el poder de excluir a los clubes, pero al mismo tiempo los propios clubes pueden pedir medidas de urgencia a nivel de derecho deportivo y comunitario", asegura el abogado.

"Es verdad que la UEFA tiene el poder de sancionar a sus clubes afiliados, pero es obvio que el derecho de libre competencia puede legitimar la intervención de un legislador internacional", prosiguió.

La violación lamentada por la UEFA se refiere con toda probabilidad al artículo 49 de su Estatuto, que prevé que es jurisdicción exclusiva de este organismo organizar competiciones oficiales para clubes.

Al mismo tiempo, los tres clubes fundadores de la Superliga pueden apelar al derecho de libre competencia y presentar un recurso ante organismos legales deportivos, como el Tribunal de Arbitraje Deportivo, y también comunitarios.

"Los clubes podrían recurrir ante las autoridades comunitarias, superiores a las normativas deportivas, para conseguir una medida que lleve a la condena de la UEFA. Podrían lamentar un abuso de posición dominante o por una violación de las normas de libre competencia", destaca Cascella.

De momento, Real Madrid, Barcelona y Juventus publicaron un comunicado conjunto para manifestar su "más absoluto rechazo por la insistente coacción que viene manteniendo la UEFA hacia tres de las mayores instituciones de la historia del fútbol".

Consideran "incomprensible" un expediente que "atenta directamente contra el Estado de derecho que democráticamente hemos construido los ciudadanos de la Unión Europea".

Pero también destacan como la idea de la Superliga nació con la voluntad de seguir aumentando el interés por el fútbol y proporcionar a los aficionados un espectáculo de máximo nivel, algo determinante, creen, para bloquear un peligroso proceso de alejamiento de las jóvenes generación de este deporte.

Es precisamente en este sentido que el fútbol europeo se encuentra ante una pregunta clave: ¿Puede la UEFA forzar la situación hasta llegar a una exclusión de Madrid, Barcelona y Juventus de su máxima competición?

Llegar a medidas de este tipo supondría enfrentarse a grandes riesgos a nivel económico y mediático también para la misma UEFA.

"Me pregunto cuánto puede ser útil a nivel económico que Barcelona, Real Madrid y Juventus se queden fuera de la Copa de Europa. ¿Cuánto vale un torneo sin Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Karim Benzema o Luka Modric?", asegura Cascella.

"También los medios tendrían perjuicios y seguramente volverían a hablar con la UEFA por el tema de derechos", añade.

En el caso del Juventus, también existe un plazo insuperable, fijado para el 21 de junio, por el que la Federación de Fútbol Italiano (FIGC) impedirá inscribirse en la Serie A a los clubes que sigan fomentando o planeando participar en la Superliga.

"Quienes quieran participar en una competición no autorizada por la FIGC, la UEFA y la FIFA perderán su afiliación a la Federación italiana. En este momento no sabemos quién sigue dentro de la Superliga, pero está claro que si el 21 de junio alguien quiere participar en competiciones privadas, no participará en la Serie A", aseguró el presidente federal, Gabriele Gravina, al anunciar la medida.

(c) Agencia EFE