En la oficina también hay bullying: cómo lidiar si lo padeces

Foto: SIphotography/istock
Foto: SIphotography/istock

El bullying laboral es mucho más común de lo que crees. Según una encuesta llevada a cabo en 2017 por el Workplace Bullying Institute:

  • 60.4 millones de estadounidenses se ven afectados por el acoso laboral

  • 19% de los estadounidenses son intimidados, mientras que otro 19% lo atestigua

  • 61% de los estadounidenses son conscientes de conductas abusivas en su lugar de trabajo

  • 70% de los acosadores son hombres, cuyos objetivos son mujeres

  • Los hispanos son los más intimidados

  • 61% de los acosadores son jefes

Y, tristemente, para detener el bullying, el 65% de los acosados pierden sus trabajos. Así es: las personas intimidadas pagan caro el hecho de detener el acoso y acaban perdiendo su sustento económico.

En qué consiste el bullying laboral

Generalmente, se manifiesta a través de actos o comentarios verbales que podrían dañar o aislar 'mentalmente' a una persona en el lugar de trabajo. A veces, la intimidación puede implicar el contacto físico negativo.

Asimismo, el bullying implica incidentes repetidos o un patrón de comportamiento que busca intimidar, ofender, humillar o degradar a una persona o a un grupo de personas. También, puede darse cuando un superior busca reafirmar su poder a través de la agresión. 

También te puede interesar: 4 consejos para lidiar con colegas problemáticos

Cómo lidiar

Estas estrategias, propuestas por The Balance, podrían ayudarte:

  • Marca un límite. Si eres víctima del bullying laboral, no tienes que seguir tolerándolo. Los acosadores probablemente continuarán con su comportamiento siempre que sepan que pueden hacerlo sin represalias. Puede ser difícil, especialmente si no sueles imponerte, pero tienes que marcar un límite. Dile al acosador en términos claros que no aprecias su comportamiento y que no lo seguirás tolerando.

    Evita reaccionar o hablar emocionalmente. El acosador quiere que te enfades, así que no le brindes esa satisfacción. Habla con calma y firmeza y luego aléjate, poniéndole punto final al asunto.

  •  Sé empático. Aunque parezca una locura, trata de ser empático con tu acosador, es posible que esté aún más atormentado que tú por algo de lo que no sabes nada. Si indagas un poco, podrías encontrar que está pasando por un divorcio o alguna otra crisis de la vida. El problema aquí podría tener más que ver con el acosador que contigo.

    Comprender la historia de esa persona a lo mejor no detendrá el acoso, pero mirarla con un poco más de simpatía podría hacerte las cosas más ‘livianas’.

  • Documenta el comportamiento. Para evitar que se convierta en un ‘él dijo-yo-respondí-luego, él dijo’, lo mejor es documentar cada acción: a qué hora ocurrió, dónde ocurrió y quién estaba cerca y podría haber visto o escuchado el incidente. Mantén un diario o un registro para tener pruebas documentadas.

  • Une fuerzas con otros. Los acosadores generalmente se acercan a más de una persona, por lo que es probable que más de tus compañeros de trabajo también estén sufriendo malos tratos. Por lo tanto, si se unen, podrían estar más fuertes para combatir al acosador.

    Y, siempre está la opción de reportar el caso ante tu supervisor. Es muy importante que vayas con datos claros (como mencionamos arriba) para que esto no se malinterprete como un cotilleo laboral.

También te puede interesar: 5 lecciones que puedes aprender de un mal jefe

Qué sucede si quien te hace bullying es tu jefe

En este caso, deberías pasar a tu jefe por alto y reportar el caso ante un gerente de alto mando. Ten en cuenta que estas personas probablemente no estarán felices de escuchar lo que tienes que decir y quieran que el problema desaparezca. Por eso, si te acercas con acusaciones sin fundamento, le harás más fácil la tarea.

De igual modo, podrían tener una visión desfavorable de ti, ‘por causar problemas’, a menos que puedas respaldar lo que les estás diciendo con documentación precisa y testigos cooperativos.

Qué leer a continuación