Donde todo empezó

Agencia EFE
·6  min de lectura

Madrid, 28 abr (EFE).- El Gran Premio de España de MotoGP que este fin de semana se disputa en el circuito Ángel Nieto de Jerez de la Frontera, será un "deja vú" para el español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), el lugar "donde todo empezó", su lesión, su intento de regreso anticipado y su calvario deportivo.

Afortunadamente, ahora ya todos los factores juegan a favor del piloto de Repsol Honda, quien pudo pasar su primera página del "segundo volumen" hace menos de quince días con su presencia y la disputa del Gran Premio de Portugal en el circuito de Portimao, que acabó séptimo.

En Jerez, un año antes, se cayó Marc Márquez tras una espectacular remontada, y allí se lesionó de gravedad, si bien intentó regresar a la competición tras "una machada" -que posteriormente se mostró totalmente desacertada-, apenas cuatro días después y, desde entonces, la historia es conocida por todos, por eso ahora la llegada al trazado Ángel Nieto del ocho veces campeón del mundo de motociclismo se antoja muy distinta.

El Gran Premio de España, que suele ser la puerta de entrada del campeonato en el Viejo Continente, en esta temporada "post pandemia", pero todavía con incuestionables medidas y protocolos de seguridad, se ha convertido en la cuarta cita de un campeonato que regresó de Oriente Medio por Portugal y que ahora en el Ángel Nieto de Jerez recuperará una cierta "normalidad", aunque todavía sin público en las gradas.

Y a Jerez llega como líder el francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1), quien el año pasado se marchó del trazado andaluz con la misma condición, aunque su "estatus" le duró muy poco, pero en esta ocasión el joven piloto llega con las estadísticas muy a su favor, dos victorias de tres posibles y un quinto puesto como peor resultado en la carrera uno de Catar.

Así las cosas, él será el referente en el Ángel Nieto, al que todos los pilotos llegan con la intención de batir al francés, y si bien ese es un trazado que se le da muy bien, no es al único al que le gusta el circuito del sur de España, ya que en esa pista ha conseguido grandes resultados un Marc Márquez que tiene que seguir creciendo sobre su Repsol Honda RC 213 V.

Una vez más y como él mismo se ha encargado de ensalzar, Marc Márquez continuará trabajando de la misma manera, carrera a carrera, sin ningún tipo de presión añadida que le haga cometer un error que trastoque sus planes de recuperación total para poder pensar, ya sí en serio, en recuperar el título mundial que, por última vez, logró en 2019.

Además de a Marc Márquez, habrá que tener en cuenta al otro piloto oficial de Yamaha, el español Maverick Viñales, ganador de la primera carrera de Catar, aunque luego se equivocó en sus estrategias en los siguientes grandes premios y se vio superado por varios pilotos, entre ellos los oficiales de Suzuki, Alex Rins y Joan Mir, vigente campeón del mundo de MotoGP, además de por el italiano Francesco "Pecco" Bagnaia y su Ducati Desmosedici GP21 oficial de fábrica.

Por ahora sólo las Yamaha han pisado el peldaño más alto del cajón, algo que ya es una buena referencia para los representantes de la fábrica de Iwata, que tendrán que observar muy de cerca entre los pilotos de Ducati tanto a "Pecco" Bagnaia como al francés Johann Zarco, quien con la Ducati Desmosedici GP21 de la escudería Pramac ha sido capaz de "firmar" dos segundas posiciones, que quedaron un tanto "frenadas" con su caída en Portugal.

En cualquier caso el rendimiento de las Ducati ha sido "brillante" en las primeras citas de la temporada, aunque con la llegada de Jerez quizás también se incrementen sus problemas al contar el circuito andaluz con una de las rectas más cortas del campeonato y, por tanto, con menos opciones para desplegar todo el potencial que poseen, mientras que esa misma condición puede beneficiar notablemente a las Yamaha y, por supuesto, también a las Suzuki de Alex Rins y Joan Mir.

Entre las Ducati, el australiano Jack Miller es una de sus grandes esperanzas y sólo los problemas de síndrome compartimental le han alejado de las posiciones de cabeza de la categoría, algo que debiera empezar a enmendar desde ya.

En Suzuki, Rins dio muestras de su potencial en Portugal hasta que se fue por los suelos y el campeón del mundo en título, Joan Mir, sin dar grandes exhibiciones, al menos está ahí, entre los mejores -quinto del campeonato-, con un primer podio ya en Portugal, tras un inicio de temporada con un cuarto y un séptimo en las dos primeras carreras de Catar, lo que le sitúa en una posición más que apropiada para defender su primer título mundial de MotoGP.

Otro contendiente al podio debería ser el español Aleix Espargaró, al que su Aprilia RS-GP le permite estar cada vez más cerca de los pilotos de cabeza de la categoría, lo que unido al buen chasis del que dispone la moto de Noale (Italia), le tendría que permitir dar un paso adelante y quizás ya, pelear por estar en el "cajón", el gran objetivo que se ha marcado para la temporada el piloto de Granollers.

Su hermano pequeño, Pol Espargaró, es otro de los que con la llegada de un circuito "más clásico", tendría que dar un salto adelante en la adaptación a la Repsol Honda RC 213 V, máxime cuando contará con la incuestionable e inestimable información de Marc Márquez y su equipo de anteriores temporadas.

El italiano Franco Morbidelli (Yamaha YZR M 1), sub campeón del mundo la pasada temporada, no ha tenido un comienzo demasiado brillante, nuevamente con problemas mecánicos en sus prototipos, por lo que el Ángel Nieto tendría que suponer un revulsivo para el transalpino, que esta temporada comparte talleres con su "profe" Valentino Rossi.

Una novedad en la carrera andaluza será el regreso del español Esteve "Tito" Rabat, actualmente piloto del mundial de Superbike, que sustituirá al lesionado Jorge Martín en esta carrera, a la espera de su regreso a la competición tras recuperarse de las lesiones que se produjo en su fuerte caída de entrenamientos en el circuito portugués de Portimao.

Otra situación distinta es la del fabricante austríaco KTM, que ha tenido bastante más problemas de los previstos en este inicio de temporada con la RC 16. Su mejor exponente es el surafricano Brad Binder, que tiene un quinto en Portugal como mejor resultado, mientras que el portugués Miguel Oliveira, vencedor de dos grandes premios la pasada temporada (Estiria y Portugal), no ha tenido un inicio de campaña demasiado bueno, ni en un feudo que parecía inexpugnable como era el circuito "de casa", en Portimao, por lo que tanto él como el surafricano necesitan dar "un giro" a su rendimiento en próximas citas.

Juan Antonio Lladós

(c) Agencia EFE