Emotivo. El día más esperado por la familia Heguy: el regreso de Pedrito a casa y el reencuentro con sus hermanos

Claudio Cerviño
·4  min de lectura
Pedro Heguy junto con sus padres, Paz y Eduardo, y sus hermanas, Luján y Pampa, más la mascota Loli: de vuelta a casa
Pedro Heguy junto con sus padres, Paz y Eduardo, y sus hermanas, Luján y Pampa, más la mascota Loli: de vuelta a casa

Fueron 84 días de angustia, incertidumbre, dolor, pero también de mucha fe. Si algo le sobró a la familia Heguy en estos casi tres meses fue la fe. La propia y la que le llegaba de todos lados, con cadenas de oración, con promesas, con mensajes de respaldo. Con buenas vibras. Eduardo Ruso Heguy y su esposa Paz Manau cambiaron drásticamente sus días y sus vidas desde aquel viernes 5 de febrero cuando todo era armonía y diversión en el club Chapaleufú, de Intendente Alvear, en La Pampa, y uno de sus hijos, Pedrito, de 11 años, sufrió una durísima caída de un caballo, mientras jugaba un partido de polo familiar.

Desde entonces, hasta este sábado 1° de mayo, pasaron por todas las sensaciones: desde sentir que perdían a Pedro hasta verlo evolucionar en el día a día luego de las primeras semanas con mayor riesgo, operación de cráneo incluida para descomprimir la zona, el traslado a Buenos Aires y el paso a paso de “un proceso largo de rehabilitación”, como siempre dijo el Ruso, cuádruple campeón del Abierto de Palermo, el torneo más importante del mundo.

Darío Sarmiento, de Estudiantes al City de Guardiola, que le vio "cosas de Messi"

La evolución de Pedrito fue lenta, pero segura. Pequeños pasos. Tratando de que no empeorara el cuadro. Por eso lo mantuvieron sedado durante dos semanas. Y después, tenerlo estabilizado era la victoria de cada día. Primero se fue despertando, después realizando pequeños movimientos, tomando las manos de sus padres cuando reconocía sus voces. Se incorporaba lentamente para caminar, lo sacaban a pasear por los jardines disfrutando del sol y hasta se permitía, con un excelente humor, mandarle mensajes de WhatsApp a su abuelo, el legendario Alberto Pedro Heguy, 17 veces campeón con Coronel Suárez en el Argentino Abierto. “Abuelo, andá preparando tus fucking caballos”.

Pedrito Heguy palpitando el sabroso asado con la familia
Pedrito Heguy palpitando el sabroso asado con la familia


Pedrito Heguy palpitando el sabroso asado con la familia

Pero todo fue distinto este sábado. Porque ya había recibido la autorización de los médicos para dar un paso gigante: volver a casa. Reencontrarse con sus hermanos, con su pieza, con su mascota. Sacarse fotos, grabar videos. Conmoviendo a familiares, amigos y allegados de la familia que estuvieron “haciendo el aguante” en estos tres meses. El rostro feliz de Pedro al compartir una imagen con Pampa y Luján, sus hermanas, o las charlas previas con su otro hermano varón, Cruz, devolvieron a Pedrito al hábito de la sonrisa. Esa que hoy por hoy vale doble, triple. ¡Vale la vida misma!

El reencuentro con sus hermanos y con Loli

¿Había que patear una pelota para sentirse pleno? Ahí estaba Pedrito cumpliendo con el pedido. Todo era bienvenido en esta jornada tan especial, tan largamente esperada. Porque lo que hubieran sido unas vacaciones normales y divertidas en el campo, allí donde los Heguy se sienten en casa disfrutando de los caballos, partidos, atardeceres y asados llenos de anécdotas, de pronto se transformaron para presentarles a todos una prueba de fuego. En especial, al accidentado.

Pedrito Heguy
Pedrito Heguy


Las muestras de afecto y apoyo que recibió Pedrito Heguy desde su accidente

Hace poco más de un mes, cuando Pedrito fue trasladado del hospital Austral al Fleni Escobar, el Ruso Heguy posteó un video muy sensible desde la habitación: en el fondo se veía a su hijo, observando la televisión. El ex campeón argentino se emocionó, como tantas veces al agradecer las muestras de afecto y el apoyo que les llegaba, y soltó una frase que marcaba lo que estaban viviendo: “Muy contentos de la evolución que Pedro va teniendo y muy agradecidos por los rezos, mensajes y la buena onda que nos van mandando. Sigan así, nosotros no vamos a bajar los brazos. Vamos a seguir acompañando a este guerrero, que viene peleándola y ganando esta batalla. Muchas gracias y un abrazo a todos”.

La revolución Crespo en San Pablo: cómo reflotó a un gigante dormido

El guerrero ha vuelto a casa. Seguirá haciendo rehabilitación, porque todo el proceso lleva sus tiempos, pero desde aquel 5 de febrero en el que la vida del Ruso Heguy y familia cambió para siempre, este sábado fue un día que soñaron muchas veces, incluso en aquellos días angustiantes en los que nada traía la calma y los pensamientos se veían envueltos en escepticismo. Como buen Heguy, Pedrito sacó pecho y dio un paso más hacia el podio de los campeones de la vida.