El emocionante video de chicos cantando y bailando en una escuela tenis de Camerún mientras esperan su turno para pegarle a la pelota

·3  min de lectura
El proyecto de tenis en Camerún; una forma de incentivar el deporte en los chicos en un continente postergado.
El proyecto de tenis en Camerún; una forma de incentivar el deporte en los chicos en un continente postergado.

“Dando esperanza a los chicos de Camerún a través del deporte del tenis”, es el lema de la Oyebog Tennis Academy, una organización sin fines de lucro fundada en 1999 por Joseph Oyebog, ex tenista de ese país africano e integrante del equipo de Copa Davis durante dieciséis series entre 1990 y 1997. Y el espíritu de la escuela quedó reflejado, en forma conmovedora, en un video que se volvió viral, en el que chicos y chicas cantan y saltan en la calle mientras esperan su turno para golpear la pelotita en una cancha improvisada en un patio.

La última chance para Del Potro: se operó la rodilla derecha por cuarta vez, sabiendo que no habrá más

Fue Yannick Noah, el último francés campeón de Roland Garros [en 1983], quien ayudó a que el video se difundiera. Ex número 3 del mundo, todavía hoy se lo recuerda, emocionado y con la muñequera con los colores de la bandera de Camerún, la tierra de su padre, al conquistar el trofeo en el Bois de Boulogne. Padrino de la Oyebog Tennis Academy, Noah publicó el video de los chicos en su cuenta de Instagram y las visitas se multiplicaron.

“Orgulloso de ver esto! @yannicknoah esto es inspirador”, escribió el tenista Jo-Wilfried Tsonga, otro francés de sangre africana: su padre, Didier, nació en Congo. “Asombroso!!! Qué lujo! Chapeau!”, le comentó Modesto “Tito” Vázquez, sabio ex capitán argentino de Copa Davis, de mucha afinidad con Noah. “Fabuloso!”, exclamó el francés Jeremy Chardy, actual 49° del mundo, ex 25°.

Proyecto de tenis para niños de Africa
instagram.com/otacameroon


Una postal del proyecto de tenis para niños de África: lo viven con alegría y mucho contagio. ( instagram.com/otacameroon/)

“Esto es puro amor y pasión por el tenis. Me encanta este video y envío mi gratitud a los entrenadores que hicieron que esto sucediera. Tan creativo, bien hecho! Me encanta cómo cantan y saltan mientras esperan su turno para golpear la pelota”, publicó el serbio Novak Djokovic, número 1 del tour. No exagera, Nole: el video, verdaderamente, eriza la piel.

Proyecto de tenis para niños de Africa
instagram.com/otacameroon


"Dándoles habilidades tenísticas y también habilidades para la vida", es uno de los lemas del proyecto de tenis para niños de Camerún, África, que tanta admiración generó. ( instagram.com/otacameroon/)

En el tenis, un deporte dominado por el Viejo Continente que luce momentos de transición en América, Oceanía y Asia, África sigue siendo el continente postergado, de cierta manera. Es verdad que es una tierra con prioridades y conflictos muy profundos como para que surjan nuevas raquetas. Pero el trabajo de Oyebog es todo un impulso para los chicos desfavorecidos de Camerún.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Desde su fundación, introdujo el tenis en más de 12.000 niños, “dándoles habilidades tenísticas y también habilidades para la vida. Estos incluyen valores como el trabajo en equipo, la determinación, la perseverancia, la amabilidad y la generosidad. La OTA también les ha dado confianza en sí mismos y la oportunidad de una vida mejor, y 20 de estos jugadores han obtenido becas universitarias o puestos de entrenador en los EE. UU. y Europa”.

Proyecto de tenis para niños de Africa
instagram.com/otacameroon


"Tratamos de darle esperanza a los chicos de Camerún a través del deporte", dice el ex jugador Joseph Oyebog, fundador de la Oyebog Tennis Academy, una organización sin fines de lucro. ( instagram.com/otacameroon/)

Según sentencia Oyebog, “con la guerra, la malaria y el VIH, el programa es un refugio seguro para los niños; un lugar al que ir donde se sientan bien consigo mismos. Cuando veo a un niño en la cancha sonriendo, con algo más en qué pensar además de la enfermedad y cuándo llegará su próxima comida; cuando tienen algo de luz en sus vidas, sé que todo vale la pena”.

Sin dudas, vale la pena.