Emiliano Martínez estalló de furia contra el VAR tras la derrota de Aston Villa con Manchester United en la Premier League

LA NACION
·2  min de lectura

El arquero argentino Emiliano Martínez todavía no puede digerir la decisión del VAR para sancionar el penal en favor de Manchester United cuya conversión significó el 2-1 de los locales sobre su equipo, Aston Villa, que definió el partido de este viernes por la Premier League. Furioso, "Dibu" citó un posteo con el video de esa acción en su cuenta de Twitter e irónicamente puso: "Lo mejor del partido". A eso le anexó un emoticón mostrando su fastidio.

Boca - River: horario, TV, formaciones y cómo ver online el superclásico de la Copa Diego Maradona

En el comienzo de la fecha del torneo inglés, dos minutos después de que Aston Villa había igualado el juego 1-1 tras el gol de Bertrand Traoré, Paul Pogba forcejeó con Douglas Luiz en el área, le tiró un manotazo, se dejó caer y Michael Oliver sancionó penal, con el VAR avalando la decisión. De nada valió la protesta de los visitantes, que se sintieron perjudicados.

Bruno Fernandes batió a Martínez cara a cara al ejecutar el disparo desde los doce pasos y con ese tanto, Manchester United alcanzó momentáneamente a Liverpool en la cima del torneo, con 36 puntos. Aston Villa, en tanto, con la derrota quedó a 10 unidades y perdió la posibilidad de alcanzar el tercer lugar en esta fecha, aún con un partido menos.

En una semana, el marplatense arquero de Aston Villa pasó de estar casi un mes sin que le hagan un gol, a sufrir el primer tanto luego de cuatro partidos en el 1-1 con Chelsea y padecer esta derrota en Manchester, con mucha bronca. Por la determinación de los jueces y porque acertó hacia dónde le pateó el penal Fernandes, pero no pudo evitar la conversión ni la derrota.

"Happy New Bear": la original bienvenida que recibió Pratto en su nuevo club

En el otro encuentro de la fecha, West Ham superó por 1-0 como visitante a Everton, que llevaba cinco partidos sin perder. En el conjunto vencedor, Manuel Lanzini ingresó a 17 minutos del final, cuando el juego estaba igualado sin goles. Tomas Soucek marcó la diferencia a los 41, casi llevándose por delante la pelota de un despeje.