Emiliano Buendía: quién es el tapado de la selección argentina y la charla con Lionel Messi que le cambió la vida

·6  min de lectura
Emiliano Buendía junto a Lionel Messi y Lautaro Martínez en un entrenamiento con la selección Argentina; el plantel se prepara con la mira puesta a las Eliminatorias y la Copa América
AFA Oficial

Aquella breve charla del 28 de abril de 2015 le quedó marcada a fuego. Por el escenario, por el momento y, fundamentalmente, por quien estaba del otro lado. Barcelona ya goleaba a Getafe por 5-0. En los pasillos del Camp Nou, los futbolistas se preparaban para salir a disputar el segundo tiempo. “Hola, ¿cómo andas? ¿Querés jugar para la selección de España o la Argentina?” , escuchó Emiliano Buendía, que levantó la mirada y abrió sus ojos, gigantes. La consulta, nada menos, era de Lionel Messi, autor de dos goles aquella tarde. “Para Argentina, yo quiero jugar con vos”, le respondió el jovencito marplatense.

“Honestamente, no podía creer que Leo supiera quién era yo”, explicó alguna vez Buendía, de 24 años, una de las nuevas caras en el seleccionado que dirige Lionel Scaloni con vistas a las eliminatorias sudamericanas y la Copa América. Pero a Messi nada se le escapa. Escucha, observa, pregunta. Porque también el actual futbolista de Norwich City, de Inglaterra, entiende lo que es vestirse de albiceleste: formó parte del equipo Sub 20 que, bajo el mando de Humberto Grondona, disputó el Mundial de Nueva Zelanda en 2015, en el que quedó eliminado en la primera etapa. “Jugar con esa camiseta fue una de las cosas más lindas que me pasaron”, reveló. Pero, además, previo a eso, Buendía tuvo algunas participaciones con el Sub 19 español, lo que lo puso en una disyuntiva… “Por supuesto que quiero jugar para la Argentina”, le insistió a Messi.

Emiliano Buendía festeja un gol para Norwich City, de Inglaterra
Emiliano Buendía festeja un gol para Norwich City, de Inglaterra


Emiliano Buendía festeja un gol para Norwich City, de Inglaterra

Emiliano nació el 25 de diciembre de 1996 en Mar del Plata. Empezó el jardín en el Instituto Peralta Ramos y se acercó a jugar al fútbol al club Cadetes, a los 5 años. Allí se cruzaría en su camino Juan Esnaider, otra pieza clave en la formación de Buendía. El chico emigró a España cuando tenía 11 años gracias a una prueba que el ex delantero le gestionó en la cantera de Real Madrid. “Desde pequeño tuve en claro que quería jugar al fútbol. Me fui muy chico y no miré hacia atrás en ningún momento”, explicó el futbolista en 2019 en una entrevista con LA NACION.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En agosto de 2008, Buendía se instaló en Madrid en la casa familiar de Esnaider. También estaba Santiago Feuillassier, otro chico oriundo de Mar del Plata que jugaba en las inferiores merengues. Emiliano marcó un gol en una final contra Barcelona y los blancos decidieron ficharlo. Vio de cerca a Cristiano Ronaldo, Kaká, Gonzalo Higuaín y Karim Benzema, entre otros. “En la cantera, Raúl habló mucho con nosotros, los atacantes: nos explicó cómo movernos dentro de la cancha, cómo mantenernos en el campo, cómo jugar con los compañeros. Y a mí me encantaba ver a Higuaín”, confesó el volante ofensivo.

Con el tiempo, el resto de su familia (padres, hermanos, tíos, abuelos y primos) también se instaló en España. Recientemente, en ESPN, Oscar Ruggeri reveló una anécdota que tiene como protagonista a Eduardo, el papá de Emiliano. “Él trabaja como jardinero en Madrid en casas de muchos futbolistas. En la mía, en la del español Míchel, la del Cata Díaz. Yo lo conozco a ‘Emi’ desde chiquitito. Una familia hermosa, de primera. Con el papá estoy en contacto permanente, es un hombre que sigue trabajando sin parar”, detalló el campeón del mundo en México 1986.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Buendía, (mide 1,72 metro y es hincha de River) transitó dos años en Real Madrid. Se sabe: nada en sencillo en la cantera madridista. Sin demasiado espacio y pocos minutos de juego, aprovechó otra prueba en Getafe, el club “azulón” del sur de la capital española. Creció, fue dando pasos sólidos. Se afirmó en el conjunto filial en la Segunda B (la tercera división española). Hasta que en diciembre de 2014, previo a su cumpleaños N° 18, hizo su debut con el primer equipo contra Eibar por la Copa del Rey. Un par de meses después, en febrero de 2015, vivió su estreno en La Liga frente a Almería. Tiempos en los que llegaría su breve e inolvidable charla con Messi.

Nicolás Tagliafico, Angel Correa, Angel Di María, Papu Gómez, Emiliano Buendía y Leandro Paredes, en un alto en un entrenamiento de la selección argentina
Nicolás Tagliafico, Angel Correa, Angel Di María, Papu Gómez, Emiliano Buendía y Leandro Paredes, en un alto en un entrenamiento de la selección argentina


Nicolás Tagliafico, Angel Correa, Angel Di María, Papu Gómez, Emiliano Buendía y Leandro Paredes, en un alto en un entrenamiento de la selección argentina

Luego del descenso de Getafe en la temporada 2015/16, Buendía fue cedido a Cultural Leonesa, también de la segunda española. Sin lugar en los “azulones” de Madrid, fue vendido a Norwich City en un millón y medio de euros. Sería el paso que le cambiaría su carrera profesional para siempre. En la última temporada, ‘Emi’ resultó elegido el mejor jugador de la Championship inglesa (segunda división). Una pieza clave en el ascenso de su institución: jugó 39 de los 46 partidos, convirtió 15 goles y coronó 17 asistencias.

Claro, Buendía es uno de los ídolos “canarios” en este nuevo ascenso a la Premier League. Previo a esto, en la temporada 2018-2019 ya había logrado otro título que los catapultó a la primera división, aunque no consiguieron sostenerse. En Norwich vive con su mujer española, Claudia, y sus dos hijos: Thiago (3 años) y Giovanni (de apenas dos meses). “La ciudad es chiquita, tranquila, linda. Está al Este, a dos horas en automóvil de Londres y a 20, 30 minutos de la playa”, subraya.

¿Cuáles son las principales características en el juego del marplatense? En Norwich conforma una gran dupla con el artillero finlandés Teemu Pukki. “Siempre jugué más de enganche, detrás del N° 9. Me gusta estar en contacto con la pelota y asociarme. Profesionalmente jugué más volcado a la banda, con recorrido y ayuda defensiva. Pero en cuanto el equipo tiene la pelota intento ir por el medio, participar del juego y dar asistencias. Soy un futbolista de contextura más bien chica”, se describe.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Nada es casual en este camino transitado por Buendía. Por algo a principios de año -también en las últimas semanas- el Arsenal inglés se mostró interesado en su ficha. Se habla de 40 millones de euros por su pase. Recientemente lo llamó Pablo Aimar, el primero en avisarle que estaba bajo la órbita de Scaloni.

Ahora, Buendía es parte de la burbuja argentina en el predio de la AFA. La ‘ciudad selección”, en Ezeiza. Esta vez, al lado de Messi. “Yo quiero jugar con vos”, le había dicho. Será realidad. Un espacio para darle forma a sus grandes anhelos futbolísticos, tal como confesó en el diario AS. “Mi sueño es jugar la Copa América, el Mundial, todo. Vengo con la ilusión de quedarme. Por supuesto, con toda la humildad del mundo, pero es lo máximo y todo el mundo quiere un puesto. Yo tengo esta oportunidad y la quiero aprovechar”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.