Eliminatorias: entre lesiones, virus y protocolo, la selección de Lionel Scaloni se convirtió en un rompecabezas

Ariel Ruya
·5  min de lectura

Lionel Scaloni no tiene suficientes pergaminos en su carnet profesional, pero suma el beneplácito de los jugadores que suelen integrar la nómina del seleccionado. Los citados -hay una nómina global establecida, más allá de algunos apellidos que entran o salen- se reconfortan en su conducción. El grupo está unido, un reflejo que se potenció en la doble fecha de eliminatorias pasadas, con los triunfos frente a Ecuador y Bolivia, en La Paz. Y no sólo por los resultados, sino por los pequeños gestos. El desafío es potenciar esa mística de conjunto con un contexto adverso, el de la pandemia. Porque el seleccionado se convirtió en un rompecabezas.

Las lesiones repentinas son una circunstancia que hay que tener en cuenta. Además, hay que sumarle los contratiempos en el mundo de hoy: el virus, los tests, el protocolo. Sobre todo, la problemática del rebrote en buena parte de Europa.

Las primeras horas en Ezeiza

El joven conductor no puede pensar solamente en la táctica y la estrategia. Hay que tomar nota de todo lo que ocurre alrededor. Este jueves, a las 21, contra Paraguay, en la Bombonera, y el martes próximo, a las 21.30, contra Perú, en Lima. con la necesidad de chequear hasta en los aeropuertos, por si un convocado no puede salir del país de origen.

El análisis de Ayala, un asistente

El caso de Lucas Martínez Quarta, defensor de Fiorentina, es todo un símbolo. Se realizó un hisopado por el Covid-19 y dio negativo. Sin embargo, la Azienda Sanitaria Locale (el organismo de salud) todavía no autorizó la salida del futbolista desde Italia, que vuelve a estar en alerta. José María Callejón, un compañero en Fiorentina, dio positivo.

El ente sanitario frenó la salida de todos los futbolistas desde la región de Toscana e impidió el viaje del exjugador de River a Buenos Aires. El zaguero perdió la reserva de vuelo y para Scaloni es fundamental. Si lo dejan, llegaría mañana, un día antes del encuentro. ¿Podrá jugar con un entrenamiento previo o lo reservan? Así, Nicolás Otamendi actuaría junto con intérpretes sin rodaje internacional, como Leonardo Balerdi y Lisandro Martínez, convocados en las últimas horas. ¿Nehuén Pérez, de 20 años o Walter Kannemann? Se parece a una improvisación involuntaria.

La selección, con el liderazgo de Messi

Paulo Dybala y Marcos Acuña ni siquiera viajaron y Toto Salvio tuvo una seria lesión durante el triunfo de Boca sobre Newell's en Rosario. El delantero cordobés, que jugó 15 minutos en el 1-1 entre Juventus y Lazio por la Serie A, no viajó "por presentar síntomas generales genitourinarios, siendo necesario reposo deportivo y evaluaciones", según el parte médico oficial. Minutos antes de que Scaloni confirmara el equipo para enfrentar a Ecuador, sorprendió su ausencia: Dybala fue desafectado debido a un malestar estomacal. La relación entre el crack de Juventus y el equipo nacional suele ser traumática.

Acuña tuvo una molestia muscular en el isquiotibial derecho, sufrida en el choque entre Sevilla y Osasuna. Salvio sufrió un desgarro. Mientras, Germán Pezzella, otro de los preferidos del entrenador, se recupera de un esguince de tobillo derecho. En algunos casos, las lesiones se deben a la extensa inactividad por la pandemia. Como el caso de Juan Foyth, con un desgarro.

El bajo nivel de River

La lista suma parches y remiendos. Salen y entran intérpretes, en medio de un escenario de confusión, que excede al cuerpo técnico. Por la mañana llegaron a nuestro país Lionel Messi, Ángel Di María y Leandro Paredes y se sumaron tres futbolistas del fútbol local: Franco Armani, Gonzalo Montiel (el único lateral derecho) y Esteban Andrada. Por la tarde, se completó la nómina, con figuras de Europa, como los casos de Nicolás Tagliafico y Lautaro Martínez, también con problemas físicos y que deberán ser evaluados en el predio de Ezeiza. Todos fueron testeados y a partir de hoy empezarán las prácticas formales.

Lejos del seleccionado sigue Sergio Agüero, que volvió a jugar a mediados de octubre tras una larga inactividad por una lesión en la rodilla izquierda, que derivó en una operación. La intención de Scaloni era convocarlo, pero al poco tiempo se volvió a lesionar, esta vez una molestia muscular, por lo que tendrá que esperar hasta fines de marzo para una nueva oportunidad. En realidad, el mal de ausencias se potencia en esta doble jornada, aunque la primera lista ya tuvo serios contratiempos.

Agustín Marchesín, Walter Kannemann, Giovanni Lo Celso y Nicolás González fueron algunos de los soldados que se fueron cayendo en la antesala de Ecuador y Bolivia. El defensor de Gremio fue el único que no estaba lesionado: quedó al margen por atravesar el coronavirus. Los contratiempos son tan grandes que Juan Musso, arquero de Udinese, se lesionó en la breve estadía argentina en la fecha anterior y hasta debió ser operado de la rotura del menisco interno de la rodilla derecha.

Ser entrenador de un seleccionado siempre ofrece riesgos. Es un desafío enorme. Pero ahora, en estos tiempos, debe estar atento a todos los detalles. Futbolísticos, sanitarios, humanos y logísticos.