Eliminatorias. Eduardo Berizzo y su plan del uno contra uno en Paraguay para enfrentar a la Argentina

Claudio Mauri
·4  min de lectura

La carrera como director técnico de Eduardo Berizzo está cerca de cumplir 10 años, desde que tuvo una primera experiencia en Estudiantes de La Plata y un tránsito posterior más extenso en el fútbol español, con mejor suceso en Celta y Sevilla que en Athletic Bilbao. En su función de primer responsable de un equipo aplica el ideario que fue asimilando como ayudante de campo de Marcelo Bielsa en el seleccionado de Chile, entre 2007 y el Mundial de Sudáfrica 2010.

Entre lesiones, virus y protocolo, la selección de Lionel Scaloni es un rompecabezas

Al frente de Paraguay desde principios de 2019, y a dos días de enfrentar a la Argentina por la tercera fecha de las eliminatorias, "Toto" Berizzo concibe el partido en la Bombonera (jueves a las 21) como una batalla colectiva compuesta de duelos individuales, un concepto muy arraigado en el bielsismo.

"Para enfrentar a un rival de alto nivel como la Argentina, lo prioritario es equiparar los uno contra uno. Encontrar respuestas defensivas para la calidad de sus atacantes. No desconocemos la jerarquía del rival, pero también sabemos que somos un equipo muy dinámico, agresivo, de un gran ida y vuelta. Hay que imprimirle al partido la velocidad a la que nos gusta jugar, hacer posesiones largas y profundas. Necesitamos sentirnos dueños del balón y jugar con el convencimiento de que lo que hacemos nos va a permitir ganar", expresó Berizzo en la conferencia de prensa que brindó en Asunción, tras la práctica en Ypané.

Messi maniobra ante la marca de Miguel Almirón en el último partido entre Argentina y Paraguay
Fuente: Archivo - Crédito: Fabián Marelli

El entrenador nacido en Cruz Alta (Córdoba) tiene la misión de clasificar a Paraguay después de que la ausencia en los últimos dos mundiales interrumpiera una presencia continua en los cuatro anteriores. Empezó la ruta a Qatar con un 2-2 de local ante Perú ("fue una decepción", reconoció Berizzo) y un triunfo 1-0 de visitante frente a Venezuela ("nos levantó el ánimo").

Berizzo ya se midió con el equipo de Lionel Scaloni en la Copa América de Brasil. Bajo la presión de haber perdido en el debut ante Colombia, la Argentina sufrió para rescatar un 1-1, luego de un penal sancionado por el VAR y convertido por Messi, y de que Franco Armani le atajara un penal a Derlis González. Consultado sobre si ese partido fue un parámetro, Berizzo respondió: "Haciendo la salvedad de que ningún partido es igual a otro y de que los momentos de los futbolistas son otros, pueden suceder cosas similares. Especialmente en cómo achicamos espacios en defensa, defendemos en cercanías y atacamos en velocidad y verticalidad. A nivel táctico y estratégico, lo de la Copa América es una referencia".

Berizzo se fue quedando sin varios jugadores por lesiones. Las últimas bajas fueron las de Andrés Cubas, el volante nacido en Misiones y formado en Boca, y Blas Riveros. "Lamentablemente sufrimos varios lesionados. Debe prevalecer la idea de equipo por encima de las individualidades". Debido a estas contingencias, es posible que Junior Alonso, el exzaguero de Boca, ocupe el lateral izquierdo.

Después de haber jugado en 2018 un amistoso para la Argentina con Lionel Scaloni, el mediocampista Gastón Giménez, ex Vélez, es una pieza importante en la salida limpia de la pelota que pretende Berizzo. "Necesitamos un medio campo dinámico para evitar la presión argentina, eso dependerá del buen pase y la movilidad del todos. Somos un equipo con mucha posesión y dinamismo. Eso es lo que vamos a poner en juego. Necesitamos adueñarnos de la pelota, ser agresivos y valientes. Preparamos todos los partidos para ganar. Tenemos mucha confianza", agregó el entrenador.

Berrizo, que seguramente incluirá entre los titulares a Ángel Romero (delantero de San Lorenzo) y Miguel Almirón (ex Lanús), retomó la premisa de los emparejamientos por toda la cancha: "Hay que cuidarse de la capacidad individual de la Argentina para imponerse en el uno contra uno. Que no reciban cómodo, necesitamos ayudas entre nosotros, que no elaboren el juego, que no encuentren a sus volantes con comodidad y se adueñen del partido. El partido por la Copa América significó un hallazgo en el sentido de que retrocedimos muy bien juntos y salimos en velocidad, en una transición muy rápido. En pasar muy rápido de defensa a ataque y viceversa estará la clave del partido".

El ciclo de Berizzo en la Albirroja abarca 15 encuentros, con cuatro victorias, seis empates y cinco derrotas. Avizora una clasificación muy dura: "Los partidos en las eliminatorias son muy cerrados, un detalle cambia un desarrollo. Una pelota detenida bien ejecutada puede significar el triunfo. Las diferencias entre los equipos son cada vez menores. Imaginamos ante la Argentina un partido difícil, pero sentimos ilusión porque estamos en un ambiente muy bueno en cuanto a convivencia, se respira optimismo. Salimos fortalecidos de la primera doble jornada, con el ánimo en alto".