Elecciones en Boca. Christian Gribaudo con LA NACION: "Lástima que un ídolo como Román eligió asociarse con Ameal, que fue el peor presidente"

Pablo Lisotto
lanacion.com

Gribaudo posa para LA NACION: secretario del club hasta el comienzo de la campaña electoral, apunta a dar el salto a la presidencia

Christian Gribaudo tiene 46 años. Es candidato a presidente de Boca por la Agrupación "La Mitad + vos", acompañado en la fórmula por Juan Carlos Crespi. Fue el secretario general del club durante el segundo gobierno de Daniel Angelici (el actual). Es el secretario general de la Fundación Boca Social y presidente del Instituto de Previsión Social de la Provincia de Buenos Aires. Fue diputado nacional por la provincia de Buenos Aires (2007-2011).

LA NACION presenta esta entrevista sobre la base de un cuestionario idéntico al realizado a los otros dos candidatos presidenciales: Jorge Ameal y José Beraldi.

-En caso de que gane, ¿quién será el próximo DT de Boca y quiénes los primeros refuerzos del equipo?

-El objetivo está puesto en que Boca termine el año puntero. Por eso, lo más sensato es no hablar ni del futuro del DT ni de las posibles incorporaciones. Después sí, me juntaré con el director deportivo, Nicolás Burdisso, para hablar del técnico y del armado del plantel.

-¿Cuál es el proyecto que tiene para aumentar la capacidad de espectadores en la Bombonera?

-Presentamos un proyecto para elevar la capacidad a 100.000 espectadores. Para ello hay que comprar las dos medias manzanas que están atrás de los palcos. Será en el mismo lugar, ampliada, para más socios y con la misma esencia y estética de la Bombonera actual.

Gribaudo posa para LA NACION, en el último tramo de la campaña electoral. El domingo, Boca elegirá nuevo presidente

-¿Cuál será su política en relación a los socios activos y adherentes?

-Han pasado 30.000 socios adherentes a socios activos desde que comenzó este programa. Y muchísimos adherentes tienen un cupo, mediante el cual vienen a la cancha cuando Boca juega de local. La verdad es que estamos contentos con el programa y cómo viene funcionando, aunque sabemos que no es la solución de fondo. La solución de fondo es la ampliación de la Bombonera. La que proponemos nosotros apunta a darle lugar a muchísimos socios que tendrían que estar en la cancha y no tienen lugar, y que los adherentes tengan un cupo mayor o que pasen a activos como lo vienen haciendo.

-¿Cómo será la relación de Boca con River y la AFA?

-Lo más importante es tener una presencia estratégica, contínua y sin tantas declaraciones sino más con un trabajo silencioso y permanente de Boca tanto en AFA como en Superliga, en Conmebol y en FIFA. Con respecto a River, soy una persona que busca siempre la unión, la charla y el diálogo. Pero primero voy a trabajar muy fuerte para buscar la unión de los hinchas de Boca, hablando con los que representaron listas opositoras, y trabajar para cerrar la grieta en Boca.

-¿Cuál es la receta para volver a ganarle a River y volver a levantar una Libertadores?

-Siempre hay momentos en la vida. A veces te va muy bien o otras veces no tan bien. Lo importante es no caerse y no pensar que habrá revancha. En Boca se viene un gran momento. De mucho éxito, y se van a dar los resultados porque antes se dieron los procesos. Si no tenés el mejor centro de entrenamiento en Ezeiza, no van a llegar los mejores chicos. Y quiero tener el mejor plantel, de hombres y chicos que vistan la camiseta de Boca y se quieran quedar a ganar todo. La obsesión por ganar la Libertadores se quita cuando empecemos a tener resultados positivos. La suerte forma parte, pero no es lo principal. Quiero una visión estratégica del fútbol en Boca. Yo no quiero tener 70 jugadores que pasen por Boca, a ver si alguno tiene suerte y le va bien. Quiero formar bien a los chicos de las inferiores, y elegir bien a los que lleguen, que no son aquellos que puedan jugar en cualquier club, sino los que puedan vestir la camiseta de Boca.

-¿Cómo trabajará para erradicar a los barrabravas?

-Es un tema que tiene que ver con un trabajo fuerte del estado y del gobierno de turno. Lo importante es terminar con cualquier tipo de violencia en la Argentina. Y la que hay en el fútbol no le conviene a nadie: ni a los directivos, ni a los jugadores, ni a la gente que quiere ir a la cancha en paz. Hay que trabajar buscando modelos que funcionaron en otros países del mundo, donde hay barras de animación -porque a todos nos gusta el color y la fiesta en la cancha-, pero a mí también me gusta que haya fiesta en las dos tribunas. Yo quiero que haya hinchas de Boca en cualquier cancha. Y lamentablemente venimos retrocediendo en este aspecto porque hay cada vez más inseguridad y violencia. Yo quiero dar todo desde mi cargo para sentarme en cualquier mesa que nos llamen desde el gobierno que sea para participar y encontrar la mejor solución.

Gribaudo posa detrás de la maqueta de la Bombonera, tal como propone remodelar

-¿Qué propuestas tiene para generar más recursos para el club?

-Tenemos los mejores sponsors, las mejores marcas asociadas al club, y muy buenas propuestas comerciales, pero no las tenemos de casualidad. Las tenemos porque hay un equipo que trabaja para eso. Para que Boca sea no solamente un club de barrio, con todo el orgullo que significa pertenecer a la República de la Boca, sino también potenciarlo hacia el mundo para que tengamos presencia internacional, como hoy tenemos en el mercado asiático con la participación de equipos juveniles en campeonatos, generando más ingresos que permiten tener mejores planteles. Le hablo al socio de superávit y me dice "¿De qué me sirve eso?", pero ahora viene la etapa de inversión en un plantel competitivo, y la inversión en nuestras inferiores.

-¿Cuál será su política en divisiones juveniles y a nivel social?

-Cuando cualquier directivo quiere acercarse al club tiene que entender que es una asociación civil sin fines de lucro. Así será siempre. Lo que hay que hacer es que el socio tenga más participación. Lo que quiero hacer es abrir 20 casas del socio de Boca en toda la Argentina. Boca es federal y está en todo el país. Si abrimos solo una casa del socio en la Boca seguimos teniendo la misma discriminación con el socio que está en Tierra del Fuego o en Jujuy. Entonces vamos a trabajar para tener una sede en cada provincia y en el conurbano también. ¿Sabés que lindo es llegar a una provincia y conocer la casa de Boca? Eso va a revolucionar la Argentina.

-¿Qué le aporta su candidato a vicepresidente?

-Somos una fórmula muy interesante. Juan Carlos (Crespi) me aporta su experiencia y sabiduría, por todo lo que ha vivido en el club. Esa mirada de distintas generaciones. Y lo valoro por su rol, siempre cerca del vestuario, de los planteles, siempre buscando y consiguiendo soluciones. Y también con una mirada en lo que tiene que ver con Boca en los organismos, en AFA, en Superliga, en Conmebol. Nos apoyaremos mutuamente.

-¿La presencia de Riquelme en estas elecciones sentencia el resultado?

-Riquelme es el ídolo de todos. No me gustaría que por haber elegido él dónde participar deje de ser el ídolo de todos, el de mi hijo, el mío. Creo que lo que el socio elige en diciembre es el presidente de Boca. Y es el equipo que va a tener el presidente de Boca. Yo tengo 46 años, le dedico mucha energía y mucho esfuerzo. Me he formado para conducir equipos. Creo estar capacitado para hacerlo en Boca porque además tengo el sentimiento por sobre todas las cosas. Y creo que más allá de que los ídolos tomen parte de una contienda electoral, el socio vota un presidente y un equipo que va a rodearlo. El día que me toque ganar, a uno de los primeros que llamo es a Román, porque los ídolos tienen que estar cerca del club, como hoy me acompañan Chicho Serna o Pepe Basualdo. Hoy Román eligió formar parte de una lista, pero si gano lo voy a convocar. Lástima que un ídolo eligiera asociarse con Ameal, que fue el peor presidente en la historia del club. Casi lo funde y lo puso a dos puntos de la Promoción.

-¿Por qué habría que votarlo?

-Hasta acá Boca hizo un camino de mucha solidez económica, muchas obras y muchos títulos locales. A partir de esta vara muy alta en lo institucional, lo que quiero es trabajar estratégicamente en el fútbol, para ganar lo que falta, que son las copas internacionales. Para seguir manteniendo el club de pie. Porque es muy fácil chocarlo y muy difícil mantenerlo de pie. Creo que sería bueno que los socios puedan evaluar dentro de cuatro años cómo fui como presidente. Y espero que los socios me den esa oportunidad. Tengo mi estilo. No soy el hombre de nadie ni igual que otro.

Qué leer a continuación