Los motivos ocultos de Trump en su cruzada contra Amazon

La guerra fría que se estaba produciendo entre Donald Trump y el fundador de Amazon, Jeff Bezos, ha dado paso a una enconada batalla en la que ambos están haciendo uso de todo sus recursos disponibles para atacar al otro. Los últimos terrenos de batalla han sido las redes sociales y el periódico The Washington Post, propiedad del empresario y azote frecuente de la gestión del presidente.

Ya durante la campaña Trump arremetió duramente contra Amazon, pero en los últimos días sus ataques se han hecho más continuos y duros. En su cuenta de Twitter, el magnate acusó a la compañía de Bezos de “hacer un gran daño” a todo el sector con sus tácticas fiscales y provocar pérdidas de empleo en todo el país: “Pueblos, ciudades y estados a lo largo de Estados Unidos están siendo dañados”, escribió.

El mensaje tuvo un gran impacto y provocó numerosas reacciones en la sociedad. También en la Bolsa donde los valores de Amazon se desplomaron un 1% tras las duras palabras del presidente. Pero, ¿era verdad lo que decía Trump?

La respuesta es que a medias. Si bien es cierto que algunas empresas de comercio minorista como JCPenny o Kohl han sufrido duramente la irrupción del gigante del comercio electrónico, también es verdad que Bezos ha generado numerosos puestos de trabajo.

De hecho, hace poco más de seis meses anunció que iba a crear 100.000 empleos en Estados Unidos en el próximo año y medio, una cifra que no se puede desdeñar. Además desde abril ya recauda impuestos en los estados en los que vende directamente, por lo que probablemente el ataque de Trump tuvo más que ver con otras cosas que con la creación de empleos.

Trump (i) y Bezos (d) reunidos (Reuters).

¿Qué cosas? Hace unas semanas Jeff Bezos se convirtió en el hombre más rico del mundo al adelantar en la lista Forbes a Bill Gates con una fortuna que supera los 90.000 millones de dólares. Además de Amazon, desde el año 2013 posee también el prestigioso periódico Washington Post, que compró por 250 millones de dólares.

Este rotativo, que siempre ha presumido de imparcialidad y de buena información, -fue el que destapó el escándalo del Watergate-, ha sido muy crítico con Trump desde que se postuló a la presidencia. En las últimas semanas, ha informado puntualmente a sus lectores sobre la supuesta reunión del hijo del magnate con una abogada rusa antes de los comicios y ha criticado duramente la tibia posición del presidente en los ataques racistas que se han producido en Charlottesville.

El titular del editorial no puede ser más claro: “El señor Trump consuela a los racistas”. Un vistazo por la portada del rotativo muestra que este tipo de titulares no son aislados: “Trump tiene un largo historial fomentando la división racial”, “La falta de disciplina de Trump deja a su nuevo jefe de gabinete frustrado y consternado” o “Es indefendible que los republicanos se queden con Trump” son algunos de los artículos más destacados .

La portada del Washington Post atacando a Trump.

A tenor de lo visto parece clara la relación entre los ataques del presidente a Amazon y las respuestas del rotativo a la labor del mandatario. Lo preocupante es que el hombre más poderoso del planeta pierda el tiempo criticando a una de las empresas más potentes del mundo, mientras que en el país la sociedad está en pie de guerra –miembros de su partido incluidos- por el tratamiento de la crisis racista. Que el Ku Klux Klan sea uno de los pocos grupos que le han apoyado demuestra que Trump se está quedando solo.

Javier Taeño (@javiertaeno)