La foto de 300 policías juntos que ha causado indignación en California: un "superevento de contagio" de COVID-19

Jesús Del Toro
·3  min de lectura

Los departamentos de policía tienen el deber de proteger a sus comunidades de los peligros y propiciar su seguridad, sobre todo en casos en que, literalmente, la salud y la vida de la población están en juego.

Pero lo que el Departamento de Policía de Long Beach, California, en el área de Los Ángeles, hizo cuando se tomó una foto de 300 oficiales reunidos fue, en realidad, contrario a esa misión y en sí una amenaza para los presentes y su comunidad.

La policía de Long Beach se mostró poco juiciosa ante el covid-19 durante un evento reciente que reunió a cientos de oficiales. (Getty Creative)
La policía de Long Beach se mostró poco juiciosa ante el covid-19 durante un evento reciente que reunió a cientos de oficiales. (Getty Creative)

El pasado 5 de noviembre oficiales del Departamento de Policía de Long Beach se reunieron en el centro de convenciones de esa localidad y se tomaron una enorme foto colectiva para marcar el final de una serie de entrenamientos para enfrentar posibles disturbios postelectorales.

Tales disturbios en realidad no tuvieron lugar pero lo que sí sucedió es que la aglomeración de unos 300 policías, juntos codo con codo, violó los lineamientos básicos de distanciamiento social. En esa foto ciertamente se ve a prácticamente a todos los oficiales usando mascarillas, pero en otra imagen de esa reunión se ve a muchos sin cobertura facial y a muy poca distancia unos de otros.

Ante ello, de acuerdo a la televisora NBC News, dos grupos comunitarios presentaron quejas formales en contra de ese departamento de policía.

“No solo esa reunión violó los mandatos del Departamento de Salud, sino que hubo una contradicción directa y con impunidad de los llamados del alcalde Robert García a que todas las personas, incluidos los empleados municipales, practiquen el distanciamiento social y el uso de máscaras”, indica la queja de las organizaciones People of Long Beach (La gente de Long Beach) y Long Beach Reform Coalition (Coalición por una Reforma de Long Beach).

Esos grupos, y muchas otras personas, consideraron que esos oficiales de policía protagonizaron, bajo la dirección del propio jefe y otros altos mandos de esa corporación y con plena intención y conocimiento, un “superevento de difusión” del covid-19.

Ante el clamor social provocado por esa reunión multitudinaria de oficiales del orden en plena pandemia, la vocera del Departamento de Policía de Long Beach, Allison Galllagher, dio una declaración en la que explicó que organizaron ese evento de capacitación porque les pareció importante que a sus oficiales “se les reconociera y agradeciera por el tiempo, dedicación y sacrificio durante este tiempo de elecciones”.

No es claro qué tiene que ver eso con omitir de modo descarado y ominoso una medida fundamental de salud pública como es el distanciamiento social, pero Gallagher añadió que al terminar ese evento “una fotografía les fue tomada a oficiales con cobertura facial…“.

Otras imágenes de ese encuentro, con policías muy juntos y sin mascarillas, salieron también a la luz.

La vocera dijo que no se ha detectado ningún caso de covid-19 que hubiera tenido su origen en ese evento y aunque añadió que “reconocemos las preocupaciones potenciales de salud y seguridad en relación al covid-19 que surgen de esa foto”, no hubo una aceptación de que la aglomeración de personas que se muestra en la imagen (y otras que no fueron captadas pero que quizá sucedieron durante el citado encuentro policial) nunca debió haber sucedido.

Esa foto, aunque exprese un espíritu de unidad policial, en realidad da mal ejemplo: cuando el distanciamiento social y las mascarillas son opciones clave para salvar vidas, los oficiales cuyo deber es justamente proteger a la sociedad deberían ser los primeros en cumplir las medidas de protección contra el covid-19.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

México, el paraíso donde a los estadounidenses no les prohíben nada en tiempos de COVID-19

El colmo: Burócratas de la Secretaría de Salud en México arman fiestón de fin de año

La explicable cobardía de México para no decir que está en semáforo rojo

Muere médico hispano que trabajó heroicamente día y noche atendiendo a pacientes con COVID-19 en Houston

EN VIDEO: La "rebelión" de ciudades en California para tener mayor control sanitario