El PP trata de controlar los daños tras la operación anticorrupción en Madrid

El Partido Popular pidió el martes no generalizar a todo el partido los comportamientos corruptos que se han dado entre algunos de sus altos cargos en los últimos años, afirmando que las responsabilidades por la trama más reciente investigada por la justicia se limitaban a casos individuales en Madrid. En la imagen, el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, rodeado de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y del coordinador del partido, Fernando Martínez-Maillo, el 12 de febrero de 2017 en Madrid. REUTERS/Sergio Pérez

MADRID (Reuters) - El Partido Popular pidió el martes no generalizar a todo el partido los comportamientos corruptos que se han dado entre algunos de sus altos cargos en los últimos años, afirmando que las responsabilidades por la trama más reciente investigada por la justicia se limitaban a casos individuales en Madrid.

El coordinador general del Partido Popular, Fernando Martínez-Maíllo, alabó además la dimisión la víspera de la portavoz municipal Esperanza Aguirre -ex máxima responsable del PP de Madrid entre 2004 y 2016-, tras el encarcelamiento de su mano derecha en el gobierno regional durante años, Ignacio González.

"(Aguirre) Ha tomado la decisión que tenía que tomar (..) en base a la reflexión de que personas de su confianza están en la cárcel", dijo Maíllo en una entrevista en Antena 3.

González, presidente madrileño de 2012 a 2015, se encuentra en prisión provisional dentro de una investigación en la que está acusado de presunto desvío de fondos públicos en beneficio propio.

La llamada operación Lezo, que se destapó la semana pasada y de la que se van conociendo detalles con cuentagotas al estar el caso bajo secreto de sumario, se ha saldado por el momento con más de una docena de detenciones y 60 investigados por el presunto desfalco de la empresa pública de aguas Canal de Isabel II.

Tras este caso, Maíllo pidió que no se cuestionara la honorabilidad del partido y negó que se tratara de la punta del iceberg de la presunta financiación irregular de la formación, que hoy gobierna en minoría en la región de Madrid y en el Gobierno central.

"Es un caso que se circunscribe a Madrid, de lo que estamos hablando es de meter la mano en la caja, el PP no ha sido condenado por financiación irregular", dijo el número tres del partido.

La financiación de la formación conservadora está siendo investigada judicialmente y en el Parlamento a raíz de que el que fuera su gerente durante años, Luis Bárcenas, acusado de enriquecimiento ilícito, desvelara ante un tribunal que había unas cuentas paralelas, algo que niega el partido.

"Lo que ha ocurrido aquí es que alguien ha aprovechado las siglas del PP para aprovecharse. El partido sólo es responsable subsidiario por eso", añadió Maíllo.