El plan maestro de China para convertirse en el amo del fútbol

Yahoo Deportes
La Asociación de Fútbol de China anunció su plan para brindar programas especializados y promover el fútbol desde los seis años por todo el país entre 2019 y 2020 (Foto AFP).
La Asociación de Fútbol de China anunció su plan para brindar programas especializados y promover el fútbol desde los seis años por todo el país entre 2019 y 2020 (Foto AFP).

China demoró 72 años para clasificar a su primer Mundial masculino de fútbol. Su debut llegó en Corea y Japón 2002, con el infortunio de que compartió grupo con dos de los tres mejores equipos del torneo: Brasil (campeón) y Turquía (tercero), además de Costa Rica. Ocupó la última posición de la zona sin obtener puntos ni goles a favor.

A pesar de los resultados, el que ya hubiese estado presente en la gran cita orbital fue considerada por gran parte del mundo del fútbol como una señal de que había llegado el momento para que el país más poblado del mundo (más de 1,600 millones de habitantes) despegara en el deporte más popular, luego de estar por décadas en el ostracismo -siempre haciendo referencia al género masculino-.

Pero el impulso le duró poco. Si bien dos años después, en la Copa Asiática de 2004 disputada en su país, obtuvo el subcampeonato (Japón lo venció 3-1 en la final), en las siguientes cuatro citas no pudo superar los Cuartos de final -incluso en dos ocasiones salió en primera fase-. En el Mundial juvenil sub 20 no clasifica desde 2005, mismo año en que participó por última vez en el sub 17.

Pese a los resbalones, la Asociación de fútbol de ese país, con el concurso del Gobierno nacional, insisten en promover el desarrollo de este deporte. La primera entidad con la contratación de extranjeros de renombre para su liga local, tanto jugadores como extranjeros, y el Estado con el establecimiento de políticas y acuerdos de cooperación internacionales para fomentar a los jóvenes talentos incluso desde edades tan tempranas como la primera infancia.

Talento extranjero

En marzo pasado, Fabio Cannavaro fue anunciado como el entrenador de la selección nacional de China. Reemplazó en el cargo a Marcello Lippi, quien dimitió tras perder en los Cuartos de final de la Copa Asiática frente a Irán por 0-3.

Cannavaro, Balón de Oro en 2006, y Lippi, entrenador del propio Cannavaro en la selección italiana que ese año se coronó campeona mundial en Alemania, son solo dos casos de jugadores y entrenadores de renombre que en años recientes han sido seducidos por los chinos para impulsar su liga local, y por arrastre su propio talento.

En la Superliga china 2019, que inició en marzo y culminará en noviembre, 12 de los 16 equipos participantes cuentan con entrenador extranjero. El mismo Cannavaro está al frente del Guangzhou Evergrade; Juan Ramón López Caro, quien manejó al Real Madrid en 2005; Quique Sánchez Flórez, ganador de la Supercopa de Europa y la Uefa Europa League con el Atlético de Madrid en 2010; Jordi Cruyff (hijo de Johan y exjugador del Barcelona y el Manchester United), son solo algunos de los directores técnicos que se destacan.

Fabio Cannavaro dirige en China desde 2014 con un breve paso en 2015 por Arabia Saudita. (AFP Photo/STR)
Fabio Cannavaro dirige en China desde 2014 con un breve paso en 2015 por Arabia Saudita. (AFP Photo/STR)

En cuanto a los jugadores, el torneo aloja a estrellas como Javier Mascherano, Fernandinho, Hulk, Giovanni Moreno, Óscar, Augusto Fernández, Paulinho, Ezequiel Lavezzi, entre otros, pero sigue sin cumplir con el objetivo que ha sido promover estrellas nacionales para el mundo. De los 23 convocados a la Copa Asiática, ninguno actuaba en el exterior.

Un plan con ambición

Ahora la Asociación de Fútbol de China ha decidido embarcarse en un proyecto con ambición. Reseña la Fifa que la idea es “importar” 100 entrenadores extranjeros para trabajar con las categorías juveniles, que desde el año pasado cuentan con el holandés Guus Hiddink en sus filas, como director técnico de la selección nacional sub 23 y sub 21.

La idea, cuenta el máximo órgano rector del fútbol mundial, es enviar a estos entrenadores a doce centros de formación a lo largo del territorio chino para cultivar y cosechar figuras emergentes.

“El desarrollo de los jóvenes es la fundación de nuestro plan de reforma del fútbol. Es el corazón de la estrategia de desarrollo del fútbol chino”, dijo el presidente de la Asociación, Du Zhaocai, a Fifa.

Un hincha de China celebra la victoria 1-0 sobre Corea del Sur en las clasificatorias para el Mundial de Rusia 2018, evento al que finalmente su selección no asistió (Color China Photo vía AP).
Un hincha de China celebra la victoria 1-0 sobre Corea del Sur en las clasificatorias para el Mundial de Rusia 2018, evento al que finalmente su selección no asistió (Color China Photo vía AP).

El proyecto incluye el acompañamiento de tres entrenadores locales por cada formador extranjero que sea contratado. El objetivo es que ellos no solo los asistan para facilitar su vinculación con la cultura local y con los deportistas, sino que además aprendan para luego multiplicar el conocimiento y de esta forma no solo surjan buenos deportistas sino también directores técnicos de calidad.

Los primeros quince entrenadores llegaron de España, quienes fueron dirigidos a siete centros de formación. En esta tarea están incluidos el fútbol masculino y el femenino, en el cual China sí es potencia mundial, pero que de igual manera se quiere fortalecer con esta estrategia.

En su primer partido como entrenador de la selección nacional, en marzo pasado, durante la Copa de China ante Tailandia (derrota 0-1), Fabio Cannavaro dijo a los medios: “China debe adoptar un enfoque de largo plazo y desarrollar su fútbol con paciencia. China cuenta ahora con el poder financiero para traer al mejor entrenador a dirigir a su equipo, pero no se puede lograr ninguna mejoría de la noche a la mañana. Se necesita establecer un sistema y desarrollar el fútbol a largo plazo”, según la agencia Xinhua.

En abril del 2018, el gobierno chino estableció un acuerdo de cooperación con la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), en uno de sus intentos por establecer una política de fomento a la actividad futbolística con países que son potencia en este ámbito.

La agencia Xinhua reportó en ese momento que, entre algunas de las acciones planteadas, “en enero -de 2018- viajaron a la Universidad de Beijing tres cazatalentos argentinos, quienes ficharon a 40 potenciales jugadores juveniles”, y que había sido Banfield el primer club elegido para comenzar el intercambio, con el anuncio de que en mayo de ese año recibiría a 30 de esos deportistas.

El Ministerio de Educación chino también ha tenido la intención de fortalecer el fútbol universitario, con la idea de que más de 200 instituciones tuvieran equipos de primer nivel. La proyección era que “para 2020, unas 20.000 escuelas deberían tener cursos sobre fútbol y el número debería llegar a 50.000 para 2025, según la regulación”, citando a Xinhua.

Más aún, en abril de este año, el mismo Ministerio informó que ensayaría una iniciativa con jardines infantiles en la que participarían al menos 200 centros de cada región de nivel provincial.

“El programa piloto tiene como objetivo cultivar el interés en este deporte entre los niños a través de juegos populares y crear un ambiente favorable para el desarrollo de la cultura futbolística, señala la directriz”, informó Xinhua.

¿Veremos a China entre las potencias del fútbol algún día? Dependerá de muchos factores, pero por lo pronto acciones concretas ya están haciendo.

 

 

Qué leer a continuación