El "peor Chris" de Hollywood: la vieja broma de Twitter que apuntaló la mala fama de Chris Pratt

Miguel Cane
·8  min de lectura

Chris Pratt ha sido tendencia los últimos días por algo que comenzó como una especie de broma de Twitter, pero que parece haberse convertido en un tema más serio que señala lo que podría ser el “lado oscuro” de la imagen del popular actor del Marvel Cinematic Universe, donde encarna a Peter Quill, el superhéroe más conocido como ‘Star Lord’.

Si bien el propio actor por fin ya se pronunció acerca del título que se le ha dado en redes sociales, el peor Chris” de Hollywood, –una vieja broma de Twitter que resurgió con una encuesta de la productora Amy Berg para elegir entre Pratt y sus compañeros de reparto Chris Evans, Chris Pine, Chris Hemsworth tras la ausencia del ‘Star Lord’ en un evento de recaudación de fondos para Joe Biden– ha quedado expuesto lo que muchos consideran defectos en su imagen pública (y vida privada).

Chris Pratt. (Photo by Paul Archuleta/FilmMagic)
Chris Pratt. (Photo by Paul Archuleta/FilmMagic)

Las burlas y comentarios han mostrado un claro contraste con la percepción general que se ha dado del yerno de Arnold Schwarzenegger, quien ha ido ascendiendo a la fama gradualmente en los últimos 15 años, iniciando con roles de adolescente en series dramáticas como ‘Everwood’ y ‘The O.C.”, madurando como comediante en seis temporadas del sitcom ‘Parks & Recreations’ y con pequeños papeles en cine hasta pegarle al gordo con ‘Guardianes de la Galaxia’ y ‘Jurassic World’, que por lo regular ha sido la de un buen sujeto, un tipo afable y sencillo, con algunas excepciones de carácter que han sido duramente cuestionadas en redes… y no son algo reciente.

Aunque en 2014, cuando dio el salto a la fama como ‘Star Lord’, Pratt era popular y querido, en solo cinco años ha ido perdiendo progresivamente el favor del público por diversas razones, entre ellas su repentino e inexplicable divorcio de Anna Faris, la madre de su primer hijo, a quien dejó prácticamente de un día para otro en medio de una serie de rumores acerca de desavenencias secretas en el frente doméstico. Aunque algunas no fueran tan secretas: Pratt trató de regalar al gato de Faris a través de Twitter y, aunque muchos lo interpretaron como una más de sus bromas pesadas, estuvo claro que no lo era y que el matrimonio, que había sido reflejado como simpático, tenía problemas que acabaron en un divorcio en 2017.

Otra de las razones por las que también Pratt ha sido muy cuestionado por el público en redes fue un tuit publicado por Elliot Page en 2019, previo a su transición de género, con el que cuestionó al actor por estar abiertamente vinculado con una iglesia que activamente se opone a reconocer y busca revertir los derechos LGBTQ +, además de ser una institución que apoya las terapias de conversión y que internacionalmente ha mantenido una posición homofóbica.

La iglesia de Hillsong, a cuya filial de Los Angeles (The Church of Zoe) Chris Pratt pertenece, instó a sus miembros a votar en contra del matrimonio igualitario en Australia en 2017 y el pastor del lugar de culto habitual de Pratt fue el productor ejecutivo de una película que presentaba la homosexualidad como "enfermedad sexual" y generalmente se ha visto envuelto en polémicas de este tenor. Aunque Pratt jamás (hasta el momento) ha hecho un comentario público que suene a homofobia, este fue el primer tópico ríspido que se le echó en cara.

El actor respondió a Page diciendo que la suya era una iglesia cristiana, “que recibe a todo el mundo”.

Otros usuarios se unieron al coro y criticaron las filias políticas de Pratt. ¿Es el ‘Star Lord’ un simpatizante de Donald Trump? Aunque Pratt rara vez habla de política, los fans en redes y foros regularmente infieren que se inclina hacia la derecha, si bien ha sido claro al señalar que no se identifica con ninguna de las opciones políticas que su país le ofrece.

Chris Pratt. (Photo by Vera Anderson/WireImage)
Chris Pratt. (Photo by Vera Anderson/WireImage)

“Realmente siento que hay puntos en común que se han perdido porque nos enfocamos en las cosas que nos separan. O eres el estado rojo o el estado azul, el izquierdo o el derecho. No todo es política. Y quizás eso es algo que me gustaría ayudar a superar, porque no me siento representado por ninguna de las dos partes", dijo durante una entrevista con People previa a las elecciones de noviembre. (Un detalle que hay que notar es que desde junio de 2019, Pratt pertenece periféricamente al clan Kennedy, ya que su segunda esposa, Katherine Schwarzenegger es hija de Maria Shriver, a su vez nieta de Joseph y Rose, los patriarcas de la familia y por lo mismo, sobrina de JFK, amén de que su actual suegro, Arnold, es, a la fecha, el último gobernador republicano en el estado de California)

Durante la campaña, recordemos, los directores de cine Joe y Anthony Russo, anunciaron que realizarían una recaudación de fondos con varias estrellas de los Vengadores en apoyo del hoy presidente electo Joe Biden. La notoria ausencia de Pratt provocó una serie de tuits que afirmaban que era partidario de Donald Trump, cosa que no ha trascendido del terreno de la especulación.

A raíz de estos comentarios negativos dirigidos a su compañero, que se había mantenido mudo hasta que colgó un video esta semana, Mark Ruffalo y Robert Downey Jr. intervinieron para combatir esta maledicencia.

Ruffalo reprendió a los usuarios de Twitter por intimidar a su colega, quien apareció junto a él en ‘Avengers: Infinity War’ en 2018 y ‘Avengers: Endgame’ en 2019.

"Sepan todos ustedes, @prattprattpratt es un hombre tan sólido. Lo conozco personalmente, y en lugar de lanzar calumnias, vean cómo vive su vida. Simplemente no es abiertamente político como regla".

Por su parte, Downey Jr., quien volvió a la fama al encarnar por más de 10 años a Tony Stark (Iron Man) también salió en defensa de Pratt, en la plataforma de Instagram: “Los ‘libres de pecado' arrojan piedras a mi hermano, Chris Pratt [que es] un verdadero cristiano, vive por principios, nunca ha demostrado nada más que positividad y gratitud".

Esto está muy bien si no fuera por el hecho de que a Ruffalo y Downey Jr. se les duplicó bastante la moral al no haberse pronunciado cuando Brie Larson fue seleccionada para interpretar a Carol Danvers, la Capitana Marvel, una de las escasas figuras femeninas de alto perfil en el universo Marvel, la ganadora del Oscar fue objeto de una lluvia de ataques por ser abiertamente feminista. O cuando Tessa Thompson, que es negra, fue seleccionada para encarnar a Valkyrie (tradicionalmente representada como una mujer nórdica en los cómics, donde existe como un personaje ficticio) en ‘Thor Ragnarok’ y habló acerca de la posibilidad de que las películas Marvel sean más diversas, también fue agredida de una manera brutal en redes.

En ambas ocasiones, tanto Ruffalo, como Downey Jr. y el propio Pratt, optaron por la omisión, mientras Chris Evans y Chris Hemsworth sí alzaron sus voces para defender a sus compañeras: Evans declarando en televisión que no había mejor actriz para encarnar a la mujer más poderosa del universo Marvel que Larson, mientras que en la gira de medios de ‘Thor Ragnarok’, Hemsworth no se cansó de elogiar el trabajo de Thompson y la elección hecha por el cineasta Taika Waititi de llevarla en un rol clave. Curiosamente, ante la controversia, Ruffalo, que tenía la ocasión de hablar de primera mano, no lo hizo.

Seguramente considerando que con que Hemsworth y Cate Blanchett (co-protagonista del filme) cortaran de tajo el tema, era suficiente. Eso, o un simple caso de camaradería un tanto hipócrita entre amigos, algo que no es ajeno al mundillo de Hollywood.

Quizá la defensa más elocuente de Pratt fue la de su esposa, Katherine, quien se ha creado una carrera como escritora de libros sobre filosofía personal, el más reciente, precisamente centrado en la figura del perdón.

Katherine Schwarzenegger y Chris Pratt. (Photo by Jordan Strauss/Invision/AP)
Katherine Schwarzenegger y Chris Pratt. (Photo by Jordan Strauss/Invision/AP)

Mediante una publicación de Instagram, la primogénita del famoso ‘Terminator’ propuso lo siguiente al respecto de la tendencia contra su marido, que ella misma calificó como ‘bullying’:

“¿Es esto realmente lo que necesitamos? Están sucediendo muchas cosas en el mundo y la gente está luchando de muchas maneras. Ser cruel está pasado de moda. Hay suficiente espacio en el mundo para amar a todo tipo de personas sin importar cómo sean. El amor es lo que todos necesitamos, no la mezquindad y el bullying. Intentémoslo. Seamos tolerantes".

Aunque estemos o no de acuerdo con el trato que este actor – que por otra parte no debería de quejarse: es blanco, hombre y estrella de cine –, en un mundo donde la imagen pública lo es prácticamente todo y las redes sociales pueden enterrar a cualquier figura pública, es importante tener un contexto y si hay alguien responsable de este ‘rechazo’ mediático, no es nadie más que Pratt.

Lo cierto es que los ataques a su persona parecerían injustificados, aún si pueden revelar aspectos que representan opiniones o posturas poco populares. Y es que Pratt tiene todo el derecho de creer y apoyar políticamente lo que le venga en gana, más allá de cualquier opinión ajena.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Gwyneth Paltrow, la talentosa actriz que se perdió entre la pseudociencia y las excentricidades

Anne Hathaway y la "maldición" del Oscar: el infortunio que ha hundido a muchas estrellas en la mediocridad y el olvido

EN VIDEO: Jennifer López insiste en que no había nada raro al disfrazarse de Madonna