El pastor que anunció la segunda llegada de Cristo y desapareció... con la fortuna de sus feligreses

Rodrigo Neria Cano
·3  min de lectura
Captura de video YouTube vía @Berea Films Barranquilla

El pasado 28 de enero cerca de 25 personas se encontraban encerradas en el domicilio de Gabriel Alberto Ferrer Ruiz, pastor de la iglesia cristiana Berea, esperando la nueva llegada del "mesías", pero todo fue un engaño.

El incidente ocurrió en el municipio Atlántico, en Colombia y todo parece indicar que se trató de un plan del pastor para estafar a los creyentes. Según reportan medios locales, Gabriel Ferrer era profesor en la Universidad del Atlántico, pero renunció en diciembre de 2020.

El medio Publimetro, en su edición colombiana, señala que en su carta de renuncia el profesor mencionaba, "Ya está a punto de manifestarse el poder de la resurrección de Cristo en los que murieron creyendo en él; y se manifestará la vida eterna, la victoria sobre la muerte que ha aquejado al hombre durante estos seis mil años en que ha estado sobre esta Tierra sobre la cual pesa la maldición del pecado. Renuncio a la Universidad del Atlántico porque quiero proseguir al blanco, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús".

Entonces el hombre comenzó a reunir a feligreses a los que prometió que el mesías llegaría el 17 de diciembre, pero más tarde les dijo que la fecha había cambiado al 28 de enero. Sin embargo, desde esa primera fecha les pidió que se sometieran a ayunos rigurosos para que estuvieran puros.

Hubo otra petición, el hombre hizo que renunciaran a sus trabajos y que vendieran sus bienes pues ya no los iban a necesitar, el dinero se lo entregaron a él.

Los vecinos denunciaron a la Policía y al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) pues les pareció sospechoso que en la puerta de la vivienda de Ferrer había un letrero que anunciaba el número de días que faltaban para la segunda llegada de Cristo.

Las autoridades se presentaron, pero no hicieron nada. El coronel Hugo Molano dijo a EFE, "Lo que encontramos allí fue a tres familias. Ellos dicen que no hay nadie obligándolos, sino que las tres familias residen allí y es el sitio donde van a otras personas a escucharlos".

Otro de los temores de familiares que tenían allegados en el culto de Gabriel Alberto Ferrer era que fueran a cometer un suicidio colectivo. Ante ello el pastor compartió un clip en el que decía, "Los suicidas se van al infierno. Si alguna Iglesia existió en Barranquilla o Colombia que ama la vida es Berea, porque nosotros somos templo del Espíritu Santo de Dios. No se equivoquen los suicidas. No somos suicidas. Estamos llenos de vida porque creemos que la vida le pertenece al Señor".

El 28 de enero llegó, y había una gran expectación en la comunidad, el lugar donde estaba el pastor y sus feligreses fue rodeado por la policía, e incluso había una ambulancia para dar servicio médico por si se necesitaba. Pero nada pasó.

El 2 de febrero, el Heraldo de Colombia reveló que desde el día que supuestamente iba a llegar el mesías, ninguno de los creyentes había visto a Gabriel Alberto Ferrer.

Uno de los familiares de los timados dijo al citato medio, "Muchos vendieron sus pertenencias y vino la realidad de la vida y lo que tenía que seguir normal, no se cumplió la venida de Jesús y tienen que seguir con sus vidas. Mis familiares no nos han comentado si dieron dinero al pastor, pero sí sé que vendieron cosas y renunciaron a sus trabajos".

La persona también dijo que muchos miembros de la iglesia aún están esperanzados y tienen fe en la llegada del mesías, pero que ahora se están comunicado de forma secreta por todo el escándalo que se hizo en redes sociales, y reiteró que del pastor, no se sabe nada.

También debes ver:

EN VIDEO: La otra versión sobre el hombre que murió afuera de un hospital del IMSS en CDMX