El misterio de los huesos de dos niñas que murieron en un bombazo producido por la policía de Filadelfia

Jesús Del Toro
·6  min de lectura

El destino de los restos de dos niñas que murieron durante el asalto que la policía de Filadelfia realizó, en1985, contra la casa en que se encontraban fortificados miembros del movimiento anarcoprimitivista radical negro MOVE, se encuentra en una suerte de misterio.

Pero revelaciones realizadas por el portal BillyPenn señalan que en el Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pennsylvania (Penn Museum), donde se guardaban esos huesos, nadie sabe con claridad qué ha pasado con ellos.

Miembros del grupo MOVE tras rendirse a la policía de Filadelfia luego de un enfrentamiento que tuvieron en 1978. (AP Photo/Paul Shane)
Miembros del grupo MOVE tras rendirse a la policía de Filadelfia luego de un enfrentamiento que tuvieron en 1978. (AP Photo/Paul Shane)

De acuerdo al citado portal, un vocero de ese museo dijo que los huesos de las dos menores fueron entregados a un investigador de la Universidad de Princeton, pero a su vez un portavoz de esa institución dijo que allí no los tenían.

BillyPenn identificó que esos huesos habrían estado en posesión de Alan Mann, profesor retirado que laboró en la Universidad de Pennsylvania y luego en Princeton, y de Janet Monge, curadora de la sección de Antropología Física del Penn Museum, pues en el video de un curso en línea impartido por ella aparecerían esos restos. Mann y Monge habrían, de acuerdo a BillyPenn, tenido esos huesos por décadas, incluso desde poco después del fallecimiento de los dos menores en el asalto a la casa de MOVE en 1985.

El bombardeo y los fallecidos

Los miembros del grupo MOVE, fundado por John Africa y que algunos definieron como una combinación entre un grupo de liberación negra del tipo de los Black Panters con planteamientos hippies de amor a la naturaleza y defensa de los animales, vivían en comuna en las décadas de 1970 y 1980 en Filadelfia. Realizaron manifestaciones contra la brutalidad policiaca, los zoológicos y en general contra el sistema y llegaron a tener confrontaciones con la policía.

Los vecinos de las casas en las que vivían se quejaron de ellos y en1978 la policía procedió a desalojarlos. Ello se convirtió en un enfrentamiento en el que un policía murió y 16 policías y bomberos resultaron heridos. Varios de sus miembros fueron a dar a prisión.

Sus problemas con la justicia continuaron y, en 1981, la comuna de MOVE se mudó a otra casa en el oeste de Filadelfia, cuyos vecinos también se quejaron de las actividades de los integrantes del grupo.

Humo se alza de viviendas en el oeste de Philadelphia luego de que la policía lanzó una bomba en la casa donde se fortificó el grupo radical MOVE en 1985. (Getty Images)
Humo se alza de viviendas en el oeste de Philadelphia luego de que la policía lanzó una bomba en la casa donde se fortificó el grupo radical MOVE en 1985. (Getty Images)

El 13 de mayo de1985, las autoridades decidieron echar a los miembros de MOVE y arrestar a varios de ellos por cargos diversos. Cerca de 500 policías y bomberos rodearon la casa (las autoridades consideraban a MOVE un grupo terrorista) y se registró un enfrentamiento a tiros.

Las casas de los alrededores fueron evacuadas y como los miembros de MOVE resistieron, la policía lanzó desde un helicóptero una bomba que destrozó y prendió fuego a la casa. John Africa, otros cinco adultos y cinco menores de edad murieron en las llamas, pero el fuego también arrasó decenas de casas vecinas. Se afirma que las autoridades no permitieron que los bomberos actuaran sino hasta una hora y media después del lanzamiento de la bomba.

Ninguno de los responsables de ese bombardeo y la destrucción masiva que produjo enfrentó consecuencias legales.

Entre los restos humanos hallados en las cenizas figuraron los que, aparentemente, acabaron en Penn Museum y luego en Princeton, pues las autoridades aparentemente se los entregaron a Mann para su análisis e identificación.

Fue así que Mann, asistido por Monge, habrían determinado que los restos posiblemente correspondían a Katricia ‘Tree’ Africa, de 14 años, y Delisha Africa, de 12. Los huesos fueron guardados en el Penn Museum y, aparentemente, en algún momento, cuando Mann ya se encontraba en Princeton, los restos le fueron nuevamente entregados.

El destino de los huesos

El paradero actual de esos restos es, con todo, incierto, como lo señala el hecho de ambas universidades afirmen que no los tienen en su posesión. Pero el hecho de que hubiesen aparecido en el video de Monge en Coursera (un curso titulado ‘Huesos reales: aventuras en antropología forense’) sugiere que ella podría aún tenerlos, o los habría tenido recientemente.

En noviembre de 2020, la ciudad de Filadelfia se disculpó públicamente por el bombardeo de la casa donde residían los miembros de MOVE y por la destrucción del vecindario causado por los incendios originados en esas explosiones.

Pero en el caso de los huesos, que se señala serían los de Tree y Delisha Africa, el trato habría sido por décadas, y hasta hoy, irrespetuoso, éticamente reprochable. Un ejemplo más de un inaceptable manejo de restos de personas afroamericanas que, en calidad de meros objetos, son mantenidos en universidades y museos.

A los familiares de las menores fallecidas –los que sobrevivieron al enfrentamiento de 1985– nunca se les pidió autorización para el uso de sus restos en universidades, aunque por otro lado se afirma que la ciudad los dejó bajo custodia de Mann porque nadie los reclamó.

Casas destruidas en Filadelfia a causa del incendio provocado por la bomba que la policía lanzó contra el reducto del grupo radical MOVE. (Getty Images)
Casas destruidas en Filadelfia a causa del incendio provocado por la bomba que la policía lanzó contra el reducto del grupo radical MOVE. (Getty Images)

Según The Guardian, los padres de las menores están vivos y nunca dieron su aval (ni se los habrían pedido) para que los restos de las dos menores fueron utilizados en cursos en video.

“Ellos fueron bombardeados y quemados vivos… y ahora ustedes quieren quedarse con sus huesos”, dijo Mike Africa Jr, miembro actual de MOVE, a BillyPenn. Africa Jr. tenía 6 años cuando la casa de MOVE fue bombardeada y perdió a varios miembros de su familia. Él recuerda a Tree y Delisha y está perturbado por la noción de que sus restos no descansen en paz.

El misterio sobre esos huesos persiste y, además de que no es claro donde están actualmente, también ha habido en el pasado polémica sobre si realmente los restos que Mann y Monge analizaron eran de personas de 12 y 14 años, pues en algún momento pensaron que unos eran de una persona de mayor edad y otros de una más joven. Un debate que, cuenta BillyPenn, persiste incluso en el video de Monge en Coursera.

Y también persiste la incertidumbre sobre dónde están ahora esos huesos, todo cargado con la sensación de que esos restos son reflejo de un doble y terrible abuso: el que mató a dos menores en un enfrentamiento que resultó desmesurado y brutal y luego el uso de sus restos como objetos de laboratorio al margen de sus familiares y violentando su memoria.