El misterio de las papas personalizadas

Zalen Gades


Un tweet fue suficiente para poner el grito en el cielo.

Primero fue el jugador de Dallas Mavericks, Dirk Nowitzki, quien pocos días después de llegar a los 30,000 puntos recibió un sobre intrigante. El relieve del envoltorio mostró una forma extraña y su peso dio que pensar. Cuando lo abrió descubrió una patata personalizada con una imagen suya. Lo nunca visto. Entonces le entró la duda: ¿Qué era mejor comérsela o dejar que se pudriera poco a poco? La decisión tenía su aquél.

Optó por la vía rápida: publicar tan bizarro regalo en las redes sociales. A partir de ese momento se dio cuenta de que no estaba solo, había otros jugadores de la NBA que habían recibido papas personalizadas. Era necesario abrir una investigación.

Cuenta de Twitter de Hassan Whiteside

Hassan Whiteside, de Miami Heat, no tardó en compartir con sus fans el tubérculo con su rostro y el de DJ Khaled. Lo mismo sucedió con CJ Miles, jugador de Indiana Pacers, quien recibió un mensaje clarividente.

“Uno de los jugadores más infravalorados de la liga. Felicidades tras superar a Troy en tres puntos convertidos tres…”. La parte final del mensaje está difusa, es como si alguien hubiera tratado de pelar la papa.

Cuenta de Twitter de CJ Miles

El misterio de las papas personalizadas era cada vez más intrigante. ¿Quién está detrás de esta peculiar manera de mostrar su agrado hacia estos jugadores? ¿Por qué fueron elegidos Nowitzki, Whiteside y Miles? ¿Por qué una papa y no una batata?

Tras los envíos y su publicación en las redes sociales, las teorías hicieron acto de presencia. La que más peso tiene es la que relaciona a Alex Craig y Riad Bekhit, dos empresarios de un negocio de patatas que aparecieron en el popular programa televisivo, ’Shark Tank’ en octubre del año pasado. El show aglutina a emprendedores que exponen sus ideas con la esperanza de lograr inversores. Su concepto es idéntico al caso de las papas que han recibido los jugadores de la NBA: organizar un servicio de envío a domicilio en el que alguien puede enviar una papa con un mensaje impreso. El servicio costaría 9.99 dólares.

En el programa, uno de los potenciales inversores fue Mark Cuban, propietario de los Mavericks, quien ninguneó la idea sin pestañear y la catalogó de “estúpida”. Lo cierto es que según los concursantes, el negocio incrementó sus beneficios y obtuvieron unos beneficios de 215,000 dólares.

“¿Así que reinvirtieron sus ganancias? En serio, ganaron 215,000 dólares y en lugar de pensar que habían dado el golpe como bandidos y meteros el dinero en el bolsillo decidieron crecer el negocio”, prosiguió Cuban.

Los jóvenes, disfrazados de patatas, no se achantaron y siguieron dando razones para que su empresa tuviera éxito. Pocos meses después, el jugador más emblemático de los Mavericks publicó la foto de una papa personalizada y, si finalmente se confirma que fueron ellos, los emprendedores cumplieron su objetivo con creces, ya que lograron que tanto Nowitzki como otros jugadores publicitaran su marca. 

La venganza se sirve cruda y con forma de papa.

También te puede interesar:  

Jennings, ‘Straight Outta Compton’

El espeluznante crujido de Andrew Bogut

Así comenzó el golpe de estado de los Lakers