Empresas medianas y familiares, protagonistas del mercado español de la energía verde

Jaime Quirós
·4  min de lectura

Los últimos meses han puesto de manifiesto que ya no puede haber marcha atrás en la transición energética y que la energía limpia está aquí para quedarse. De hecho, esta transformación a la que el mundo se enfrenta está llamada a convertirse en un dinamizador económico y social, algo completamente necesario en un contexto de incertidumbre e inestabilidad como el actual, tan golpeado por la pandemia.

El buque insignia del Fondo de Recuperación Europeo (Next Generation EU) es precisamente la transición ecológica, tanto a nivel comunitario como español. En línea con las directrices dibujadas por la Comisión Europea, España destinará el 37% de estas ayudas a proyectos relacionados con la lucha contra el cambio climático y con la protección del medioambiente. Problemas ya no por más tiempo ineludibles.

Los fondos europeos para la recuperación económica pueden convertirse en una oportunidad para transformar nuestra economía, haciéndola más moderna, sólida y competitiva. De hecho, España es uno de los países que más apuesta por la energía renovable, debido a la nuevas reglas de juego impuestas por la vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. Esto ha posicionado a nuestro país como uno de los más atractivos para invertir en este tipo de energías limpias, tal y como afirma la consultora EY, que lo sitúa dentro del top 10 en la 56ª edición del informe Renewable Energy Country Attractiveness Index (RECAI).

También de interés:

Algunas de las compañías, con el fin de hacerse un hueco en el mercado de las renovables en España, ya han pujado en la primera subasta de renovables que se celebró el pasado 26 de enero. Foto: Getty Creative.
Algunas de las compañías, con el fin de hacerse un hueco en el mercado de las renovables en España, ya han pujado en la primera subasta de renovables que se celebró el pasado 26 de enero. Foto: Getty Creative.

Ante este escenario tan favorecedor para el desarrollo empresarial, muchas compañías luchan por no quedarse atrás en la nueva ola que se avecina de energía renovable, y han pujado fuerte en la primera subasta que celebró el Ministerio de Transición Ecológica el pasado 26 de enero.

¿Quiénes son los protagonistas de la energía renovable en España?

Son, en su mayoría, empresas medianas y de origen familiar que buscan hacerse un hueco entre las grandes compañías. Algunas consolidan su firme apuesta por el crecimiento para lo que han financiado su capital en fondos de capital de riesgo.

En algún caso aislado, estas empresas pertenecen a grupos internacionales, es decir, son filiales que buscan abrirse camino en España, al haber identificado que ahora mismo es uno de los mercados que más apuesta por la energía verde.

¿Qué tipo de energías? 

La eólica y la solar son las favoritas, pero alguna se plantea hacer inversiones en el incipiente negocio de la eólica marina.

España es el quinto país del mundo por potencia eólica instalada, después de China, Estados Unidos, Alemania e India. Solo en el año 2020, la eólica abasteció en España al 21% de la población, lo que es el equivalente a 15,7 millones de hogares. Además, se trata de un sector clave para cumplir los objetivos marcados por la Unión Europea. La eólica da empleo a 29.935 personas y su contribución al PIB, de forma directa e inducida, alcanza los 4.073 millones de euros, según la Asociación Empresarial Eólica.

Por este motivo, Capital Energy apuesta por este tipo de energía. En la subasta de enero se convirtió en el mayor adjudicatario al lograr 620 megavatios en eólica. Jesús Martín Buezas, es el propietario del 100% del capital y además su vicepresidente ejecutivo. El grupo pretende pasar de promotor de parques a propietario. De ahí que sus inversiones en marcha asciendan a 10.000 millones hasta el año 2025, con proyectos en 15 comunidades autónomas.

Eurus Desarrollos Renovables fue adjudicataria de 10 megavatios en la subasta. Detrás de este grupo se encuentran las internacionales Toyota Tsusho Corporation y Tokyo Electric Power Company Holding. En España, tiene su sede en la ciudad gallega de Santiago de Compostela.

La española Greenalia, fundada por Manuel García Pardo facturó 41,63 millones en el 2019. Ahora mismo cuenta con proyectos en cuatro tecnologías: eólica terrestre, eólica marina, fotovoltaica y biomasa.

Otra de los principales protagonistas es Edibel Capital Energy, con sede en Barcelona, tiene previsto construir proyectos eólicos y fotovoltaicos este y el próximo año. Con cinco empleados, su facturación en el 2020 fue de 400.000 euros.

Lo cierto es que no son promotores nuevos, pero sus nombres son todavía poco conocidos. Algunas buscar darle entrada a nuevos socios para poder crecer.

España cuenta con una posición privilegiada para el desarrollo de las energías renovables. Somos uno de los países con mayor radiación solar y nuestra condición geográfica, en forma península y con dos archipiélagos, nos ofrece un régimen de vientos muy diverso. La apuesta que hace la Unión Europea por el denominado Green Deal nos abre la oportunidad a convertirnos en uno de los países de referencia en energía renovables, que crean riqueza, empleo, y garantizan la sostenibilidad que los nuevos tiempos necesitan. Europa está trabajando para convertirse en el “número uno del mundo en renovables” como dijo Jean-Claude Juncker, y España no debe obviar su ubicación y climatología privilegiada y asumir el liderazgo que le corresponde.

VIDEO | "Mejor que el dinero": la reacción entrañable de este abuelo al conocer a su nueva perrita

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias