El mensaje que Jill Biden llevó en su chaqueta a Europa contrasta con el de Melania Trump

·5  min de lectura

Una sola palabra puede cruzar un océano. Y si es portada en la prenda de vestir de una primera dama estadounidense puede causar interés y comparaciones de tono mayúsculo.

Eso es lo que ha sucedido durante el viaje que el presidente Joe Biden y su esposa Jill actualmente realizan al Reino Unido, parte de una gira amplia por Europa en la que es la primera salida oficial al extranjero de los actuales ocupantes de la Casa Blanca.

La primera dama estadounidense Jill Biden vistió una chaqueta con la palabra
La primera dama estadounidense Jill Biden vistió una chaqueta con la palabra "Love" en la espalda durante la reunión que ella y su esposo, el presidente Joe Biden, tuvo con el primer ministro británico y su esposa. (Reuters)

Así, durante el encuentro que los Biden tuvieron con el primer ministro británico Boris Johnson y su esposa, Jill Biden llevó una chaqueta negra que, en la zona de la espalda, lleva grabada una sola palabra: “Love” (Amor).

La forma de vestir de las primeras damas estadounidenses ha sido, prácticamente desde siempre, motivo de comentario y polémica, y la palabra “Love” que Jill Biden exhibió en Gran Bretaña ha sido inevitablemente contrastada con la frase que, años atrás, llevó otra primera dama en la parte posterior de su chaqueta.

“I really don´t care, do u?” (Realmente a mí no me importa, ¿y a ti?), era la leyenda escrita en la parte posterior de la chaqueta de la entonces primera dama Melania Trump durante un recorrido que ella hizo por la frontera sur de Estados Unidos durante los críticos momentos en que la administración de su marido estaba separando niños migrantes de sus familias, ante la consternación nacional e internacional.

Las diferencias de talante y perspectiva entre ambas primeras damas son hondas y han sido ampliamente comentadas, pero en lo específico del mensaje en sus chaquetas hay similitudes y divergencias.

Ambas, y en eso coincidieron, quisieron enviar un mensaje con las palabras que portaban en la ropa. Y mientras lo que Melania quiso decir, y a quién se lo dijo, no están nada claros y suscitaron suspicacias, el “Love” en la chaqueta de Jill Biden sería simple y claro.

En 2018, la entonces primera dama Melania Trump vistió una chaqueta con la leyenda
En 2018, la entonces primera dama Melania Trump vistió una chaqueta con la leyenda "I really don't care, do u?" durante un viaje que hizo a la frontera sur de EEUU. (AP)

Según comentó The New York Times, en esa ocasión una vocera de Melania dijo que el mensaje buscaba fustigar a los periodistas y no hacía alusión a las condiciones de los migrantes en la frontera ni a las políticas de su marido.

Pero, en todo caso, fue una frase de confrontación, sea quien sea quien fuera el destinatario.

En cambio, la frase de Jill no incurre en esas truculencias y sería directa y de tono auspicioso, aunque sus críticos podrían decir que podría ser algo fingido o calculado.

La propia Jill Biden dijo que trató de propiciar una "sensación de esperanza" ante la rudeza de la pandemia de covid-19. “Esta es una conferencia global y estamos tratando de traer unidad alrededor del mundo. Y pienso que se necesita hoy que las personas perciban un sentido de unión de parte de todos los otros países y un sentido de esperanza tras este año de pandemia”, dijo la primera dama.

“Estamos trayendo amor desde Estados Unidos”, comentó Jill Biden, según reportó NBC News.

Ciertamente, en una gira de primera magnitud, la primera de su esposo Joe Biden al extranjero en su calidad de presidente de Estados Unidos, lanzar un mensaje de armonía es de destacar, máxime si se considera la fuerte tensión que el expresidente Donald Trump proyectó durante su mandato hacia los aliados europeos de Estados Unidos.

El primer ministro británico Boris Johnson y la primera dama estadounidense, Jill Biden. (Getty Images)
El primer ministro británico Boris Johnson y la primera dama estadounidense, Jill Biden. (Getty Images)

Nociones como que Estados Unidos podría salirse de la OTAN si los países miembros no “pagaban” el costo de la defensa que Washington les proveía (una interpretación, cabe decir, equívoca pero que Trump reiteró una y otra vez), las críticas y reproches a mandatarios europeos (por ejemplo al francés Emmanuel Macron o a la alemana Angela Merker) y la extraña complacencia que mostró hacia el presidente ruso Vladimir Putin provocaron inquietudes en las democracias europeas sobre el compromiso que Trump realmente tenía hacia la alianza atlántica, sus integrantes y su perspectiva histórica.

En el papel, uno de los objetivos de Joe Biden sería restaurar comunicación con los miembros de la OTAN y otros aliados de Estados Unidos y reafirmar el compromiso de Washington con esa alianza. Algo que, en cierto modo, resulta obvio por el mero contraste entre Biden y Trump.

Al respecto, un estudio del Centro Pew indica que encuestados en 16 países tienen 75% de confianza de que “Biden hará lo correcto” en cuestiones de relaciones internacionales, cifra que era solo 17% en relación a Trump hacia el final de su presidencia. Y Estados Unidos bajo Biden es visto favorablemente por el 62% de esos encuestados, cifra que era 34% al final del mandato de Trump.

Mucho más se necesita, con todo, para armonizar los asuntos globales, y una sola palabra no sería sino un signo sencillo y auspicioso pero insuficiente. Pero, en todo caso, es mejor promover el amor que retar diciendo que algo no tiene importancia.

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Las cigarras, protagonistas no invitadas del inicio del viaje de Biden