El lío de la portería madridista

Alfonso Duro
Keylor Navas / AP

El Rea Madrid se ha buscado un lío donde no debía y donde más le puede hacer daño, en la portería. La temporada pasada de Keylor Navas fue espectacular, lo que calmó mucho los ánimos en el club tras la maltrecha operación de traspaso de David De Gea. El costarricense fue uno de los grandes artífices del triunfo en la Champions League, aguantando el tipo en el primer tercio de temporada (recibió sólo dos goles en 16 partidos, hasta el fatídico 0-4 ante el FC Barcelona) y mostrándose clave después en los momentos de mayor tensión del año.

Navas aprovechó el parón estival para operarse de una lesión de tobillo que le había molestado todo el curso y no volvió a jugar hasta septiembre. Durante este tiempo, Kiko Casilla aprovechó la oportunidad para demostrar que estaba más que capacitado para ser el portero titular del club, y desde la cúpula se abrió el debate sobre si se debería volver a peinar el mercado para asegurarse de que Zidane cuente con uno de los tres mejores porteros del mundo el año que viene.

La vuelta de Navas a los terrenos debió ayudar a calmar los rumores entorno a la portería, pero las actuaciones del tico empezaron a dejar mucho que desear. Errores de bulto ante el Borussia Dortmund, el Alavés o el Legia de Varsovia fueron las primeras señales de alarma.

La primera derrota de la temporada, ante el Sevilla, dejó marcado a Navas pues en el minuto 91 de partido salió en falso a por un balón colgado que Ramos acabaría introduciendo en su propia portería y dos minutos después un disparo de Jovetic de larga distancia encontraría al portero mal colocado y sin opciones de parar el esférico. Pero nada hacía prever el derrumbe emocional del último mes.

Los errores se han ido agolpando en el debe de Navas y el equipo ya no ha podido cubrirle las espaldas. Ante el Nápoles en el Bernabéu, ante el Valencia en Mestalla, ante Las Palmas de nuevo en casa y, como guinda, el gol que se metió en propia puerta ante el Betis, le pudieron costar muy caro a los blancos. Más allá de los goles encajados o los errores cometidos, lo cierto es que a Navas se le ve descentrado, inseguro, como si pasara examen en cada intervención.

Thibout Courtois / AFP

Iker Casillas sabe mucho de esto, pues su última temporada fue muy parecida a la presente de Keylor Navas. Juicio sumarísimo del Bernabéu semana sí, semana no, y todas las miradas de la prensa y la crítica sobre él día tras día. Con tal presión sobre sus hombros, no es de extrañar que el costarricense haya bajado su rendimiento, aunque es cierto también que en San Mamés se desquitó con un gran partido.

Mietras, la secretaría técnica del club anda buscando una opción real para el año que viene. Que Keylor haya cumplido los 30 años y ande a un nivel más bajo que el año pasado preocupa en Concha Espina y la directiva se debate entre dos opciones: Thibout Courtois y David De Gea.

El belga es la opción que más parece gustar a Zinedine Zidane. El técnico quedó encandilado con su paso por el Atlético de Madrid y en Londres se ha convertido en uno de los mejores del mundo. Su deseo es volver a España y el Real Madrid es el único destino que le pega, dada la temporada que está haciendo Ter Stegen en Barcelona. Antonio Conte sabe que su portero quiere salir y no pondría demasiadas pegas, siempre y cuando el precio de salida ronde los 60 millones de euros.

David De Gea / SPOX

Sin embargo, desde la directiva y sobre todo el presidente Florentino Pérez, tienen muy presente el posible fichaje de David De Gea. En el club se tiene una deuda moral con el madrileño desde el episodio del fax de hace dos veranos. El jugador es también del agrado de los técnicos, pero quizás no tanto como Courtois. Su precio de salida del United podría también ser más alto que el del belga y siendo el Real Madrid el club comprados, a buen seguro José Mourinho pondrá mil trabas… o pedirá el fichaje de Varane como contrapunto.

La situación pues no pinta para nada bien para Keylor Navas, que ha manejado todo esto de la mejor manera posible. Es un profesional de los pies a la cabeza y nadie duda que mantendrá la calma de aquí hasta el final de temporada, pero si el propio Navas fueron un hombre dado a las apuestas, seguramente no se jugaría mucho dinero a que el año que viene formará parte de la plantilla del Real Madrid.

También te pueden interesar:

Cristiano Ronaldo y la depresión

¿Qué hacemos con Danilo?

La inoperancia de CR7