El insólito caso de un restaurante en un estadio de NFL que no abre los domingos

El nuevo estadio de los Atlanta Falcons costó dos billones de dólares, pero no abrirá su Chick-fil-A los días de partido. (AP)

Los Atlanta Falcons de la NFL están por abrir las puertas de su nueva casa, el Mercedes-Benz Stadium, y en ella, como en todas las instalaciones de las demás organizaciones del fútbol americano, los fanáticos encontrarán distintas opciones para disfrutar de un buen plato de comida durante el juego.

Lo curioso de este complejo próximo a inaugurarse es que, entre los restaurantes, hay uno muy particular.

La franquicia de comida rápida Chick-fil-A tiene su espacio dentro de la novel estructura, pero esta empresa tiene como política no abrir los días domingos desde 1946, por lo que sus puertas estarán cerradas en siete de los ocho compromisos de los Falcons como local durante la venidera temporada de 2017.

Dedicados a los sandwichs y los batidos, Chick-fil-A no abre los domingos por razones religiosas y para darle descanso a sus empleados, y eso no cambiará en el nuevo estadio, que costó cerca de dos billones de dólares pero que no contará con este negocio en buena parte de sus compromisos.

El único juego en el que los fanáticos de la NFL podrán degustar sus platos es el que se llevará a cabo el 7 de diciembre contra los New Orleans Saints, ya que se trata de un duelo de jueves por la noche.

Si bien el estadio también servirá de hogar para el Atlanta United de la MLS, ciertamente se puede ver como un gran desacierto tener a esta franquicia de comida dentro de esta instalación deportiva.

También te puede te interesar:

Se agotaron los boletos para la NFL en México

Profeco pide información a Ticketmaster ante quejas por boletos NFL

Bennett dice que protestas en NFL serían más efectivas con jugadores blancos