El increíble precio de un hotdog en el Super Bowl que nos quitó el hambre del susto

Yahoo Deportes
Hard Rock Stadium. (Photo by Eva Marie UZCATEGUI / AFP) (Photo by EVA MARIE UZCATEGUI/AFP via Getty Images)
Hard Rock Stadium. (Photo by Eva Marie UZCATEGUI / AFP) (Photo by EVA MARIE UZCATEGUI/AFP via Getty Images)

Si bien los alimentos y bebidas que se venden en eventos deportivos no son nada baratos, los precios en el Hard Rock Cafe Stadium al norte de Miami, alcanzaron precios de verdad estratosféricos y fueron señalados por varios medios de comunicación que se dieron cita en el inmueble.

Cientos de aficionados abarrotaron un par de horas antes de comenzar el partido los múltiples lugares para adquirir algún hotdog, un pizza, palomitas de maíz, refrescos y cervezas y sorprenderse al ver los precios que lucían ridículos.

FOTOS | Así se fue la 'batalla' Shakira vs. JLo en el Super Bowl

15 dólares para una cubeta mediana de palomitas de maíz, las que con refresco grande alcanza la suntuosa cantidad de 30 dólares (600 pesos mexicanos aproximadamente). Lo precios inflados de simples alimentos de un estadio de fútbol fueron motivo de queja para algunos periodistas, como Rachel Bachman, del Wall Street Journal, quien tuiteó el menú:

Lo más ridículo del mismo: 3 dólares por un vasito de queso derretido.

Los aficionados que querían gastar en algo más ‘exótico’ se enfrentaron a un menú parecido a lo básico, sobre todo en los precios, pues un coctel de patas de cangrejo alcanzó los 85 dólares.

Los precios de las cervezas lucieron semejantes características, como varios periodistas deportivos publicaron en redes sociales:

Anunciaban en las pantallas un hotdog ‘cubano’, el cual aún investigamos de qué se trata. Este ‘exótico’ perro caliente costaba la friolera de 34 dólares. Se podía agregar una copa de champaña, ‘importada’ de California, que valía 25 dólares. Si se quería algo más humilde, como un simple hotdog, se desembolsaban 12 dólares, sin posibilidad de agregarle jitomate, chiles jalapeños u otra cosa como se acostumbra en algunos lugares.

No es de sorprenderse en realidad que los precios en un evento de esta magnitud tenga precios tan elevados en lo que se vende al interior del estadio, al fin y al cabo, muchos de estos aficionados pagaron cientos o miles de dólares por un boleto, así que pagar por comer ahí es prácticamente una bagatela.

Qué leer a continuación