Anthony Fauci: el sueldo del funcionario público mejor pagado de EEUU (y por qué gana más que el presidente)

Jesús Del Toro
·5  min de lectura

El doctor Anthony Fauci es la autoridad médica más importante en Estados Unidos en cuanto a enfermedades infecciosas y ha sido un referente clave en relación a la realidad científica del covid-19 y de las vías para mitigarlo y enfrentarlo.

La alta credibilidad de Fauci ha sido notable y ello lo ha hecho ser objeto tanto de reconocimiento y respaldo por su rigor y balance como de rechazo y animosidad de quienes, incluido en ocasiones el propio Donald Trump, minimizaron la gravedad de la pandemia y propagaron nociones equívocas sobre cómo enfrentarla.

El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EEUU. (AP Photo/Alex Brandon)
El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EEUU. (AP Photo/Alex Brandon)

Fauci es, además, el funcionario mejor pagado de todo el gobierno federal de EEUU. De acuerdo a Forbes, el doctor recibió un salario de 417,608 dólares anuales en 2019, el más reciente año del que hay información disponible al respecto.

Eso significa que el salario de Fauci es mayor del que recibe el presidente de EEUU, que es de 400,000 dólares al año, y también 2.4 veces más alto del que percibe un senador o representante federal estadounidense, ubicado en 174,000 dólares al año.

El salario del vicepresidente, por ejemplo el de Mike Pence que era el jefe de Fauci en el grupo de trabajo sobre covid-19, era 253,100 dólares anuales en 2019, bastante menos que el del notorio médico. Y ha de decirse que Fauci no solo ha gozado de un salario elevado sino que ha logrado aumentos importantes en tiempos recientes, pues en 2014 ganaba 335,000 dólares al año, un aumento de unos 82,000 dólares en un lustro.

El salario de Fauci es ciertamente considerable, tanto en sí mismo (el salario promedio en EEUU es de casi 52,000 dólares al año, de acuerdo a datos de la Administración del Seguro Social) como en comparación con las remuneraciones de otros funcionarios públicos.

Pero si ciertos médicos que trabajan en instituciones gubernamentales en puestos de alto nivel, como Fauci, ganan más que muchos altos funcionarios federales, se afirma que eso se debe a que se busca hacer esas posiciones competitivas en relación a lo que se paga en la práctica médica privada.

La doctora Birx, por ejemplo, ganó 305,972 dólares en 2019, menos que Fauci pero más que la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, que en ese año obtuvo un salario de 223,500 dólares.

Un médico en su práctica privada ciertamente puede llegar a ganar mucho más que Fauci, pero en todo caso prácticamente ningún otro profesional en la medicina en EEUU tiene actualmente la proyección mediática y el reconocimiento amplio de la opinión pública.

Algo que a la escala actual es relativamente reciente, pues si bien Fauci lleva décadas en la primera línea de la investigación médica y es un médico de larga trayectoria (tiene 80 años de edad), no fue hasta que se dio el azote del covid-19 que él se convirtió, por las peculiares circunstancias, en una suerte de icono de masas.

Una figurilla del doctor Anthony Fauci. Es una muestra que él se convirtió en una suerte de icono de masas. (Getty Images)
Una figurilla del doctor Anthony Fauci. Es una muestra que él se convirtió en una suerte de icono de masas. (Getty Images)

Fauci fue en 2020 una parte clave del equipo asesor del entonces presidente Donald Trump en torno a la reacción oficial contra la pandemia, pero aunque ciertamente tuvo importante influencia también fue visto como un adversario por quienes optaron por minimizar la gravedad del covid-19 y se resistieron a cumplir y promover medidas básicas de mitigación como el uso de mascarillas y el distanciamiento social. Muchos en la derecha radical incluso lo consideraron una suerte de opositor de Trump (y quizá el propio Trump también lo creyó así), pues Fauci mantuvo una visión basada en el dato científico y el proceso médico y se apartó de las nociones vinculadas con falsas panaceas o politizaciones de la respuesta a la pandemia que plagaron a Trump.

Y, en contrapartida, pese a que era patente que Fauci no compartía muchas de las posiciones y actitudes de Trump y su entorno hacia la pandemia, no era dado a criticar o señalar públicamente al entonces presidente y mantenía una actitud institucional. Al final, el mantenerse apegado a una visión científica acabó siendo una poderosa crítica a Trump, cuyo manejo ante la pandemia estuvo cargada de minimización, distorsión, negación y conspiración.

Eso, con todo, convirtió al doctor en objeto de ataques y odios. Incluso, se reveló que Fauci recibió en una ocasión un sobre que contenía un polvo extraño y posiblemente venenoso, de acuerdo a The Hill y se sabe que ha recibido amenazas de muerte. Que haya quien pretendiera dañar físicamente a Fauci solo porque, presumiblemente, él mantuvo que el método científico y el dato verificable, y no los equívocos de Trump, son la medida básica en el trabajo de salud pública es un signo más del deterioro acontecido durante el último y tumultuoso año de la pasada administración.

Algunos habrían esperado que Fauci se opusiera públicamente más a Trump y otros creen que se convirtió en una suerte de rival en la sombra (Trump llegó a quejarse que la popularidad de Fauci era mayor que la suya) pero, al final, también se puede afirmar que si bien el salario de Fauci es considerable, su experiencia, su conocimiento, su credibilidad y su impacto mediático lo justificarían, pues su visión centrada en la ciencia y su liderazgo al respecto son invaluables cuando se enfrenta una pandemia letal como es la de covid-19.

La voz de Fauci ha sido y continúa siendo la más confiable en Estados Unidos en relación al covid-19.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

América llega al millón de muertos por la covid sin freno para los contagios

Donald Trump enfurece por no poder criticar a Anthony Fauci en Twitter, señala un reporte

Deborah Birx revela que durante la administración de Trump muchos creían que el COVID era un “engaño”

EN VIDEO: El mundo cierra fronteras frente a la pandemia mientras crecen los retos de la vacunación