El caso San Cadilla y el machismo en el periodismo deportivo de México

Capturas de pantalla Twitter
Capturas de pantalla Twitter

El pasado 1 de diciembre, Mujeres + Mujeres, una colectiva que exige medios con perspectiva de género en México, emitió una misiva dirigida a Juan Pardinas, director general de Grupo Reforma. El comunicado explicaba que el columnista San Cadilla El Norte había incurrido en varias publicaciones machistas desde su cuenta de Twitter contra una directora técnica.   

"Con su publicación, el periodista reitera que hay una incomprensión de por qué es machista el tuit sobre la directora técnica", comentó Mujeres + Mujeres. En ese tuit, San Cadilla "mandó saludar" a Eva Espejo, directora del Club Pachuca Femenil y la llamó "muy linda", objetivizando a la entrenadora solo por ser mujer.


Miguel Arizpe, director nacional de Cancha en Reforma y autor de San Cadilla El Norte, desde su cuenta personal llamó "ridículas" al colectivo Mujeres + Mujeres por visibilizar sus publicaciones machistas y utilizó el término “feminazis” para referirse a las mujeres que se manifestaron contra la cultura de violación.

Mujeres + Mujeres publicó que, tanto en la cuenta de San Cadilla como la de Arizpe, tienen contenido que fomenta la violencia contra la mujer, la objetiviza, discrimina y minimiza a las mujeres. Ante estos comportamientos, Mujeres + Mujeres pidieron tomar medidas contra el periodista, como incorporar protocolos de perspectiva de género en su labor periodística.

LEER | La lamentable dinámica machista de Mediotiempo en el juego de la Selección Mexicana

Al siguiente día, El Norte -uno de los principales diarios de Monterrey parte de Grupo Reforma, publicó el comunicado y las peticiones del grupo observador de medios, irónicamente, al lado de su nota de la sección Nacional que hablaba sobre el aumento en un 35 por ciento de los feminicidios. Sin embargo, el grupo editorial no dio a conocer si tomaría alguna medida sobre los comentarios machistas del columnista.

A esta exigencia, también se unió la organización Versus cofundada por Marion Reimers explicando que las "posturas misóginas" de Miguel Arizpe, contribuyen a la reproducción de discursos de odio en la sociedad mexicana. "Dirigir un medio de comunicación exige responsabilidad, por eso respaldamos el llamado que Mujeres + Mujeres hace al periódico Reforma", publicó Versus.

---

Ahora bien, parece una nimiedad pensar que por un tuit el columnista está incitando a la violencia de género, pero el contexto donde 10 mujeres son asesinadas al día y 4 de cada 10 sufren alguna agresión sexual, cambia todo.

El problema no es que lo exprese bajo esta falsa creencia de que está en su derecho de libertad o, que como no tiene un objetivo meramente informativo, puede hacerlo con la excusa de ser “humorístico”. Millones de cuentas reproducen “chistes” misóginos similares en redes sociales, el  problema de que lo haga alguien como San Cadilla o Miguel Arizpe es que lo hace con el conocimiento del impacto que tiene y para el medio en el que trabaja, que presume de prestigio editorial.

También se trata de un medio que se deslinda constantemente de la falta de ética o perspectiva de género en sus diarios complementarios como El Gráfico y Cancha. El tratamiento de la información desde su dirección general parece no respetar el trabajo de sus demás colaboradores, quienes sí practican el periodismo con perspectiva de género, feminista y ético. Opiniones misóginas se pueden encontrar en millones de tuits, excepto que el medio tiene suscriptores y suscriptoras, que aunque no les tuviera, están en todo su derecho de exigirle que cree contenido de mayor calidad y ser informados con veracidad.

Como explicó el grupo Mujeres + Mujeres, el término “Feminazi” es incorrecto. Es ignorante por falta de respeto a las víctimas del Holocausto y muchas veces sólo se utiliza con fines de llamar o generar más violencia contra un grupo de mujeres, en este caso, el que estaba haciendo su protesta con un performance contra los violadores el pasado 27 de noviembre.

LEER | El lamentable comentario homofóbico de una narradora deportiva de Televisa-Univisión

Sobre el adjetivo que San Cadilla utilizó para referirse a Eva Espejo, queda resaltar la regla de “¿así hablaría si se tratara también de un hombre en el puesto de Director Técnico?” aunque no es suficiente cuestionar eso. Normalmente solo se destaca el desempeño -sea bueno o malo- de los entrenadores y muy probablemente le parecería denigrante al columnista llamar “muy lindo” a algún jugador o entrenador como lo hizo con la Directora Técnica del Pachuca Femenil.

Los medios de comunicación son “nuestras ventanas al mundo. Reflejan las sociedades en las que existen y las preocupaciones de las comunidades a las que sirven”, explica la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

En esta dinámica, explica la Unesco, los y las periodistas escogen elementos de la realidad y toman opciones sobre cómo comunicar aquello que se entiende como noticioso. En esta parte del  proceso  -con  o  sin  intención-  los  medios reflejan y reproducen la discriminación por motivos de género.

De igual forma, no es la única vez en que esta sección ha incurrido en estos comentarios misóginos. El pasado 13 de febrero de 2018, Sancadilla publicó una imagen en el que se burlaba del aspecto de Ana Gabriela Guevara. Alegó después a Marion Reimers, quien le señaló el error, que se trataba de una "visión" y que no buscaba "ofender".

La periodista Marion Reimers también acusó a Miguel Arizpe de "abiertamente" incitar el odio en su contra por ser feminista.

Podríamos decir que el caso Sancadilla se trata de un caso aislado en México, pero en 2019 la Unesco dio a conocer que alrededor de 10 mil tipos de violencia se representan en una sola semana en televisión, radio, prensa y publicidad, al reproducir estereotipos sexistas que promueven la violencia de género. Además, las mujeres son objeto de discriminación en las noticias, pues son tomadas en cuenta como fuentes únicamente en un 24 por ciento de la cobertura informativa.   

También observamos que no es un caso que ocurra con poca frecuencia en el ámbito informativo en deportes, pues tenemos el contenido que generó hace una semana el medio digital deportivo Mediotiempo.

Además, fue en esta casa editorial en donde lamentablemente se presentaron varias acusaciones, tanto a nivel administrativo como los señalamientos públicos que se hicieron en el #MeTooPeriodistasMexicanos contra trabajadores por acoso sexual sin que el periódico resolviera las denuncias por un largo periodo. Fue hasta este año en que de manera punitiva se resolvieron esas denuncias y porque se hizo público.

El 26 de noviembre más de 100 medios de comunicación y plataformas digitales en México firmaron un Pacto por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y las Niñas con el que se comprometen a promover la erradicación de estereotipos sexistas y de la apología de la violencia contra las mujeres en sus contenidos, entre otros objetivos.

Si los medios de comunicación tienen el poder de reproducir contenido que promueva la violencia de género, también tienen la capacidad de revertir esta situación, eso sería lo verdaderamente innovador y el contenido que millones de suscriptoras y suscriptores buscarán cada vez con más frecuencia.

Qué leer a continuación