El calvario de Coentrao llegará pronto a su fin

Alfonso Duro

Coentrao / Goal.comFabio Coentrao saldrá del Real Madrid este verano por la puerta de atrás. El lateral izquierdo más caro de la historia del club jamás ha rendido al nivel que se esperaba dados los 30 millones que costó su traspaso. Mourinho le dio mil y una oportunidades, y a Ancelotti le gustaba mucho más su capacidad defensiva que la de Marcelo, con lo que el portugués fue incluso titular en la final de la Champions League de 2014 –pero el carioca acabó imponiéndose en ese partido y en la gran mayoría de los de la siguiente temporada.

Con continuas molestias físicas a pesar de su poca participación, en el club ha quedado claro que Fabio Coentrao ha tirado a la basura unas condiciones innatas para el fútbol. Su vida no parece estar organizada de la mejor manera para ser un futbolista de élite, y en los últimos años su paso por el Real Madrid (incluyendo su cesión al Mónaco la temporada pasada) ha sido siempre un querer y no poder.

La semana pasada fue el propio lateral quien reconoció que no tiene el talento suficiente para jugar en el Real Madrid y aunque incluso Zidane intentó consolarle –contradiciéndole, básicamente– en la sala de prensa, lo cierto es que el portugués no va mal encaminado.

Poco queda ya de aquel carrilero que despertó todo tipo de halagos en la Euro 2012 y que ya había dado mucho que hablar en el Mundial 2010. Coentrao fue diluyéndose como jugador, dejándose llevar. Se le vio fumando a altas horas de la noche en una discoteca madrileña, le quitaron el carnet de conducir por reincidencia en multas por alta velocidad, y en definitiva nunca llegó a aclimatarse a la vida en Madrid.

Coentrao ya ha dejado claro que piensa salir del club con rumbo a Portugal al final de temporada y con ello terminar su calvario en la entidad madridista. Para la historia, su traspaso será recordado como uno de los peores del club merengue. Lo mejor parece ser ponerle punto y final a esta historia.

También te pueden interesar:

Cristiano Ronaldo y la depresión

¿Qué hacemos con Danilo?

La inoperancia de CR7