El Barça gana la partida al Real Madrid en el mercado

Yahoo Deportes
El delantero del Atlético de Madrid Antoine Griezmann durante el partido ante el Barcelona por la Liga española, el sábado 6 de abril de 2019. (AP Foto/Manu Fernández)
El delantero del Atlético de Madrid Antoine Griezmann durante el partido ante el Barcelona por la Liga española, el sábado 6 de abril de 2019. (AP Foto/Manu Fernández)

Mucho se lo tiene que estar planteando la directiva del Real Madrid cuando tras caer en octavos de la Champions League y cerca de firmar su peor participación en la liga del siglo XXI, sólo ha conseguido cerrar el fichaje de Eder Militao del Porto. Por contra, el FC Barcelona, vapuleado en Liverpool, sí, pero con muchas papeletas de firmar sus segundo doblete de Liga y Copa consecutivo, ha cerrado ya a Frenkie De Jong, tiene a Matthijs De Ligt al caer y, casi con toda seguridad, el 1 de julio anunciará la llegada de Antoine Griezmann.

Tres fichajes de los más top de Europa, que vienen a consolar a una hinchada culé bastante dolida después del varapalo en la Champions, pero que ha demostrado tener todo atado y bien atado tras un arduo año de trabajo de su dirección deportiva.

Los dos hombres del Ajax son dos de los jugadores más codiciados del mercado. Jóvenes, con muchísimo potencial, pero que ya han demostrado que pueden rendir al máximo nivel. Se quedaron fuera de la final de la Champions League en el minuto 95 del partido de vuelta de las semis, pero fueron de los mejores de su equipo, sin lugar a dudas.

AP Photo/Martin Meissner
AP Photo/Martin Meissner

De Griezmann poco más se puede decir. Campeón del mundo, 27 años y cláusula de 120 millones de euros. Puede ser un fichaje histórico para el FC Barcelona y su dupla con LIonel Messi en la mediapunta blaugrana dará mucho que hablar. Al Barça le faltan algunos retoques, de eso no hay duda, pero gran parte del trabajo del verano —y aun no ha llegado el verano— ya está hecho.

Esto no sólo alegra a la afición, sino que apuntala el proyecto del equipo que, con sus altibajos, ha estado siempre bastante bien marcado en su hoja de ruta.

Por su parte el Real Madrid sigue perdido en su laberinto particular.

Nadie sabe muy bien quien marca la estrategia en el mercado, ni quien es el encargado de proponer las altas y las bajas. Se presupone que Zidane ha vuelto con mando en plaza y que será él el máximo responsable de la configuración de la plantilla el año que viene, a pesar de que hace unas semanas asegurara al ser preguntado al respecto que el no manda ni en su casa.

Pero lo cierto es que a tres días de que acabe la temporada, en el Real Madrid sólo se tiene noticias oficiales de un Militao que ha dejado muchas dudas en sus presencias europeas con el Porto, y que costó 30 millones menos de lo que podría acabar costándole De Ligt al FC Barcelona. Después, se comenta la posible llegada de Luka Jovic al club —un fichaje de futuro que no entusiasma a la afición— y se rumorea que el traspaso de Eden Hazard debería ya estar hecho.

AP Photo/Alastair Grant
AP Photo/Alastair Grant

Sin embargo las cuentas no cuadran. Según se apunta desde dentro del vestuario, tanto Marcos Llorente, como Gareth Bale, Dani Ceballos, Jesús Vallejo, Sergio Reguilón y Keylor Navas han escuchado ya de boca del técnico que tendrán que dejar el club. Seis jugadores, a los que se le deberían sumar Mariano y, posiblemente, Brahim Díaz, para los que de momento sólo hay un nombre confirmado —más Rodrygo, firmado el año pasado— y un par de rumores como repuestos.

La prensa además sigue apuntando a las ganas que tiene Zizou de vestir a Paul Pogba de blanco la temporada que viene, un fichaje que visto su rendimiento en el United este año no entusiasma a nadie. Mientras tanto, y tras una de las temporadas más aciagas de la historia del club, sorprende la tranquilidad con que Florentino Pérez se mueve en el mercado. Los nombres de los Neymar, Mbappé, Kane, Leroy Sané, Salah o Kevin De Bruyne —los verdaderos cracks de la temporada en Europa— o no suenan en el Bernabéu, o se da por sentado que son imposibles de llegar al equipo madridista por distintos motivos.

Así, mientras el Barça se lame las heridas y prepara su vuelta al ruedo de la manera más potente posible, la afición madridista mira a los movimientos de su equipo en el mercado resignados con la actual situación. Lejos quedan los años en que Florentino era el rey del mercado y, como encima el archirrival está rompiendo la banca para mantenerse entre los mejores de Europa, la herida blanca escuece aun más.

También te puede interesar:

¿Por qué nadie habla de vender a Marco Asensio?

Zidane sentencia a sus jugadores, La Liga sentencia al Real Madrid

La injusticia de Zidane: Marcos Llorente no, su hijo sí

Qué leer a continuación