EEUU lanza "madre de todas las bombas" contra Estado Islámico en Afganistán

Por Idrees Ali
IMAGEN DE ARCHIVO: La madre de todas las bombas es lanzada desde la base estadounidense en Florida, Estados Unidos. 21 de noviembre 2003. Washington lanzó el jueves una bomba GBU-43, también conocida como la "madre de todas las bombas", contra una serie de cuevas en el este de Afganistán usadas por militantes de Estado Islámico, dijo el Ejército estadounidense. REUTERS/U.S. Air Force photo/Handout/File photo

Por Idrees Ali

WASHINGTON (Reuters) - Estados Unidos lanzó el jueves un explosivo GBU-43, la bomba no nuclear más grande utilizada alguna vez en combate, contra una serie de cuevas en el este de Afganistán empleadas como refugio por militantes del Estado Islámico, dijo el Pentágono.

Es la primera vez que Estados Unidos usa una bomba de esta envergadura en un conflicto. El explosivo fue lanzado desde un avión militar MC-130 en el distrito de Achin en la provincia de Nangarhar, cerca de la frontera con Pakistán, informó el portavoz del Pentágono, Adam Stump.

También conocida como la "madre de todas las bombas", la GBU-43 es una munición guiada por GPS que pesa casi 10 toneladas y fue probada por primera vez en marzo de 2003, pocos días antes de que comenzara la guerra de Irak.

La situación de seguridad en Afganistán sigue siendo precaria, ya que una serie de grupos militantes intentan capturar territorios 15 años después de la invasión de Estados Unidos para derrocar al gobierno talibán.

El general John Nicholson, jefe de las fuerzas estadounidenses e internacionales en suelo afgano, dijo que la bomba fue usada contra cuevas y refugios subterráneos empleados por combatientes de Estado Islámico en Afganistán, también conocidos como ISIS-K.

"Esta es la munición correcta para reducir estos obstáculos y mantener el ritmo de nuestra ofensiva contra ISIS-K", señaló Nicholson en un comunicado. No estaba inmediatamente claro cuánto daño causó la bomba.

El portavoz Sean Spicer inició la rueda de prensa diaria en la Casa Blanca refiriéndose a la bomba y dijo: "Hemos atacado un sistema de túneles y cuevas utilizadas por los combatientes de ISIS para moverse libremente y que les facilitaba lanzar atentados contra asesores militares estadounidenses y las fuerzas afganas en el área".

La semana pasada, un soldado estadounidense murió en el mismo distrito donde fue lanzada la bomba mientras participaba de un operativo contra EI. Spicer dijo que Estados Unidos tomó "todas las precauciones necesarias para evitar víctimas civiles y daños colaterales".