EEUU aplasta a Argentina y jugará con España la final olímpica de Londres

Estados Unidos se impuso este viernes a Argentina (109-83) y luchará con España por el oro del torneo de baloncesto de los Juegos Olímpicos de Londres con España, repitiendo la final de Pekín-2008, en la que Kobe Bryant y compañía se impusieron.

Argentina, por su parte, se jugará el bronce con Rusia y podría conseguir la tercera medalla olímpica consecutiva (oro, plata y bronce).

Los máximos anotadores del encuentro fueron el estadounidense Kevin Durant, con 19 puntos, seguido por tres jugadores, con 18: Emanuel Ginóbili, Lebron James y Carmelo Anthony. James dio además siete asistencias y capturó siete rebotes.

Los argentinos jugaron un buen partido hasta mediados del tercer cuarto, cuando los triples estadounidenses les doblegaron.

"Hay que mantenerlos a entre dos y ocho puntos para tener chances", explicó Ginóbili a la AFP.

"Tuvimos un buen momento en el inicio del tercer cuarto, nos acercamos a cinco pero cometimos ahí tres o cuatro errores: un técnico, dos triples encajados, rebotes en ataque... Cuando te sacan diez o quince se agrandan y es imposible", estimó.

"En dos minutos te meten una racha tremenda y luego no se puede volver", coincidió el base argentino Pablo Prigioni.

La historia, más que lo visto en Londres, hacía pensar que Argentina podía eliminar a Estados Unidos.

"Este partido me preocupaba mucho", admitió el entrenador estadounidense Mike Krzyzewski, "son un equipo con talla de campeón".

En la primera fase, los argentinos perdieron por 126-97. Pero Ginóbili y su equipo son la bestia negra de los estadounidenses, los únicos capaces de ganar dos veces a un equipo integrado por los mejores profesionales de la NBA (en el mundial de Indianápolis-2002 y en las semifinales de Atenas-2004).

La primera mitad dejó las cosas en el aire, pese a que Kobe Bryant había arrancado con dos triples, la maquinaria parecía engrasada y Estados Unidos llegó a tener doce puntos de ventaja.

Visto lo visto en el torneo, había quien empezaba a pensar con qué abultada cantidad de puntos de ventaja se iría Estados Unidos al descanso.

Pero los veteranos de Argentina sacaron la casta y contuvieron el ímpetu anotador de Estados Unidos con su mejor arma: el ataque.

Un triple de Manu Ginóbili sobre la bocina redujo la diferencia a siete puntos al final del primer tiempo.

Los argentinos echaron sus cuentas y no eran tan malas. Carlos Delfino estaba inspirado -13 puntos, con tres triples-, Luis Scola se las había apañado bajo el aro estadounidense -10 puntos- y Ginóbili mandaba en la organización.

"Pero si luego viene Kobe y te hace 23...", había dicho Ginóbili antes del partido, argumentando que podían hacerlo bien y aún así perder.

La historia del segundo tiempo se resume en esa frase. No fue Kobe, sino todos: Kevin Durant, Carmelo Anthony, Lebron James....

En un visto y no visto, Estados Unidos andaba bien lejos y no se detuvo a mirar atrás hasta lograr los 26 puntos de ventaja finales. Dio la sensación de que los estadounidenses le presentaban todas las facturas a los argentinos.

Incluso se vengaron de la afrenta de Campazzo, que en el partido de la primera fase le había golpeado en los testículos a Carmelo Anthony. Como quien no quiere la cosa, Campazzo acabó en el suelo por un golpe de Deron Williams.

El argentino Emanuel Ginobili reacciona en la semifinal de básquet masculino ante Estados Unidos en Londres-2012, el 10 de agosto.

Cargando...