Edwin Cardona, el "jugador N° 12" perfecto en el plan de Miguel Ángel Russo para que Boca cuide todos los frentes y el superclásico

Franco Tossi
·3  min de lectura

Miguel Ángel Russo tiene desde hace muchos días en su cabeza el superclásico que se jugará el sábado en la Bombonera, por la cuarta fecha de la Zona Campeonato de la Copa Diego Maradona, más allá de que lo más importante sea el cruce ante Santos, por la ida de semifinales de la Copa Libertadores, cuatro días después. El plan para ganarle a River es el mix entre titulares y suplentes, cuidando parte del plantel para el certamen continental pero sin despreciar el torneo local. Para ello, es fundamental la disposición de un jugador en particular: Edwin Cardona.

Boca - River: Fernando Rapallini será el árbitro en el superclásico de la Copa Diego Maradona

Ayer, Boca emitió un parte médico en el que el colombiano era uno de los protagonistas por una enterocolitis que demandaba 24 horas de reposo. Aunque algunos comenzaron a dudar de su buena condición para ser parte del equipo titular que enfrentará al conjunto millonario, Russo puede respirar tranquilo: Cardona hoy retomó los entrenamientos y parece ser una pieza fija para el sábado.

Y es que es el jugador ideal para este contexto de equipo que pretende el entrenador. Una especie de "futbolista mix", justamente. ¿Por qué? El volante ofensivo es el mejor refuerzo que consiguió el Consejo de Fútbol en el último mercado de pases (también llegaron Javier García y Diego "Pulpo" González) y, probablemente, también de todo el año, por más que "Pol" Fernández haya sido importante en la consagración de la Superliga. Mucha calidad en un futbolista que conocía la camiseta de Boca por vestirla de 2017 a 2018 y en el que Juan Román Riquelme, líder del Consejo, se siente reflejado. Aunque lo principal es que arribó para ganarse un lugar en el equipo ideal, algo que consiguió rápido. No obstante, la clasificación copera ante Racing (2-0), en una revancha que Boca pasó por arriba a la Academia y no lo tuvo como titular, parece haberlo relegado.

Es decir que, si bien hoy ocupa un lugar en el banco de suplentes, su experiencia y manera elegante de desempeñarse en el campo lo hace figurar como uno de los titulares. El jugador N°12, si se quiere. El hombre que el entrenador puede utilizar en el superclásico para demostrar que mira ambas competencias. O, por qué no, observarlo desde otro lugar: apostar fuerte a ganarle al rival con el que llegan punteros (ambos con siete puntos) para tomar el liderazgo del grupo A en soledad y, a falta de una fecha, poner un pie en la final que lo enfrentará con el primero del grupo B. Si el anhelo de ganar la Libertadores queda trunco en algún momento, ser campeón de la Copa Maradona será un consuelo necesario. "Para Boca todo es importante", ha reconocido Russo una y mil veces.

Boca - River: el plan de Russo y de Gallardo antes de las semifinales de la Libertadores

El colombiano, además, ya sabe lo que es jugar un partido semejante: lo enfrentó en tres oportunidades (dos como titular) y le marcó un recordado gol de tiro libre en el Monumental, por la Superliga 2017/2018, en el triunfo 2-1. Y desde su llegada, más allá de altibajos en su rendimiento, contabiliza un dato importante: participó en cinco de los últimos ocho goles del xeneize en la Copa doméstica, con su doblete a Newell's, el centro a la cabeza de Soldano y el zapatazo de media distancia para dar vuelta el partido ante Independiente agónicamente y la asistencia a Ramón Ábila para abrir la goleada ante Huracán.

Miguel Ángel Russo mira a River con más tranquilidad. Su jugador comodín está preparado para su cuarto superclásico.