Eduardo Acevedo, el uruguayo que dijo "no" a Sócrates

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Montevideo, 12 jun (EFE).- En la misma tierra que 33 años atrás lograse una de las victorias más heroicas en la historia del fútbol, Uruguay consiguió frente a Brasil en 1983 el título en una Copa América que Eduardo Acevedo asegura que fue "de dientes apretados".

Titular en los ocho partidos que jugó la Celeste en un certamen que no tuvo sede fija, el exdefensa formó parte de la última selección que levantó una copa en la casa del pentacampeón mundial.

Acevedo desempolvó para Efe recuerdos de una copa de la que aún conserva su camiseta, esa que se negó a cambiar nada menos que con 'el Doctor' Sócrates.

En el Centenario de Montevideo, Uruguay debutó en ese torneo frente a Chile con una victoria por 2-1 en la que Acevedo anotó uno de los tantos.

El exfutbolista recordó con lujo de detalle esa jugada que se inició en un tiro de esquina ejecutado por Arsenio Luzardo y que encontró su remate cuando Wilmar Cabrera y Fernando Morena se llevaron las marcas para que él pudiera vencer la resistencia del portero Marco Cornez.

"Hacer un gol con la selección, siendo defensa, con el estadio lleno es una cosa inolvidable", aseveró.

Luego, en una copa que Acevedo definió como "fortísima y de mucho carácter", la Celeste cayó por 2-0 en Santiago y sumó dos triunfos frente a Venezuela.

"Eran guerras", recordó el actual entrenador del Defensor Sporting uruguayo sobre estos partidos. En el enfrentamiento con Chile le lanzaron desde la tribuna una lata llena de bebida que le impactó en el pecho. El árbitro lo vio, pero le dijo que se callara y continuara jugando.

En semifinales, la Celeste venció a Perú en Lima y luego igualó 1-1 en el estadio Centenario, resultado que lo clasificó a una final a doble partido frente a Brasil.

"Perú tenía jugadores maravillosos", dijo. De todos destacó a Franco Navarro y a Eduardo Malásquez.

En la primera final, Uruguay venció a Brasil por 2-0 en el estadio Centenario con anotaciones de Enzo Francescoli y Víctor Hugo Diogo, mientras que en el Fonte Nova de Salvador igualó 1-1 gracias a una anotación de Carlos Aguilera.

"Fue el silencio más sonoro que escuché en mi vida. En esos minutos finales, el verse ir la gente del estadio en silencio fue tremendo", recordó.

EL IMPARABLE SÓCRATES

De ese partido, el exfutbolista describió el juego del espigado Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira.

No se le podía sacar la pelota porque, según explicó, "siempre estaba una jugada antes".

En pleno partido Acevedo pidió a su compañero Nelson Agresta que lo matara para poder frenarlo a lo que este le respondió: "Para matarlo tengo que agarrarlo".

A falta de unos cinco o seis minutos para el final, Acevedo golpeó fuerte a Sócrates, quien le dijo "de todo". Sin embargo, cuando finalizó el juego el brasileño le saludó, le felicitó y le pidió intercambiar las camisetas.

"Yo le dije 'no'. Mi camiseta no te la doy porque mi camiseta es la campeona, la tuya no", le respondió Acevedo, quien después dijo sentirse para por su actitud.

Le hubiese querido presentar disculpas. No se pudo. Sócrates falleció el 4 de diciembre de 2011.

De esa selección Canarinha, Acevedo también recordó la calidad de Emerson Leao, Renato Portaluppi y Roberto Dinamite.

RITMO DE MURGA

La noche antes de jugar la segunda final, Acevedo tiene claro que el conductor del autobús los paseó por todos lados. Y mucha gente ingresó en el hotel de la concentración. Ellos mismos tuvieron que desalojar a los intrusos.

Por aquellos tiempos la plantilla se animaba con "murgas tradicionales".

"Después había otro tipo de música más melódico, no tan de ritmo, pero todos ya nos íbamos conociendo todas las canciones, aunque no te gustaran te terminaban gustando. Eran de guerra, sabíamos a dónde íbamos escuchando esa música", apostilló.

Evocó que cuando la plantilla iba al Centenario y la gente se aproximaba a saludarnos, ellos cantaban con más fuerza.

"Son partes de los ritos y los mitos. Con esa canción ganamos, hay que ponerla de nuevo. Hasta el más tímido cantaba", dijo.

URUGUAY SIEMPRE ES CANDIDATO

A falta de un día para el comienzo de una nueva Copa América, Acevedo admitió que le preocupa la falta de concentración que hay en los equipos, algo que para él se debe a que todo lo que está pasando distorsiona mucho.

Además, alertó: "El fútbol ha cambiado mucho, que no haya público hace un fútbol distinto. Aunque no haya un diálogo, hay una comunicación entre el jugador y la tribuna en la aprobación o en la desaprobación, eso genera la alerta en los jugadores".

No obstante, aseguró que Uruguay "siempre es candidato", más allá de que el fútbol sea lindo o feo.

"Cuando Uruguay se encierra, cuando se concentra, cuando está muchos días juntos, ahí ves al mejor Uruguay", concluyó Acevedo, un integrante de la última selección que festejó en Brasil.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.