Édgar Méndez, el delantero que busca ocupar el lugar del Tito Villa

MEX53. CIUDAD DE MÉXICO (MÉXICO), 19/08/2017.- El jugador de Cruz Azul Edgar Méndez festeja una anotación ante Atlas hoy, sábado 19 de agosto de 2017, en el partido de la jornada cinco del Torneo Apertura del fútbol mexicano realizado en el Estadio Azul, en Ciudad de México. EFE/José Méndez

Cruz Azul puede encontrar la solución en su ataque quizás donde menos lo esperaba.

Desde la salida de Emanuel Villa de La Máquina en 2012, el club celeste no ha tenido a ese delantero que meta los goles en los juegos importantes, que son la diferencia entre jugar la liguilla o verla por la TV.

Ese rol, que dejó Villa, que alguna vez ocupó Carlos Hermosillo, está vacante y el español Édgar Méndez, quien no llegó con la etiqueta de goleador, levanta la mano.

Méndez, un extremo español, de 26 años y de 1.88 metros, no es un delantero fijo, que esté todo el tiempo en el área, pero ya demostró ante Xolos, en el debut en el torneo con un doblete, y ante Atlas, en la Jornada 5, con un gol de la victoria, que sabe estar en el momento oportuno.

Los tres goles de Édgar Méndez se traducen en seis puntos, de nueve del club, que le permiten estar invictos en la temporada.

“Pelearé por el Cruz Azul, lo daré todo. Intentar dejar a Cruz Azul en lo más alto posible y esa es la idea”, fueron las palabras de presentación de Méndez en Cruz Azul.

Y desde su debut, el español demostró que no viene a México de paseo y busca ocupar ese lugar que dejó vacante el “Tito” Villa.

Villa estuvo seis temporadas con Cruz Azul (del Apertura 2009 al Clausura 2012) en los que tuvo la mayor cantidad de partidos en el equipo con 107 y 54 goles. Un promedio de nueve goles por temporada. Y se fue con campeonato de goleo en su vitrina.

Para la directiva de La Máquina no fueron suficientes estos números de Villa para renovarlo. E inició el desfile de delanteros extranjeros y mexicanos para sustituirlo.

Cruz Azul lo intentó con Mariano Pavone, Omar Bravo, Teófilo Gutiérrez, Jerónimo Amione, Ismael Valadez, Ahiclle Emaná, Aníbal Zurdo, Roque Santa Cruz, Antonio Pedroza, José Toffolo “Alemao”, Matías Vuoso, Jorge Benítez, Joffre Guerrón, Jonathan Cristaldo, Martín Cauteruccio y Ángel Mena.

Sí, 16 delanteros para encontrar a ese nuevo goleador. Y para hacer más dramática la historia de La Máquina en el ataque: han pasado 10 temporadas de la salida de Villa y en este lapso solo dos delanteros superaron o empataron su promedio de nueve goles por torneo: Pavone, en 2013 con 12, y Benítez, con nueve en 2016. Pero ambos se fueron del club por su juego irregular.

El entrenador celeste Paco Jémez apostó por Méndez. Lo entrenó en el Granada, en España. Lo conoce y lo trajo.

Después del juego ante Atlas, Méndez respaldó públicamente a su entrenador que fue criticado por una seña a un aficionado durante un juego de Copa MX.

“Nos centramos en el tema deportivo, lo de afuera no nos importa. E el campo lo queremos dar todo por nuestra afición”, le dijo Méndez a TDN.

Méndez no llegó a México con la etiqueta de ídolo. Ni de goleador. No atrajo los reflectores. Se presentó con su filosofía de juego de tomar cada partido “como si fuera el último”.

Y ese jugador de bajo perfil es el principal candidato para ser delantero que ayude a Cruz Azul a clasificar de nuevo a una liguilla (algo que no logra hace tres años) y a buscar un título, que no gana hace casi 20.

Seguramente te puede interesar:

Las crisis de las Chivas

América se une a campaña de Tigres para erradicar el grito de “¡Eh pu…!”

Xolos anuncia a Juan Manuel Iturbe como refuerzo