UGT duda de que el "despegue" del PIB a final de 2020 pueda ser duradero

Agencia EFE
·2  min de lectura

Madrid, 29 ene (EFE).- UGT ve con incertidumbre el despegue de la economía en el cuarto trimestre de 2020, tras crecer el 0,4 %, toda vez que en 2020 el PIB ha caído el 11 % y la actividad económica depende de la evolución de la pandemia y de la implementación de la vacuna.

En un comunicado, el sindicato señala que aunque el alza del PIB en el cuarto trimestre "indicaría que la economía comienza a despegar" habría que matizarlo ya que está supeditada a la variabilidad de las olas de contagio por la COVID-19 y "una puntual mejora de la actividad ahora no asegura ningún cambio de tendencia duradero, ni el inicio de la superación de la verdadera crisis, que es la sanitaria".

UGT califica 2020 como "un año de pesadilla para nuestra sociedad que, lamentablemente, está teniendo continuación en 2021" y afirma que para salir de esta situación habría que llevar a cabo una extensión coordinada de la campaña de vacunación y reforzar las medidas preventivas, además de reactivar la economía incrementando el consumo mediante la subida del Salario Mínimo Interprofesional.

Implementar un extenso plan de ayudas para los sectores y empresas que no pueden realizar su actividad de manera plena, así como reforzar el sistema de prestaciones y extender los ERTE hasta que sea preciso, son las propuestas de UGT.

También, urge aprovechar los fondos europeos canalizados a través del Plan de Recuperación y Resiliencia, que suponen una oportunidad que España no puede desaprovechar.

La economía española cayó el 11 % en 2020 como consecuencia del impacto sobre la actividad de la pandemia de covid-19, la mayor contracción anual de la serie estadística, que acaba con seis años consecutivos de crecimiento, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE).

No obstante UGT destaca que como apunta la Contabilidad Trimestral en su variable más representativa para medir el impacto en el mercado laboral, las horas efectivamente trabajadas finalizan el año con una caída anual del 6,3 % y una media del 10,4 % en el conjunto del año.

"Esto se debe a que los ERTE han servido de parapeto para evitar que esta importante bajada en la actividad se trasladara más al empleo y a las rentas de los trabajadores", ha considerado.

(c) Agencia EFE