Dustin Johnson, un campeón de pocas palabras

Agencia EFE
·2  min de lectura

Augusta (Georgia, EEUU), 15 nov (EFE).- El flamante campeón del Masters de Augusta, el estadounidense Dustin Johnson, no suele prodigarse en explicaciones y demostraciones sentimentales, sobre todo delante de la prensa. Sin embargo, se ha ganado el respeto y la estima de sus compañeros a base de golpes magistrales en los campos de golf.

“Todavía siento que puede ser un sueño y espero que no”, fue una de sus primeras reacciones después de enfundarse la chaqueta verde y comprobar que la seguía teniendo puesta.

“Todos los putts que practicaba cuando era niño eran para ganar el Masters y ponerme la chaqueta verde”, agregó el golfista de 36 años originario de Columbia (Carolina del Sur), a menos de una hora del legendario escenario de su segunda victoria en un grande.

En sus 13 años en el golf profesional, Johnson acumula muchas satisfacciones con 23 vitorias en el PGA Tour y algunos momentos complicados, como las dos pruebas positivas por consumo de cocaína en 2012 y 2014, que lo apartaron durante meses de los campos de golf.

Johnson buscó refugio en su familia y su esposa Paulina, la hija del legendario jugador canadiense de hockey sobre hielo Wayne Gretzky, y regresó a las grandes competiciones en compañía de su hermano para conquistar su primer grande en el US Open de 2016.

“Es increíble tener a mi hermano llevando la bolsa. Hace un gran trabajo leyendo los greenes y me encanta vivir todos estos momentos con él”, dijo Dustin sobre hermano y caddie Austin.

A pesar de la edad, DJ, como lo llaman sus compañeros, sigue siendo uno de los grandes pegadores del golf profesional y mantiene sus aspiraciones de ganar otros grandes. “Sueño con ganar muchos grandes y espero que éste me sirva de trampolín”, dijo sobre el torneo en el que volverá a competir en abril como defensor del título.

Su victoria esta semana es la tercera consecutiva de un estadounidense en Augusta, después de Patrick Reed (2018) y Tiger Woods (2019), que le traspasó la chaqueta verde. “Es especial que me haya puesto la chaqueta verde Tiger, pero si me la hubiera puesto otro estaría igual de encantado”, comentó sonriente el campeón.

Dustin Johnson ha ganado su primer Masters en un año agitado e inusual por la pandemia del coronavirus, del que se contagió y recuperó a principios de noviembre, después de “pasar una cuarentena durante dos semanas en la habitación de un hotel”, justo a tiempo para competir en Augusta.

Como dijo en pocas palabras Dustin Johnson: “2020 ha sido un año muy extraño para todos, pero a mí me ha tratado bien”.

(c) Agencia EFE