Duro, pero no tanto: Alexander Medina, el "Cacique" que dirige a Talleres

Gabriela Origlia
lanacion.com

CÓRDOBA.- Alexander "Cacique" Medina, el uruguayo que sorprendió en Talleres, de Córdoba, asegura que es una "leyenda urbana" el decálogo que se le adjudica haber entregado a sus jugadores de tercera división de Nacional, de Montevideo, antes de un clásico con Peñarol . "Me gusta la disciplina, pero no eso. Fue una historia que se creó pero nunca escribí eso", dice para LA NACION. A estas alturas se lo toma con humor; al principio hacía más esfuerzos por salir al cruce.

El listado que se viralizó incluía, entre otros, los siguientes mandamientos: "No se saluda al rival, excepto al capitán; ceja fruncida todo el partido; no se levanta al rival del césped, salvo producto de una patada subida de tono; la primera patada es nuestra; ganamos todas las pelotas divididas; siempre mayoría de jugadores nuestros en caso de armarse tumulto; obviamente no se demuestra dolor por nada; en los clásicos se empieza y se termina con los once soldados de pie; todos unidos, antes, durante y después del partido y lo más importante, nosotros jugamos al fútbol".

El DT apunta: "¿Cómo voy a escribir eso si yo mismo no lo hago? Saludo a todo el cuerpo técnico del rival; soy un apasionado de lo que hago".

En Talleres todos están contentos con el uruguayo; terminó el año con 24 puntos, noveno y en zona de clasificación para la Sudamericana 2021. Además, aseguran que el estilo alcanzado es lo que buscaban. Cuentan que así como el club tiene un departamento de captación para jugadores también cuenta con uno para entrenadores y el perfil de Medina, su proyección y habilidades demostradas estaban dentro de lo pretendido.

"Cacique" fue el apodo que se ganó de jugador, cuando era un delantero "potente" y también con carácter de líder. En el 2003 trascendió en Liverpool, de Uruguay, consagrándose goleador del campeonato; dos años después emigró a Europa, donde jugó en los españoles Cádiz y Racing de Ferrol, para regresar a Nacional en 2008; un año después pasó por Arsenal, de Sarandí. Hasta que recaló en por Unión Española, de Chile, y en River Plate, también de Uruguay.

Alexander Medina, el uruguayo que llama la atención en su primera experiencia en el fútbol argentino.

Se ganó fama de "duro", aunque él comenta que no es así. "Soy muy cercano a los jugadores, me gusta hablar de todo con ellos no solo de fútbol. Pero no soy su amigo -aclara-. Me gusta la disciplina y es clave para funcionar bien en el fútbol de hoy, en el que no solo se necesita disciplina en los entrenamientos, sino también en la alimentación, en la imagen hacia afuera". Adjudica su buen vínculo con los jugadores, entre otros factores, a su cercanía generacional.

Su familia llegó a Córdoba poco después que él y señala que se sienten "muy cómodos, adaptados". Viven cerca del club, en barrio Jardín. Tiene dos hijas, de un año y medio y de dos años y medio -Justina y Martina-, y dos varones de 15 y 17 que están en Montevideo. "Ellos han venido a verme, han ido a un partido en Buenos Aires y yo he viajado", apunta.

Los miembros del club que ven los entrenamientos destacan su "capacidad de liderazgo" y que tiene "mucha llegada al grupo". Advierten que se nota que "se retiró hace poco; tiene en la piel el ADN de jugador, se pone en su lugar". Medina asegura que no extraña su papel en la cancha, que cuando decidió retirarse era porque esa etapa "ya estaba terminada".

Diferencia las presiones que se tienen adentro de la cancha y al lado de la línea: "Como jugador, termina el partido, el entrenamiento y se vuelve a la vida cotidiana. Como entrenador se está todo el tiempo pensando, gestionando, diseñando estrategias". Relata que cuando todavía jugaba empezó a interesarse cada vez más por cómo se dirigía, cómo se tomaban las decisiones. "Preguntaba todo el tiempo hasta que decidí hacer el curso, que terminé antes de retirarme. Después me tomé un año para ver, viajar, hacer cursos. Disfruto mucho todo esto; me apasiona".

Motivación y orden

Va a los partidos de traje o pantalón y remeras negros -hay quienes comparan su estilo de vestir con el DT del Atlético de Madrid , Diego "Cholo" Simeone-, prácticamente no se sienta; camina de un lado al otro; da directivas y suele hacer gestos ampulosos. En los entrenamientos participa en movimientos con los jugadores. "Se lo ve muy metido; los vive muy intensamente", indican a su alrededor y enfatizan que "habla mucho con todo el cuerpo técnico; consulta, pregunta. No toma decisiones solos".

Los conceptos más repetidos por jugadores y dirigentes tienen que ver con el impacto que produce su personalidad al comenzar a tratarlo. "Muy definida; muy fuerte. Eso explica la ascendencia sobre el grupo", reiteran. Al inicio de la semana da charlas motivacionales "bien de futbolista" y establece un modelo general de trabajo. "Es muy abocado a su tarea; muy prolijo", describe un integrante del área de preparación física e insiste en que "disciplinariamente, las pautas son muy claras, concretas, puntuales y que se cumplen a rajatabla", continúa.

Cacique... de la paz: Medina separa a futbolistas enojados de Talleres ante los de Independiente.

Le reconocen a Medina, y a sus colaboradores Fernando Machado y Jadson Viera (campeón con Lanús en el Apertura 2007) y al preparador físico Guillermo Souto -trabajaron juntos en Nacional de Montevideo- que son "abiertos, permeables; escuchan y toman decisiones conversadas". Uno de los objetivos para los que trabajan es tener jugadores "muy bien entrenados" para afrontar todos los compromisos. Desde la dirección del club también señalan que hay una "apuesta" por los más chicos, "con metodologías innovadoras y dinámicas".

Medina dice tener modelos variados: "Veo muchos, aprendo de muchos. De la Argentina y de Europa". De este año, entre varios recuerdos, le queda su cruce con Diego Maradona (Talleres le ganó a Gimnasia 2 a 1); comenta que no lo conocía personalmente. "Es una de las cosas lindas que te deja este deporte; me crié con él como el mejor del mundo; era su época de mayor brillo y compartir una cancha hizo que me vinieran muy lindos recuerdos, que disfrutara especialmente".

Qué leer a continuación