Dura despedida de Diego Schwartzman en su debut en el Masters 1000 de Roma, donde defendía la final de 2020

·2  min de lectura
Diego Schwartzman debutó en la segunda ronda de Roma, donde en 2020 había llegado a la final, y perdió con el canadiense Félix Auger-Aliassime.
Clive Brunskill

Parece una utopía, pero Diego Schwartzman, siendo uno de los diez mejores del ranking mundial (hace unos días dejó el 9° escalón para pasar al 10°), no vive momentos agradables en el circuito. El Peque, que el año pasado había sido finalista del Masters 1000 de Roma, llegó al Foro Itálico como octavo favorito, pero se despidió muy pronto, en su debut en la segunda ronda, al caer con el canadiense Félix Auger-Aliassime (21°) por 6-1 y 6-3, en sólo 1h03m.

Nadia Podoroska ganó en Roma y jugará, por primera vez, ante Serena Williams, que elogió su juego

En una jornada que por momentos se convirtió en dificultosa para jugar debido a la lluvia, el porteño de 28 años tuvo una pobre tarea en el estadio Nicola Pietrangeli, el más pintoresco del complejo romano, rodeado de estatuas de mármol. Apagado desde lo gestual y falto de confianza, Schwartzman logró sólo un tiro ganador y cometió 25 errores no forzados, un registro muy opaco para un jugador de su categoría. Además, tuvo seis doble faltas, cedió su saque en cinco oportunidades y ganó solamente el 48% de puntos con su primer saque.

Fue la primera victoria de Auger-Aliassime ante un Top 10 desde que eliminó al griego Stefanos Tsitsipas en Queen’s 2019. Su próximo rival en Roma saldrá del choque entre el 12º sembrado, el belga David Goffin, o el argentino Federico Delbonis.

Para Schwartzman, que después de ganar el ATP de Buenos Aires entró en un declive tenístico, la derrota en Roma representó su tercera eliminación en su debut en Masters 1000: ya le había pasado en Madrid (vs. el ruso Aslan Karatsev) y en Montecarlo (vs. el noruego Casper Ruud). Hace unos días, tras caer en la capital de España, el jugador entrenado por Juan Ignacio Chela reconoció que estaba preocupado por su nivel y que le estaba costando sentirse competitivo frente a los mejores.

Diego Schwartzman, cabizbajo, tras perder en su debut en el Masters 1000 de Roma contra Felix Auger-Aliassime.
Clive Brunskill


Diego Schwartzman, cabizbajo, tras perder en su debut en el Masters 1000 de Roma contra Felix Auger-Aliassime. (Clive Brunskill/)

El Peque seguirá en Roma ya que participará de la competencia de dobles, junto con Andrés Molteni: debutarán ante el marplatense Horacio Zeballos y el español Marcel Granollers, que llegan de ganar el trofeo en

El próximo desafío individual de Schwartzman será el ATP 250 de Lyon, desde la semana que viene, y, luego, desde el 30 del mes actual, Roland Garros, donde intentará defender las semifinales de 2020.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.