Dura columna: “Lo último que necesita Messi”

·4  min de lectura
¿Qué pasará con Lionel Messi? Laporta asume como presidente en Barcelona, pero el futuro del crack sigue siendo una incógnita
¿Qué pasará con Lionel Messi? Laporta asume como presidente en Barcelona, pero el futuro del crack sigue siendo una incógnita

El club Barcelona vive una situación ambigua. Por un lado, la llegada del presidente Joan Laporta, tras las elecciones celebradas este mes, provocó la sensación de que Lionel Messi está más cerca de quedarse que de irse de la institución. Además, el equipo no pierde las esperanzas en la Liga de España. Pero por el otro, la prematura eliminación en la Champions League en manos de PSG, que lo eliminó con un global de 5-2 en octavos de final, produjo un cimbronazo muy grande.

Con este escenario, algunos medios españoles analizaron el futuro de Barcelona, focalizando en revalorizar su capacidad competitiva entre los clubes más grandes de Europa. En una columna de opinión del diario Marca, el periodista Carlos Carpio giró su interpretación en torno al crack histórico, bajo el título: “Lo último que necesita Messi”. Aquí, la columna completa:

“Honor”, “orgullo”, “grandeza”... Con estos conceptos y otros similares ilustraron los medios la nueva eliminación en la Champions de un Barcelona que por primera vez desde 2007 no estará en los cuartos de final. Reconociendo la gran primera parte azulgrana ante un PSG que salió a verlas venir porque ya había sentenciado la eliminatoria en la ida, sorprende la poca exigencia, la indulgencia con que se trata a la plantilla más cara del fútbol mundial. ¿Cobrando esos sueldos astronómicos de verdad hay alguna grandeza en caer en octavos por un cómputo de 5-2 con el PSG? ¿Cabe hablar de honor después de un nuevo ridículo europeo, el quinto consecutivo después de las palizas recibidas a manos de Bayern (2-8 en 2020), Liverpool (4-0 en 2019), Roma (3-0 en 2018) y Juventus (4-0 en 2017)? ¿Que el descalabro se haya producido esta vez en el Camp Nou y en la ida en vez de en la vuelta y en campo del rival es para sentirse orgulloso? ¿Tan bajo ha colocado el listón el Barcelona actual? Por lo menos Koeman puso un poco de cordura: “Estamos eliminados, que es lo que cuenta”.

Lionel Messi disputa la pelota con Kylian Mbappé durante el primer partido por la Champions League entre el Barcelona y el PSG
FC Barcelona


Lionel Messi disputa la pelota con Kylian Mbappé durante el primer partido por la Champions League entre el Barcelona y el PSG (FC Barcelona/)

Si echamos la vista atrás para recordar los dos o tres últimos años vividos en el club azulgrana, gestionado de forma disparatada por el peor presidente de toda su historia, resulta comprensible la corriente de optimismo que se ha desatado tras la llegada de Joan Laporta y la meritoria remontada copera ante el Sevilla. Pero un análisis más sereno nos conduce a que este imperioso deseo de recuperar la confianza y elevar la autoestima del ‘soci’ para compensar el derrotismo en el que llevan instalados de un tiempo a esta parte tiene un peligro: que esta drástica rebaja de la exigencia y las expectativas llega en el peor momento posible.

El momento en el que tienen que convencer a Messi de que siga, ofreciéndole un equipo competitivo que aspire a todo la próxima temporada.

Dream Team: las estrellas que Barcelona busca para retener a Lionel Messi

Pero antes de intentar convencer a Messi, a Laporta no va a quedarle más remedio que afrontar la realidad en vez de empeñarse en alejarse de ella como hizo su antecesor. Y la realidad es que el Barça no tiene un equipo competitivo en Europa desde hace cinco años. La realidad es que el Barça ha desperdiciado los mejores años de la carrera deportiva de Messi durante ese lustro, en el que para más inri el Madrid ganó cuatro Champions. La realidad es que en el Barça, además de la ilusión y el optimismo que ha traído Laporta, hacen falta 730 millones para poder pagar el 30 de junio la deuda a corto plazo que venía aplazando Bartomeu en los últimos años, haciendo trampas al solitario. La realidad es que por eso mismo la próxima temporada la plantilla va a ser más débil que la actual. La realidad es que va a hacer falta hacer caja vendiendo jugadores, y los jugadores que tienen mercado no son Umtiti o Lenglet, son Ansu Fati o Pedri. La realidad, en fin, es que celebrar como todo un logro un empate en París cuando ya estás eliminado de antemano es de equipo pequeño. Y hace tiempo que Messi se hartó de jugar para no ganar en un equipo cada vez más pequeño dentro y fuera del campo.